Juventud

CRIMINALIZACIÓN A LA JUVENTUD

Niegan atención médica a Fernando Bárcenas, anarquista encarcelado en 2013

Fernando Bárcenas fue detenido y encarcelado en diciembre de 2013, acusado de quemar el árbol gigante de la trasnacional Coca Cola ubicado en la avenida Reforma. Después de un proceso sumamente irregular en el que se desecharon todas las pruebas presentadas por su defensa, fue sentenciado a 5 años y 9 meses de prisión.

Soledad Farfalla

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Viernes 21 de julio

Durante su reclusión ha vivido diversas agresiones, la última se registró el pasado jueves 13 de julio. Para no agredirlo directamente, la nueva táctica de las autoridades del Reclusorio Preventivo Varonil Norte es enviar a reos afines a la administración para golpear a Bárcenas.

El jueves pasado, el compañero de celda golpeó al joven anarquista quien al intentar defenderse fue mordido en la mano. A una semana del ataque, la mano de Bárcenas luce mal, inflamada y con una posible infección.

A pesar de esto las autoridades del Reclusorio Norte, dirigido por Enrique Serrano Flores, se han negado a brindarle atención médica, y por si fuese poco, el martes 18 de julio fue negado el acceso de un médico para poder valorar el estado de salud del joven preso.

El mismo Fernando escribió y entregó, un día después de la agresión, un escrito denunciando lo ocurrido. El comandante al que le entregó el escrito ignoró la denuncia y mandó a llamar a dos custodios para que agredieran nuevamente al joven y lo despojaran de una playera por tener consignas anticarcelarias.

La madre de Fernando Bárcenas al enterarse de lo ocurrido solicitó hablar con Enrique Serrano, ante la negación de dicha petición, fue atendida por la Subdirectora Técnica María Victoria Zúñiga Palencia. La madre de Bárcenas exigió atención médica para su hijo y separarlo del agresor. Ante las peticiones, la subdirectora respondió que no se podía hacer nada pues no tenían conocimiento del ataque a Fernando.

A una semana del ataque, Fernando Bárcenas sigue en la misma celda y sin atención médica.

Para denunciar públicamente lo ocurrido, Bárcenas escribió y mando una carta, la cual a continuación reproducimos.

Antes que nada quiero puntualizar que mi situación se ha tornado complicada en los últimos meses, desde que fui conducido a la zona 7 de C.O.C. como forma de castigo y represión a las acciones de protesta y organización que se venían practicando al interior de la prisión en conjunto con otros compañeros presos en este reclusorio.

Desde ese momento, 28/sep/2016, me he visto inmerso en una dinámica de vida asfixiante en una zona de castigo, por lo cual ahora que llevo 9 meses segregado por motivos de seguridad institucional han crecido los conflictos debido a mis ideas y mi forma de ser y de actuar, lo cual identifico como una forma de violencia de la institución hacia mí, pues como frontalmente no pueden agredirme mediante su personal, ahora utilizan a los presos para intimidarme y agredirme, una táctica muy común en la cárcel; esto ya provocó diversos enfrentamientos en el área donde me encuentro, por lo cual hago responsable a la institución y a los encargados de administrarla de cualquier cosa que suceda a mi integridad física y psicológica por ser los responsables de mantenerme en esta situación. Firma, Fernando Bárcenas.

El caso de Fernando Bárcenas es el claro ejemplo de la política local y federal de criminalización de la juventud. Para la juventud que sale a las calles a luchar por el futuro que se le ha arrancado -como Bárcenas, que en 2013 se hizo parte de la lucha contra el alza al metro- la única reapuesta del Estado es la represión.

Desde el primer día de su mandato, el primero de enero de 2012, Enrique Peña Nieto dejó claro que esa sería su política, y Manera por su lado mostró que iba en la misma sintonía. Ayotzinapa es el rostro más brutal de esa política y los últimos ataques al normalismo lo reafirman.

Miguel Ángel Mancera, Enrique Serrano Flores y demás autoridades del Centro Preventivo Varonil Norte son absolutamente responsables de la integridad física y psicológica de Fernando Bárcenas, cuyo verdadero delito es ser joven y soñar con un mundo distinto.






Temas relacionados

Anarquismo    /   Criminalización de la juventud   /   PRD   /   Miguel Ángel Mancera   /   Criminalización de la protesta social   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO