Mundo Obrero México

CIUDAD JUÁREZ

Niegan a trabajador de Telmex una jubilación digna

Desde 2014 José de Jesús Ortiz, trabajador de Teléfonos de México, pelea por tener una jubilación digna después de que un accidente de trabajo lo dejara incapacitado para trabajar. Su familia ha puesto el físico y los recursos para pelear por una jubilación por invalidez que la empresa se niega a darle. Desde La Izquierda Diario reproducimos la denuncia que nos transmitió su esposa la señora Guadalupe Romero.

Miércoles 21 de diciembre de 2016 | 18:50

José de Jesús Ortiz Pérez vive y labora en Ciudad Juárez, Chihuahua, una de las ciudades más peligrosas y difíciles en nuestro país, pertenece a la sección 23 del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) y ha trabajado en Teléfonos de México (Telmex) durante 28 años. Hoy a sus 52 años de edad e incapacitado para trabajar, da junto con su familia la lucha por defender sus derechos, y conseguir una jubilación digna.

En junio de 2014 José de Jesús sufrió un accidente durante su jornada laboral. Todos hemos visto lo peligroso que puede ser para los telefonistas desempeñar sus labores en las calles. Este accidente lo dejó cuatro meses incapacitado y con consecuencias motrices que le complicaron sus labores y la vida.

A pesar de ser un accidente de trabajo y con consecuencias de largo plazo para la salud, no le fue declarado el riesgo de trabajo que implica responsabilidad para la empresa con la salud del trabajador, y fue obligado a regresar a laborar.

Al poco tiempo, en enero de 2015 y debido a las consecuencias en sus capacidades motrices del primer accidente, José de Jesús sufrió una recaída que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atendió, y se le otorgaron a José de Jesús otros cuatro meses de incapacidad, aun sin dictaminar el riesgo de trabajo que para esta ocasión se volvió mucho más necesario pues las consecuencias de la lesión siguieron avanzando en contra de la salud del trabajador.

José de Jesús debía presentarse a su trabajo el 20 de mayo de 2015 según el dictamen del IMSS. Sin embargo, el secretario general del STRM en Chihuahua, Salvador Vaca, le aconsejó no presentarse y tramitar una jubilación por invalidez, trámite que sólo un día después fue desechado por el mismo Salvador Vaca y se le ordenó al trabajador José de Jesús reintegrarse a su trabajo de inmediato.

Con las dificultades que la lesión le provocó, y a pesar de saberse en malas condiciones, José de Jesús regresó a laborar y en junio volvió a sufrir una caída, esta vez en casa, pero también consecuencia del primer accidente sufrido hacía ya un año atrás. El IMSS volvió a darle incapacidad, pero esta vez dejando claro que no podía dar un dictamen de riesgo de trabajo pues el accidente fue en su casa, y haciendo caso omiso de los eventos anteriores determinó la incapacidad por enfermedad general hasta el mes de octubre del mismo año.

Cinco días después de reintegrarse al trabajo y debido a su mala salud, José volvió a caer, esta vez durante su jornada laboral dentro del centro de trabajo. A partir de esta caída y en un dictamen no oficial se le reconoció el riesgo de trabajo por parte del IMSS, dictamen que después no fue reconocido ni por el IMSS ni por la empresa por lo que debió regresar a laborar dos meses después.

No duró ni dos días laborando cuando los representantes de la empresa informaron a su esposa que él ya no podía ir al centro de trabajo, argumentando que “ya no les sirve” y que por el contrario es “un riesgo tenerlo ahí”. La salud de José de Jesús continuó acabándose y a pesar de eso regresó a trabajar una vez más al término de la incapacidad establecida por el IMSS, esta vez con mucha más dificultad, al grado de que su esposa fue quien tuvo que llevarlo al centro de trabajo pues ya no podía caminar.

La familia cambió de vida, él cambió de vida: pasó de ser un hombre activo a un hombre enfermo. Su hijo tuvo que dejar de estudiar para ayudar con los gastos, ahora todo gira alrededor de la lucha por sus derechos, contra la empresa para la que trabajó más de la mitad de su vida.

Solución inmediata

Hasta ahora el caso no tiene solución, el IMSS ha definido el pago del 30% del salario de José de Jesús por la vía de la Incapacidad Parcial Permanente (IPP), cosa que resulta insuficiente para poder mantener una familia con condiciones de vida dignas. Mucho menos en el norte, donde la subida del dólar hace que los precios vayan al alza casi cada semana. Aun así y ante la urgencia de la familia José acepta pues ya no puede trabajar más. A últimas fechas se le ofreció un aumento del IPP a un 51%. Sin embargo sólo fueron falsas promesas pues el aumento ya fue desestimado, fueron promesas que pretendían hacer que se levantara la demanda, alargar el asunto.

La jubilación por invalidez es lo que al trabajador deben dar por ley. No obstante, para los representantes del STRM en Chihuahua, Salvador Vaca, Joel Álvarez y Jesús García, la jubilación por invalidez que ellos mismos pusieron sobre la mesa ya no es una salida, resolución que lamentablemente ha dejado en el desamparo a José de Jesús y su familia.

José de Jesús ha demandado a Telmex y al IMSS por no dar solución a su problema, defendiéndose de los ataques de la patronal, e incluso del mismo sindicato que lo ha puesto contra la pared, incluso amenazando a todo aquel compañero de trabajo que se pudiera solidarizar con su caso.

Hoy la demanda continúa y José sigue recibiendo atención médica del IMSS y medicamento. En el próximo abril de 2017 se dictaminará la sentencia, lo que podría, de quedar aislado, dejarlo a él y a su familia en condiciones de vida muy precarias, y con una enfermedad que no les es posible costear.

Ni una lucha aislada más, este, como muchos otros casos no debe quedar aislado, desde La Izquierda Diario difundimos la lucha de José de Jesús y su familia, así como la de otros trabajadores que luchan por sus derechos a lo largo y ancho del país y fuera de nuestras fronteras. Hacemos un fuerte llamado a la dirección del STRM para que tome seriamente el caso en sus manos y dé solución inmediata a la situación de José de Jesús, un trabajador que merece una jubilación digna y una defensa legítima de sus derechos por parte de su sindicato en contra de la empresa que pisotea sus derechos laborales. De igual forma, hacemos un llamado urgente a la base telefonista para que rodee de solidaridad a uno de sus compañeros. Toda la solidaridad con los trabajadores y las trabajadoras que salen a luchar.






Temas relacionados

Paso del Norte   /   Mundo Obrero México   /   Carlos Slim   /   Telmex   /   STRM

Comentarios

DEJAR COMENTARIO