Géneros y Sexualidades

ENTREVISTA

"No está mal mirar hacia Pan y Rosas"

La Izquierda Diario conversó con Carina Brzozowski, trabajadora de Felfort, reincorporada en su puesto de trabajo después de más de un año de lucha.

Viernes 29 de abril de 2016 | Edición del día

¿Hace cuánto trabajas en Felfort?

Trabajo en Felfort hace 14 años, contando el año y medio en el que estuve afuera, despedida. Volví a mi puesto de trabajo el 19 de abril de este año, tras varios intentos de la empresa de no cumplir el fallo de la justicia.

¿Cómo fue volver?

No es fácil volver. Uno no vuelve el día que reingresa y ya está. Sigo volviendo aún después de casi tres meses. Todavía hay muchos compañeros asombrados, intrigados, que preguntan cómo es que se vuelve tras un despido, que si me gusta militar, que si me relajo alguna vez. A todos les respondo y me escuchan. Me preguntan si cambié, porque me notan distinta. Les digo que sí, que cambié porque es un deber como trabajadora ir cambiando, porque el tiempo de la lucha no te espera, porque vas viendo año tras año.

Las condiciones laborales se vuelven cada vez más adversas, tenemos un sindicato donde hay un dirigente que hace treinta años gana sueldos siderales mientras nosotros cada año tenemos que salir a marchar para conseguir un mejor salario acorde a la canasta familiar. Te van cambiando las injusticias, ver que hay compañeras que esperan ser efectivizadas, como alguna vez también esperé yo.

Entonces un día la cabeza hace un click, te dice que no está mal mirar hacia Pan y Rosas, que no está mal organizarse bajo las banderas de un partido que es consecuente con la lucha de los trabajadores tanto en el parlamento como en las calles, contra los despidos, la persecución y la explotación de este sistema que agoniza pero mientras, nos golpea cada día con sus manotazos.

¿Cuáles son tus objetivos adentro de la fábrica?

A diario discuto, converso, cuento a grandes rasgos y a veces en detalle nuestras ideas. Con la Agrupación Bordó en Alimentación, venimos dando una gran pelea por sacar de su sillón a Daer, que hace más de treinta años que dirige el sindicato, y ponerlo en manos de los trabajadores. Las mujeres de La Bordó luchamos día a día, como escuché una vez decir a la compañera Lorena Gentile de Kraft, realizando la “tarea gris” de concientizar a la gente. Luchamos por el gremio cada cuatro años, pero también por nuestras demandas más sentidas, como guardería para nuestros hijos, día femenino, el día pago por enfermedad de nuestros hijos y contra las condiciones laborales que nos llevan a enfermarnos, como las tendinitis, el estrés laboral, contra los abusos patronales, la violencia machista a la que somos sometidas día a día.

Para este1º de Mayo hay un acto internacionalista el 30 de abril. ¿Vas a ir?

Este 1º de Mayo me encuentra trabajando de nuevo. Está cruzado por distintos conflictos en el plano nacional y también internacional y como la clase obrera no tiene fronteras, además de pronunciarnos contra el tarifazo de Macri y su gabinete de gerentes, contra los despidos tanto en el sector estatal como en el privado, contra las medidas económicas adeversas al pueblo trabajador, también nos pronunciamos contra el golpe institucional al que quieren someter al gobierno de Dilma en Brasil, no podemos no nombrar esta importante lucha del país hermano que está a punto de sufrir un golpe de estado en manos de la derecha más recalcitrante y corrupta.

La corrupción en el gobierno debe ser enfrentada con la lucha de los trabajadores en las calles, no desde las instituciones del Estado. Pero el 30 estaré junto a los principales dirigentes obreros del PTS en el Frente de Izquierda y las agrupaciones de trabajadores de los distintos gremios, apoyando a la clase trabajadora del país vecino, porque este golpe a Dilma tendría un efecto dominó sobre todo el pueblo trabajador de Latinoamérica.







Temas relacionados

Felfort   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO