Géneros y Sexualidades

DERECHO AL ABORTO

Neuquén: un proyecto “de desvío” del MPN, en medio de la marea verde

En el marco del debate por el aborto legal, el senador Guillermo Pereyra del bloque del MPN, presentó un proyecto para “Protección a la mujer con embarazo no deseado”. Desde la Secretaria de las Mujeres del Hospital Castro Rendón, consultamos con Mónica Oppezzi, Antropóloga y ex coordinadora del Programa de Salud Sexual Hospital y Reproductiva de la Subsecretaría de Salud de Neuquén y con Claudia López, Médica a cargo del Servicio de Epidemiología del Hospital de mayor complejidad de Neuquén.

Mercedes Carrizo

Trabajadora del Hospital Castro Rendón de Neuquén Agrupación Violeta Negra en ATE

Sábado 30 de junio | 18:38

El pasado jueves en el marco de la marea verde que conquistó la media sanción, el senador Guillermo Pereyra del bloque del MPN, presentó un proyecto para “Protección a la mujer con embarazo no deseado”, desde la Secretaria de las Mujeres del Hospital Castro Rendón, consultamos con Mónica Oppezzi, Antropóloga y ex coordinadora del Programa de Salud Sexual Hospital y Reproductiva de la Subsecretaria de Salud de Neuquén y con Claudia López, Médica a cargo del Servicio de Epidemiología del Hospital de mayor complejidad de Neuquén.

¿Qué opinas acerca del proyecto presentado recientemente por el Senador Pereyra del MPN?

M.O: “En principio creo que la presentación de este proyecto de ley por parte del senador Guillermo Pereyra, conlleva un velado intento de especular y distraer la atención, en torno al debate que hoy se está dando en el HCN, que es el de la legalización del aborto, y que como sabemos, ya cuenta con media sanción de la Cámara de diputados”.

“Más allá del oportunismo en el que, según mi opinión, se inscribe esta iniciativa legislativa, me parece necesario hacer algunas observaciones en relación a la pertinencia de sancionar una ley, cuyo objeto se define como “la protección de la mujer con embarazo no deseado”.

“Una primera observación que me surge al leer el proyecto de ley es, si es necesario legislar sobre el tema de la adopción, cuando en nuestro país hay legislación vigente al respecto, por lo cual no queda en claro cuáles son las razones que motivan este proyecto. Incluso, no pareciera haber una demanda social sobre la cuestión de la adopción frente a un embarazo no planificado, que justificara que el legislador proponga dicho proyecto de ley”.

“Por otro lado, en ningún momento en el proyecto de ley se contempla cómo se abordará con el/la adoptado/a el tema de la adopción una vez que se le informe al/la mismo/a de su condición. Al respecto quiero citar unas reflexiones de la psicóloga psicoanalista Eva Giberti, quien muy atinadamente alerta sobre los peligros de dar en adopción como modo de evitar un aborto: “¿Ustedes se imaginan que podrían decirle los padres adoptantes a su hijo-un niño procedente de una mujer que quería abortarlo cuando el niño pudiese entenderlo? Yo no lo imagino: lo he comprobado durante mis años como profesional habituada a trabajar con familias adoptantes: "tu madre quería abortarte! Si no fuera por nosotros no hubieses nacido! Por cierto no ha sido una frase común, ni la he escuchado mil veces, pero sí la escuché cuando padre y madre se peleaban delante de mi y se culpaban recíprocamente por los "desatinos" del hijo adoptivo de diez años, por ejemplo.
Entonces, esos adoptantes existen más allá de los adoptivos estupendos, pero esa criatura, delante de los adoptantes cargará, probablemente, en niveles preconscientes, con el estigma de haber sido deseado como el sobreviviente de un aborto”

CL: “Creo que el proyecto, es un intento claro de volver marcha atrás sobre el derecho de las mujeres a tener una libre elección y poder, dentro de ese abanico de posibilidades, realizar la interrupción voluntaria y segura de un embarazo no deseado. Lo que propone es seguir sometiendo a las mujeres a los mandatos de gestaciones obligatorias que implican restricciones éticas, morales, legales y constitucionales. En definitiva, marca su posición de no estar de acuerdo con el proyecto de ley aprobado por la cámara de diputados del Congreso de la Nación y no deja de estar aunado con los mandatos político-partidarios de la gestión actual de gobierno de la provincia.”

“Creo que la propuesta del Senador Pereyra, incurre un error grosero al mezclar dos procesos legislativos diferentes, que responden a objetivos y propósitos específicos y abordan aspectos de los seres humanos que deben ser tratados de forma diferenciada”.

“Uno de los avances del Proyecto de Ley sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo, justamente es darle otras opciones a las mujeres respetando su decisión, elecciones que van más allá de mandatos como la maternidad obligatoria al costo personal y social que sea, una mujer que decide sobre su vida, su cuerpo, sus tiempos y circunstancias, puede o no elegir interrumpir un embarazo y luego puede o no decidir dar en adopción. Es parte de lo que garantiza el proyecto de ley y que avasalla con su propuesta el Senador y equipo de asesores”.

“Es llamativo que un Senador y sus asesores, confundan procesos legislativos y por sobre todas las cosas, confundan el lugar que tiene el Estado como garante de derechos (porque de alguna forma también reconoce que el proceso de adopción no es adecuado, pero insisto es un tema aparte que no debe contaminar esta discusión sobre las mujeres y su derecho a decidir).”

“Le pediría al Senador que sea más serio en las propuestas y revise atentamente las argumentaciones y discusiones que ya se han realizaron al respecto, y trate de manera más respetuosa el tema que compete a la decisión de las mujeres”.

¿Qué expectativas hay para el movimiento de mujeres el próximo 8 de agosto?

MO: “En principio y como feminista que trabaja hace muchos años para garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su fecundidad, tengo todas las expectativas de que el 8 agosto, la legalización del aborto será un derecho conquistado por la lucha de los movimientos de mujeres.

Sin embargo, y siendo que al día de hoy la cantidad de votos a favor de la ley está casi empatada con los que no acuerdan; que hay una cantidad no menor de indecisos/as, más las presiones de algunos sectores políticos y eclesiales, no habría que descartar posibles modificaciones al proyecto votado en la cámara de diputados, que harían que el mismo vuelva a esa cámara.

De todas maneras, y aún con las idas y vueltas que sufra el proyecto para legalizar el aborto, hoy ya no hay retorno posible. Si la ley se sanciona, el trabajo para su implementación al interior de los equipos de salud, será enorme, dadas las resistencias, encubiertas o manifiestas de las instituciones sanitarias para que las mujeres decidamos sobre nuestra sexualidad y reproducción.

Y si la ley no se sanciona, “la marea verde” desplegada en los pañuelos verdes de la “Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, retomará con más intensidad la lucha por el verdadero ejercicio de los derechos sexuales y (no) reproductivos, cuya absoluta vigencia nos viene siendo negada a las mujeres, más allá de su vigencia legal y formal”.

CL: “ Esta es una pregunta más difícil de responder. Quisiera, deseo y espero que el Proyecto de Ley aprobado por el Honorable Congreso de la Nación sea Ley, luego de su tratamiento en el Senado.

Nos debemos, como sociedad, el respeto a la elección de una mujer es interrumpir su embarazo, y tenemos la obligación de garantizar un proceso de atención que sea de manera segura, gratuita, integral y con el acompañamiento que se requiera por parte de las instituciones del Estado.

Mis expectativas no son tan positivas como quisiera, siento que hay una puja muy pareja; sobre todo, porque a esta altura y con todo lo ya discutido y argumentado, siguen apareciendo a nivel de la cámara alta estas propuestas desprolijas, livianas y poco serias donde siguen filtrándose resistencias anquilosadas por el tiempo, pero vigentes aún”

Desde la Secretaria de las Mujeres coincidimos en que este proyecto solo desvía la verdadera discusión sobre la posibilidad de las mujeres de decidir sobre sus propios cuerpos y la legalidad del aborto que se viene discutiendo hace años en el movimiento de mujeres, y lejos de confiar en las instituciones, la media sanción es el producto de nuestra lucha y organización en las calles logrando instalar en la agenda pública, en cada lugar de trabajo y estudio, el debate.

No confiamos en ningún proyecto que venga de un partido como el MPN, que sistemáticamente ha vaciado la salud pública, que desfinancia la educación pública y que desmantela los programas que se dedican a la atención de las mujeres y la garantía de sus derechos.

Insistimos en que la lucha por el derecho al aborto, se dio por la fuerza de las mujeres en las calles, con un gran protagonismo de las más jóvenes, en las trabajadoras y estudiantes, que al calor de esta marea verde, tenemos hoy el desafio de ir por todos nuestros derechos y todas nuestras libertades, porque no nos basta con una discusión parlamentaria sin movilización, es que exigimos a los sindicatos y centros de estudiantes, un paro activo el 8 de agosto para que seamos cientos de miles en las calles, para que esta marea verde se convierta otra vez en tsunami.

Para ello, tenemos que redoblar fuerzas, no perder ni un minuto y seguir participando y organizándonos por nuestros derechos, pero también por lograr una sociedad sin explotación ni opresión.







Temas relacionados

Aborto legal, seguro y gratuito   /    Hospital Castro Rendón   /    MPN   /    Neuquén   /    Entrevista   /    Derecho al aborto   /    Géneros y Sexualidades   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO