Géneros y Sexualidades

3 MIL MUJERES MUERTAS POR ABORTOS INSEGUROS EN UNA DÉCADA

No fue magia

Claro, no fue magia. El gobierno de Cristina lo hizo, ordenando a su bloque parlamentario que no diera quórum al tratamiento de la ley impulsada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Y Scioli –como Macri o Massa- van a mantener esta misma imposición que se cobra la vida de centenares de mujeres jóvenes y pobres.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Viernes 9 de octubre de 2015 | Edición del día

En plena campaña electoral, la ANSES publicita con un spot los logros obtenidos por las mujeres durante el gobierno de Cristina: “Reconocimiento a las trabajadoras domésticas que ya no pueden ser explotadas; asignación universal por hijo; asignación universal por embarazo para proteger la vida”, enumera. Luego termina dirigiéndose a las mujeres: “Después de largas décadas, tienen sus derechos consagrados”. Es cierto que existe la asignación universal por hijo. También es cierto que se aprobaron las leyes contra la trata de personas y contra la violencia hacia las mujeres; que se aprobó la educación sexual integral y que se legalizaron el matrimonio igualitario y la identidad de género.

Ya mencionamos, las cifras escalofriantes de la violencia contra las mujeres, ante la cual, la ley es impotente, porque carece de presupuesto y no existe ninguna voluntad política de llevar adelante el plan de acciones necesarias para prevenir, atender, sancionar y erradicar esa violencia. Digamos también que el 43% de las mujeres que trabajamos estamos precarizadas; el 83% de las trabajadoras domésticas sigue sin estar registrada formalmente; cobramos salarios 30% más bajos que el promedio de los varones y uno de cada tres hogares está sostenido por una mujer, una cifra que creció enormemente en la última década. La mayoría de estos 4 millones de mujeres que son sostén de hogar en Argentina, tiene entre 45 y 59 años y 7 de cada 10 no tienen pareja, lo que aumenta la precariedad de la vida de estas familias con un solo salario, que no cubre la canasta básica y sin vivienda.

Además morimos en abortos inseguros y clandestinos

En los últimos años, bajo gobiernos kirchneristas, cada 5 minutos nace un bebé de madres menores de 19 años en Argentina, con el riesgo que esto conlleva, ya que las adolescentes entre las edades de 15 a 19 años tienen dos veces más probabilidades de morir durante el embarazo o el parto que las mayores de 20 años, y las menores de 15 años tienen cinco veces más probabilidades.

Como es previsible, apenas 1 de cada 5 adolescentes conoce la existencia de la ley de educación sexual integral, enfrentada por la Iglesia y por gobiernos provinciales oficialistas como también de opositores.

La tasa de abortos se duplicó desde el año 2000: actualmente se estima que nacen 700 mil bebés por año y se practican 500 mil abortos en el mismo período. Y aunque el aborto es clandestino para todas las mujeres, las que no pueden pagar por una atención profesional, vuelven a recurrir a los métodos insalubres, riesgosos e incluso, letales de los abortos inseguros a las que son condenadas por la pobreza, la falta de recursos y la clandestinidad.

Son casi 3 mil mujeres las que murieron, en la última década, por una razón absolutamente evitable. Así lo denunciamos miles de veces, lo gritamos en cada movilización y lo planteamos fuertemente en el Congreso Nacional, en la voz del diputado Nicolás del Caño del Frente de Izquierda, acompañado por Pan y Rosas.

Pero el PRO de Macri y el kirchnerismo pactaron no tratar el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en todos estos años.

Por eso no nos extraña que, en plena campaña electoral, la candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires por el PRO-Cambiemos no dé muestras de querer cambiar nada: se reivindicó “defensora de la vida” y con ese argumento, rechazó la posibilidad de legalizar las interrupciones voluntarias del embarazo. En menos de veinticuatro horas, Daniel Scioli hizo lo mismo: el ex menemista continuará los lineamientos del Vaticano, igual que Cristina, igual que Macri, igual que Massa.

Con la victoria de ellos, nuestros derechos y anhelos serán pisoteados

La victoria no es de todas, como dicen los spots de campaña de Daniel Scioli. ¿Pueden decirle eso a la cara, a las familias y amigos de las mujeres que murieron en abortos inseguros y clandestinos en los últimos años?

Mientras tanto, el gobierno y la oposición fortalecieron los vínculos políticos con Bergoglio y se le permitió a la Iglesia una injerencia inusitada en la redacción del Código Civil, además de que nunca se tocaron las prebendas económicas de las que goza la Iglesia argentina por decretos de Martínez de Hoz y Jorge Rafael Videla, promulgados durante la dictadura militar genocida.

Ni siquiera todas las provincias del país respetan y aplican el protocolo obligatorio de atención de abortos no punibles, atentando contra los derechos de las niñas, mujeres y hombres trans que fueron víctimas de violación o cuyo embarazo conlleva riesgos para su salud o su vida.

Cuando nos dicen que “la sociedad no está preparada”, mienten. Los que no están “preparados” son los partidos mayoritarios, que eligen la disciplina de bloque antes que la vida de centenares de mujeres jóvenes y pobres a las que dejan morir en la clandestinidad.

Las diputadas y diputados del Frente de Izquierda son los únicos que, consecuentemente con la plataforma que presentamos en las elecciones, también defendemos la legalización del aborto en el Congreso y acompañando la lucha de miles de mujeres en las calles. Así lo hizo en reiteradas ocasiones el diputado nacional Nicolás del Caño, interpelando incluso al ex jefe de Gabinete kirchnerista, Jorge Capitanich, en la Cámara de Diputados. En las legislaturas de la provincia de Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Córdoba, también nuestras compañeras y compañeros exigieron pronunciamientos a favor de que se trate el proyecto de la Campaña en el Congreso Nacional y exigieron la presencia de ministros de salud y directores de hospitales públicos allí donde se negaba el derecho al aborto no punible.

Un movimiento de lucha por el derecho al aborto

Durante una década, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto avanzó junto al movimiento de mujeres y feminista en instalar un debate en la sociedad que recoge centenares de miles de adhesiones. Sin embargo, aunque se consiguió que la legalización del aborto dejara de ser un tabú en los medios de comunicación y que millares debatieran sobre este derecho, el kirchnerismo nos ha conducido a un callejón sin salida: diez años de campaña, diez años de presentar un proyecto de ley que no es tratado en el Congreso Nacional, diez años de seguir intentando el lobby parlamentario infructuoso, a costa de que se redujera notablemente la movilización de las mujeres en las calles, lo que quedó limitado mayoritariamente –y lamentablemente, en nuestra opinión- a las fuerzas militantes y agrupaciones de la izquierda.

La victoria de todas, no se logrará con magia. Pero tampoco con los políticos de los partidos patronales que comulgan con nuestros opresores. Por eso insistimos en que es necesario fortalecer al movimiento de mujeres para renovar la lucha por estas demandas que el kirchnerismo y la oposición derechista se niegan a dar: educación sexual para decidir, anticonceptivos gratuitos para no abortar y aborto legal para no morir.

Sumate a Pan y Rosas en el Frente de Izquierda, que plantea esta perspectiva para conquistar el derecho al aborto, para que seamos más quienes la hagamos posible: por nuestro derecho a decidir y para que no haya ni una sola mujer muerta más por abortos clandestinos.

LEE LA IZQUIERDA DIARIO con una sección actualizada diariamente sobre Géneros y Sexualidades

En este dossier

Con ellos no hay #NiUnaMenos
No fue magia, por Andrea D’Atri
Myriam Bregman y Andrea D’Atri del FIT llegan este viernes a Mar del Plata
Las mujeres de MadyGraf y Worldcolor viajamos al Encuentro Nacional de Mujeres







Comentarios

DEJAR COMENTARIO