SUPLEMENTO

Ni reyes ni burócratas

Ni reyes ni burócratas

La autora y periodista política estadounidense, Suzi Weissman, informa sobre la milagrosa organización de una conferencia sobre León Trotsky, que tuvo lugar en La Habana.
Del 6 al 8 de mayo de 2019, tuvo lugar en La Habana, Cuba, una conferencia histórica, o ‘Reunión académica internacional’: ’León Trotsky: vida y contemporaneidad: un enfoque crítico’.
El artículo fue publicado originalmente en inglés y es reproducido aquí con permiso de la autora.

El evento fue histórico, y habría sido inimaginable hasta hace muy poco. Trotsky era una persona non grata en Cuba, considerado un renegado, contrarrevolucionario y traidor, tal como lo fue en todo el resto del bloque soviético. Y fue en Cuba que el asesino de Trotsky, Ramón Mercader, recibió refugio después de ser liberado de una prisión mexicana en 1960. El nombre, la vida y los escritos de Trotsky fueron virtualmente eliminados de las historias estándar de la Revolución Rusa y la Unión Soviética en Cuba, y cuando se filtraba interés en sus ideas desde abajo, era denunciado desde arriba. Hubo partidos trotskistas activos y militantes trotskistas en Cuba desde los años treinta hasta los sesenta, pero a mediados de los sesenta fueron expulsados del partido, reprimidos y, en su mayor parte, encarcelados. El hijo de un destacado trotskista, que había estado activo en el Partido Comunista de Cuba, participó en la conferencia de Trotsky.

El interés por Trotsky ha sobrevivido en Cuba hasta el presente y es un elemento importante de los antecedentes político-intelectuales de la conferencia. A finales de la década de 1960, algunas de las obras de Trotsky se estaban publicando, pero luego desaparecieron. En 2009, Leonardo Padura, uno de los mejores escritores contemporáneos de Cuba, publicó su monumental novela basada en el asesinato de Trotsky en la Ciudad de México en 1940, El hombre que amaba los perros con gran reconocimiento internacional, aunque la impresión en Cuba era tan pequeña que estaba literalmente no disponible después de su lanzamiento inicial. No obstante, este libro elevó el nivel de curiosidad en Cuba sobre León Trotsky, según el organizador de la conferencia, Frank García Hernández, un estudiante graduado de filosofía de 36 años, que está escribiendo su disertación sobre Trotsky. García Hernández es de Santa Clara, donde dice que hay estudiantes que intentan leer a Trotsky, en colaboración con otros en La Habana.

Apertura política

Entonces, ¿qué hacemos con el hecho de que esta conferencia tuvo lugar en La Habana? Una conjetura podría ser que representa una apertura, o la posibilidad de una apertura política. Raúl Castro, historico miembro del Partido Comunista de Cuba, renunció a la presidencia en abril de 2018, pero seguirá siendo primer secretario del partido hasta 2021. El nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ex ministro de educación, en gran parte desconocido fuera de la isla —es llamado un "reformista cauteloso".

Como primer secretario del Partido Comunista de la provincia de Villa Clara en la década de 1990, era reconocido por sus largos cabellos, andar en bicicleta y caminar en short. Era un firme defensor de los derechos LGBT en un momento en que la homosexualidad era mal vista o simplemente ilegal. Raúl Castro, por otro lado, estaba notablemente más vinculado a la política del Partido Comunista, incluso más que su hermano Fidel. ¿El final del gobierno de Raúl y el acceso de Díaz-Canel tuvieron algo que ver con la microscópica apertura política y aún algo misteriosa, que permitió que se celebrara una conferencia sobre Trotsky en Cuba? No hay evidencia directa a tal efecto y, a menos que y hasta que haya, eso no es más que especulación.

La conferencia tuvo la bendición del preciado escritor de Cuba, Leonardo Padura Fuentes, aunque no asistió, y esto puede haber proporcionado la cantidad mínima de influencia política que permitió que esto sucediera. Pero el hecho es que el gobierno cubano ha dado amplia evidencia de que Trotsky y sus ideas siguen siendo peligrosas: cualquier apertura leve es contradictoria, empujada y tirada por burócratas que actúan sobre los reflejos tradicionales (anti-Trotskystas), aparentemente sin ningún tipo de coordinación política.

Una presentacion especial de la conferencia fue la proyección de parte del próximo documental de Lindy Laub, Trotsky: el hombre más peligroso del mundo. Cuando nosotros (yo soy la co-productora de la película) por primera vez le dijimos a Frank que nos gustaría mostrar un extracto en la conferencia, él estaba jubiloso: quería que la película se estrenara en Cuba, imagina un público enorme y entusiasta. Nos decidimos a mostrar un tráiler de 21 minutos y un segmento de 24 minutos de Trotsky en el exilio en Prinkipo, Turquía, desde 1929-33, que incluyó su lucha para lograr que los socialdemócratas y comunistas alemanes se unan contra Hitler, su discurso en Copenhague y El suicidio de su hija, Zina, en Berlín.

Frank estaba en plena marcha tratando de asegurar un lugar, solo para encontrar que casi todas las pantallas de La Habana estaban cerradas para él y esta película. Encontrar un lugar público para mostrarlo resultó ser un obstáculo imposible. Nadie quería asumir la responsabilidad de permitir que una parte de un documental simpático e inacabado sobre Trotsky se proyectara en sus cines. Finalmente, cuando parecía que el segmento no se proyectaría en la conferencia, Frank obtuvo permiso para proyectarlo en un pequeño teatro en el Centro Cultural Cinematográfico (ICAIC). La publicidad para la presentación se limitó a un pequeño anuncio y un boca a boca en la conferencia. Pero todos los asientos estaban ocupados, y la gente se paró y se sentó en el piso en cada centímetro de espacio disponible: el público se mostró entusiasmado.

García Hernández y su compañera, Lisbeth Moya González, una joven periodista, habían logrado un milagro. Que la conferencia realmente haya ocurrido es ciertamente histórico.

Además de los recursos institucionales que recibieron de ICICJM, García Hernández contó con el apoyo del Instituto de Filosofía, Casa Benito Juárez, que fue tambien sede de los debates, y el Museo Trotsky en la Ciudad de México. La ayuda organizativa provino de un dedicado grupo de co-pensadores: Ana Isa, Verde Gil y Yunier Mena Benavides, todos de Santa Clara.

Lograron que los visitantes internacionales recibieran alojamiento en casas de familia, brindaron almuerzo a todos los participantes durante tres días, pero no pudieron imprimir el programa de la conferencia a tiempo. Así que no hubo un programa para el primer día, aunque las fotocopias se distribuyeron el segundo día.

La sala estaba llena de hermosos carteles e imágenes, gracias a Gabriela Pérez Noriega, directora del Museo Trotsky en la Ciudad de México. Pérez Noriega también había traído 100 camisetas de Trotsky, 150 bolígrafos de Trotsky y, lo más importante, 50 libros que el Museo de Trotsky estaba donando para su distribución en la conferencia. Todos los libros fueron confiscados por agentes de aduanas en el aeropuerto, quienes afirmaron que no podían permitirles el ingreso porque eran "mercancías" para venta privada. El 16 de mayo, una semana después de que terminó la conferencia, Frank publicó una foto de sí mismo con una camiseta de Trotsky con el título: "Las camisetas llegaron, ¡ahora, una victoria tremenda!"

Éxito

Casi 200 personas de todo el mundo pidieron participar en la conferencia, pero Frank tuvo que reducir el número a 80. Sin embargo, incluso con 80 fue casi imposible encontrar un lugar para alojarlos. Al final, quizás asistieron 100 personas, incluidos hasta 40 cubanos, y un importante contingente de latinoamericanos. Muchos eran jóvenes, mientras que otros habían existido durante mucho tiempo. Los participantes vinieron de Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Colombia, Francia, Alemania, India, Irán, Italia, México, Perú, Puerto Rico, España, Suiza, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela.

Nos dijeron que cada uno tenía entre 15 y 20 minutos para presentar nuestros documentos en paneles con cuatro y seis oradores, pero ese tiempo se redujo debido a las dificultades de traducción. García Hernández había imaginado traducciones simultáneas en pequeños grupos en el piso, pero terminó sin los recursos para pagar el equipo o los traductores, por lo que un heroico voluntario tradujo cada papel, línea por línea o párrafo por párrafo, desde el escenario. La sustitución de traducción consecutiva por traducción simultánea redujo efectivamente el tiempo disponible para cada papel a la mitad, lo que obligó a reducciones draconianas en lo que podría incluirse. Pero la calidad de esos documentos era todavía generalmente excelente, y el rango era amplio.

El panel de apertura estuvo compuesto por Eric Toussaint de Bélgica sobre "Lenin y Trotsky que se enfrentan a la burocracia y Stalin"; Paul LeBlanc en ’Trotsky contra Stalin’; Robert Brenner sobre ’Trotsky, la Oposición de Izquierda y el campesinado’; y yo mismo en "La Oposición de Izquierda dividida - las disputas de Serge-Trotsky". Hubo muchos otros paneles sobre diversos aspectos de la vida, la política y el legado de Trotsky, incluso en Cuba.

Los participantes provenían de todo el espectro de la política trotskista, desde los llamados "orthoTrots" [1] hasta los "state caps" [2] y los colectivistas burocráticos. [3] Estos representaron la interpretación principal de la "cuestión rusa", desde Ernest Mandel hasta Nahuel Moreno, hasta Gerry Healy y Hillel Ticktin.

Algunas sesiones descendieron al sectarismo hostil (salí de ellas), pero en su mayor parte el tono fue de entusiasmo y respeto. La sesión final estuvo dedicada a la historia del trotskismo cubano, y algunos de los presentadores tenían vínculos reales con los primeros trotskistas.

Por muchas razones, la participación cubana fue más baja de lo que se esperaba: casi no había publicidad y había poco espacio en el lugar de la Habana Vieja. Eso fue desafortunado, ya que Trotsky es poco conocido en Cuba. Como destacó Frank García Hernández:

"Nos faltaba Trotsky. Nos faltaba Trotsky para comprender lo que pasó en la Unión Soviética, porque ninguno de los referentes del marxismo que mencioné, así como el Che Guevara o Fidel Castro, pudieron, por diferentes motivos, dar una explicación sistémica de lo que sucedió. Trotsky tiene el valor de haberlo hecho desde el año 1936, el valor de haber desarrollado un análisis sociológico el cual no conocíamos, y por el cual nosotros, las cubanas y los cubanos, estamos muy interesados.”

Para García Hernández y los organizadores, la conferencia fue un marcador histórico y un gran avance, están indudablemente en lo correcto en esta evaluación. A pesar de la fuerte y duradera hostilidad hacia Trotsky por parte del régimen, los organizadores llevaron a cabo una conferencia excepcional, que presentó a Trotsky de una manera muy amplia. Fue realmente un golpe de estado, y solo fue posible gracias al coraje considerable de Frank García Hernández. El Instituto de Filosofía ha prometido publicar los documentos del evento, y el Instituto Cubano de Investigaciones Culturales Juan Marinello parece estar dispuesto a colaborar en esta publicación. Si se hace esto, será la primera vez que un libro dedicado a Trotsky y los fenómenos sociopolíticos y culturales que se han generado a su alrededor aparecerán en Cuba desde los años sesenta.

Impresiones

Cuba es un paraíso tropical de inmensa belleza, con playas vírgenes y brisas misericordiosas del mar Caribe. La Habana cuenta con grandes edificios coloniales en diferentes etapas de deterioro y renovación. La arquitectura es elegante, las calles anchas están llenas de casas de uno a tres pisos, con techos altos y habitaciones grandes en áreas como Vedado y Miramar. Los antiguos hoteles, entre ellos el famoso Nacional, Ambos Mundos (donde se conserva la habitación de Ernest Hemingway como una atracción turística) y el completamente renovado Habana Libre (la antigua Habana Hilton), permanecen como iconos de una Cuba prerrevolucionaria, donde la mafia Y otros de Miami apostaron, cenaron y bailaron. La Habana Vieja, cerrada a los autos, aún presenta música en las calles, y los cubanos de todos los ámbitos de la vida pasean tranquilamente por ella o se detienen a bailar.

Un signo de Cuba en el "período especial", después del colapso de la Unión Soviética y su subsidio, son los muchos mendigos (en su mayoría jubilados) en el corazón de la Habana Vieja. No vimos signos de falta de vivienda, especialmente del tipo que está tan extendido en las ciudades de los Estados Unidos. Cuba es vibrante, colorida y soleada, y noté una sensación de dignidad que a menudo es difícil de detectar en estos días en las calles de Los Ángeles.

Los cubanos todavía tienen educación gratuita y atención médica gratuita, y se les garantiza vivienda, comida y trabajo. La vida puede parecer fácil a nuestros ojos, pero, de hecho, los cubanos son en su mayoría pobres y luchadores. Las carencias son constantes, la electricidad y/o el agua pueden cortarse durante una hora o más a la vez.

La mujer que trabajaba en la casa donde nos quedamos describió la vida como "abrumadora". Ella estaba luchando para mantener a su familia y había sufrido un gran revés cuando su billetera fue robada de su bolso en un autobús de pie de la habitación. Otros con los que hablamos eran más relajados y parecían estar mejor. El color de la piel parecía ser un factor en la pobreza. El aire acondicionado es mucho más evidente en lugares públicos e incluso en mayo, la temporada baja de Cuba debido al calor, había turistas en abundancia. Vimos, en particular, a numerosos rusos ricos, en algunos casos militares rusos y/u oficiales de inteligencia, cuyo rango les impedía viajar a otros lugares. Un ruso nos dijo que logró vivir en Cuba en el invierno, cuando Rusia estaba demasiado fría, y en Rusia en el verano, cuando Cuba estaba demasiado caliente.

Los taxis son ubicuos. Los coloridos coches, en su mayoría norteamericanos de los años 40 y 50, llenan las calles, gracias a la magia de los mecánicos cubanos, que encuentran o improvisan piezas de repuesto. Viajamos en Chevys, Plymouths, Oldsmobiles y Fords, todos pintados en colores brillantes, algunos equipados con aire acondicionado o motores Hyundai dentro de la carcasa original. Un propietario particularmente orgulloso de un Hillman británico de 1960 nos mostró el motor del automóvil, aún el original, funcionando después de cientos de miles de millas. Para muchos conductores, el automóvil fue la inversión de sus vidas y su mantenimiento es costoso. Pero la prestación de un servicio de taxi les valió más que trabajar en el sector estatal. La vida cubana aparece como un retroceso. No hay publicidad comercial intrusiva en ninguna parte, y solo un mínimo de pósters y eslóganes revolucionarios, algunos con pintura descolorida. Las estaciones de televisión presentaban programación infantil, paneles de discusión sobre arte y cultura y deportes. Hubo fútbol de todo el mundo, e incluso los playoffs de baloncesto de EE. UU., Aunque aparecieron días después. Las noticias vinieron de TeleSur, patrocinadas por el gobierno venezolano y, mientras estábamos allí, se enfocaron exclusivamente en el desafortunado intento de golpe de estado en Venezuela. El canal de cine fue una delicia, con solo películas de arte, sin cortes comerciales. Los taxistas cubanos querían hablar sobre Donald Trump, lo odiaban y amaban a Barack Obama. Cuando pasamos a hablar de Cuba en sí, obtuvimos una versión de orgullo nacional y nada sobre la situación interna, ya sea política o económica.

Cuba es uno de los países menos conectados del planeta. El estado cubano tenía acceso restringido a internet, al igual que todavía restringe los viajes. Pero en los últimos cinco o seis años, el estado ha relajado las restricciones y están apareciendo más puntos calientes. Es posible la conexión esporádica. Cada vez más personas tienen teléfonos celulares y uno puede comprar tarjetas para la conexión a Internet (para usar en las zonas donde existe dicha conexión). Nos alojamos en Vedado, un distrito en gran medida de lujo, con muchas casas hermosas, aunque a veces decrépitas, que solo están en línea. No había acceso a nuestro vecindario, aunque nuestra casa estaba en una calle principal. Cuba tiene una economía de dos niveles con dos monedas: una para cubanos comunes (el peso cubano) y la otra: moneda convertible cubana (CUC) para turistas y el sector privado. Se pueden utilizar euros, dólares canadienses, pesos mexicanos y plástico de bancos europeos, pero no se aceptan Visa ni Mastercards de bancos estadounidenses en ningún lugar. Es posible cambiar dólares estadounidenses, pero hay una tarifa de cambio cara, por lo que un dólar es 0.87 CUC. El peso vale aproximadamente un 25 de un CUC.

Para los cubanos que trabajan en el sector tradicional de la economía estatal, los salarios son muy bajos, el transporte público es irregular y abundan las escaseces. Muchos cubanos alquilan partes de sus hogares a extranjeros, lo que les permite la oportunidad de ganar dinero extra en CUCs, y les dan a los visitantes un vistazo de la vida cubana. Los vecinos se acercan, la vida es muy social, la gente se sienta y habla durante horas.

Los cubanos, al igual que los ciudadanos de la antigua Unión Soviética, logran superar la escasez y otras dificultades con el ingenio. Hablamos con camareros en los restaurantes privados, muchos de los cuales eran altamente educados y multilingües. En el restaurante que frecuentamos, la queja más grande fue sobre los turnos de casi 16 horas (de 8.30 a.m. a medianoche), pero solo por dos o tres días a la semana. Dado que el restaurante está abierto los siete días de la semana, no pude obtener una respuesta sobre por qué tuvieron que trabajar tanto (y luego soportar otra hora en el autobús de ida y vuelta al trabajo) en lugar de tener más turnos de ocho horas. Un camarero era un ingeniero, quien nos dijo que uno tenía que trabajar durante dos años para pagar el costo de la educación superior: el salario de un ingeniero en el sector estatal era de $ 18 por mes. Hizo mucho más en el sector privado, pero lamentó el hecho de que no podía trabajar en su profesión y sobrevivir económicamente. Escuchamos historias similares de los taxistas.

Viajamos a la Playa de Santa María, a sólo 25 minutos de La Habana —una hermosa playa que es el equivalente popular de Varadero, con sus hoteles de lujo y sus turistas extranjeros. El hotel en el que nos quedamos en Santa María se veía muy “soviético ante mis ojos: extenso, mal diseñado y mal construido. Una compañía española lo había comprado y empezó a remodelarlo, pero luego se salió cuando eligieron a Trump. Algunos de los cuartos habían sido pintados y remodelados, mientras que otros seguían en su estado viejo y descuidado. Teníamos un cuarto anticuado —triste, poco iluminado, con un ruidoso e ineficiente aire acondicionado de ventana. Incluido en el precio había tres comidas, estilo buffet, de comida amplia, pero en su mayoría mediocre a terrible. Aún así, estaba en la hermosa playa —el lugar favorito de los cubanos de La Habana para ir de vacaciones antes de que la doble moneda en la economía lo hiciera más difícil.

Y, demasiado pronto, nuestro intermedio en Cuba había terminado. Los participantes de la conferencia se fueron con el espíritu en alto, reconociendo plenamente la naturaleza histórica del evento que acababa de acontecer, esperando que fuera tan sólo el inicio de muchos más encuentros internacionales semejantes.

Al final de la conferencia, Frank García Hernández habló emotivamente de lo que le costó para que despegara, a pesar de los mil obstáculos que la burocracia le puso en su camino —agradeció al Instituto de Filosofía por su apoyo invaluable. Terminó declarando: “¡ni reyes ni burócratas, hacia el comunismo!”.

Los participantes a continuación cantaron con entusiasmo La Internacional, de manera simultánea y en muchos idiomas. Paul Le Blanc notó que vio camaradas más jóvenes que no se unieron, pensando que era una reliquia extraña de otra época, pero los participantes más viejos lo amaron.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Trotskistas ortodoxos.

[2Quienes adhieren a la teoría de Tony Cliff, según la cual la URSS no era un estado obrero degenerado como sostenía Trotsky, sino un “capitalismo de estado”

[3Esta postura era la que sostenía Max Schatman y que luego lo llevaría a romper con el trotskismo.
CATEGORÍAS

[Publicaciones invitadas]   /   [Opinión]   /   [Internacional]

COMENTARIOS