Política

OPINIÓN

Nieta 125: oportuna recuperación para luchar contra el negacionismo y la represión

Es enorme la emoción, la alegría, el alivio de que una de nuestras hermanas haya recuperado su identidad robada hace 38 años.

María Victoria Moyano

Nieta restituida por Abuelas de Plaza de Mayo - Referente del CeProDH

Sábado 28 de octubre | Edición del día

Una verdad histórica, tan negada y tan atacada por parte de los sectores de poder, que se revitaliza cada vez y con más fuerza cuando uno de nosotros aparece al mundo como prueba fiel de lo que fue el terrorismo de Estado y la impunidad reinante durante los gobiernos constitucionales.

En estos momentos uno piensa en su mamá y todas nuestras compañeras detenidas desaparecidas, incluida mi madre, que tuvieron que dar a luz en condiciones de cautiverio para luego arrancarles a sus hijos de los brazos; para esconderlos y no devolverlos a esas “viejas locas” que habían educado a hijos revolucionarios. Romper todo lazo de continuidad.

Cada vez que uno/a es restituido, recuperamos a nuestros 30 mil compañeros detenidos desaparecidos. Por ellos, por los sobrevivientes y también por las nuevas generaciones.

Esta vez se trata de la hija de Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia que fue secuestrada el 27 de noviembre de 1977 cuando tenía apenas 24 años en La Plata, ciudad en la que vivía y militaba.

Desde que su familia supo que estaba embarazada empezaron la búsqueda del niño o niña nacido en cautiverio y la identificación se realizó a través de las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos.

Pese al negacionismo de Cambiemos

Desde que asumió el Gobierno, Mauricio Macri a través de las instituciones del Estado viene profundizando el ataque sin pausa, las libertades democráticas en todos sus aspectos.

Venimos de enfrentar con una multitudinaria movilización el fallo de la Corte Suprema que otorgaba el beneficio del 2x1 a genocidas, luego del intento de funcionarios del Gobierno de negar a nuestros 30 mil desaparecidos, de ponernos en duda a los Nietos acusándonos de "hacer negocios" con los derechos humanos, cuando la apropiación de niños es uno de los crímenes de lesa humanidad más terribles.

Hace algunos días la alemana Úrsula Haverbeck, de 88 años, fue condenada a prisión por negar el Holocausto y la existencia de las cámaras de gas en el campo de exterminio nazi de Auschwitz. Ya había afirmado varias veces que el Holocausto no había existido, "lo que dirían cada vez más y más judíos", y aseguró que no había "nada de verdad" en las cámaras de gas de Auschwitz, donde "no fueron asesinados ni millones ni cientos de miles".

Sin embargo en este país los funcionarios han dicho y dicen cualquier cosa cuando de delitos de humanidad se trata y no recae sobre ellos ninguna sanción de la justicia ante sus dichos.

Como tampoco cuando actúan con encubrimiento como en el caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, originada luego de la represión de Gendarmería, donde ni siquiera la ministra de Seguridad Patricia Bullrich fue apartada de su cargo.

No obstante el Poder Judicial es permisivo con los ancianitos asesinos, torturadores y apropiadores de bebés, beneficiándolos con prisión domiciliaria "por su avanzada edad". Sin embargo la búsqueda persistente de nuestros hermanos hoy sigue alumbrando vida y verdad.

Los crímenes de Estado siempre al servicio de los empresarios

Los que luchamos contra la represión y la impunidad de manera independiente a los gobiernos de turno sabemos que es indispensable estar movilizados, en las calles, para lograr el juicio y castigo para los apropiadores de bebés y a los responsables de los aberrantes delitos de lesa humanidad llevados adelante por las fuerzas represivas del Estado junto con el poder económico y la Iglesia.

Quedó demostrada la responsabilidad de las grandes empresas en el genocidio. La Ford por ejemplo contaba con un centro clandestino de detención y tortura dentro de sus instalaciones. La Mercedes Benz, responsable de la desaparición de 17 trabajadores y uno de sus gerentes sospechado en la apropiación de bebés. Pero siempre son el actor ausente en los juicios.

Sin amañar ninguna comparación, hoy ante la desaparición forzada y luego la muerte de Santiago Maldonado, tenemos al mismo actor ausente, quien no está siendo investigada es la poderosa empresa Benetton, quien intenta imponer su señorío a sangre y fuego en su territorio. Cuando se trata de la principal interesada en despojar al pueblo Mapuche de sus tierras.

Es necesario continuar en las calles exigiendo que se investiguen en serio las de causas que duermen en los juzgados. Pero también es fundamental la creación de un banco nacional con la totalidad de datos, registros y archivos; de partidas de nacimiento de todas las provincias, de todos los expedientes judiciales de adopción, minoridad y todos los legajos, que correspondan al período comprendido entre los años 1975 y 1983, así como impedir su destrucción.

Una comisión independiente, integrada por las víctimas y familiares de víctimas del terrorismo de Estado, con pleno acceso a esta información, investigación y control de las causas judiciales donde se investigue la identidad de niños apropiados se hace cada vez más urgente, porque muchas abuelas fallecen sin saber el destino de sus nietos.

Hoy encontramos a una nieta más, esta vez a casi tres meses de la desaparición y asesinato en manos de Gendarmería de Santiago Maldonado mientras participaba de una protesta junto al pueblo mapuche. ¡Nunca Más desaparición forzada!

Por eso este miércoles estaremos en las calles exigiendo justicia y también gritando bien fuerte que "No olvidamos, No perdonamos y No nos reconciliamos".








Temas relacionados

Nietos recuperados   /    Abuelas de Plaza de Mayo   /    Dictadura cívico-militar   /    Apropiación   /    Genocidio   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO