JUICIO A LOS GENOCIDAS

Neuquén: Juicio a los genocidas. Privilegios e impunidad para los represores

Se llevó a cabo la primera audiencia de otro tramo de juicio por delitos de Lesa Humanidad en la región.

Martes 5 de septiembre | 20:08

La presencia de las Madres de Plaza de Mayo, filial Neuquén y Alto valle, con sus cuarenta años de lucha, en el salón de AMUC (Asociación Mutual de la Universidad del Comahue) donde se desarrollan las audiencias no influyó para que el Tribunal desestimara el pedido de la querella para que los imputados asistieran. En cambio la defensa, si, obtuvo el beneficio para sus defendidos y estos participaron a través de la video conferencia de este tramo del juicio conocido como “La Escuelita”.

Oscar Reinhold, Sergio San Martín y Eduardo Molina Ezcurra seguían la audiencia desde Comodoro Py. Gustavo Vitón seguía la transmisión desde La Plata y fue autorizado para participar del juicio desde la Cámara Nacional de Casación Penal (CABA). Cabe señalar que además de todas las garantías que gozan los imputados, el ex capitán Molina Ezcurra, solicitó tener salidas para ir a trabajar y uno de los jueces que participa en este Tribunal se lo concedió.

“No hay juicios sin imputados”, dijo Natalia Hormazabal al presidente del jurado y continuó diciendo “Vamos a solicitar en este acto que se disponga la comparencia de los imputados a todas las audiencias de juicio, a la vez que nos parece inadmisible que a cuarenta y un años de ocurridos estos hechos, y transcurrido trece años de la instrucción de esta causa, y habiendo sido todos los imputados condenados en diversos tramos, resulta un insulto a las víctimas, familiares, organismos de Derechos Humanos y a los treinta mil, que se les permita tener una presencia virtual”.

Natalia Hormazabal del CeProDH

Ines Ragni Madre de Plaza de Mayo

En la sala además de las Madres de Plaza de Mayo estuvieron presentes otros organismos de Derechos Humanos, trabajadores estatales, obreras textiles, ceramistas y madereros de MAM, quienes se acercaron en un cuarto intermedio a charlar con las Madres y contarles la situación de su conflicto.

“Estos juicios no tienen sentido si no se puede aportar a la verdad histórica de lo ocurrido en la región y el país, enfatizó la abogada querellante del CeProDh (Centro de profesionales por los Derechos Humanos), sino se permite verlos en el banquillo de acusados. Lograr que ellos estén imputados en el juicio, es producto de la lucha de miles y miles en todo el país. Por ello corresponde, que cada uno de los imputados hoy se sienten en esta sala de debate y den la cara a todo un pueblo que reclama por juicio y castigo”.

Durante toda la mañana se dio lectura a las acusaciones contra los imputados el único presente fue subcomisario de la Policía Federal, Jorge Soza, quien en varios tramos de las acusaciones es mencionado como el ejecutor de las detenciones ilegales de Alipio Quijada y Félix Urbano Alcides Oga. El primero de ellos, proveniente de la ciudad de Cutral Có, fue detenido junto a su esposa quien luego fuera liberada, en un operativo que contó con un despliegue enorme y desmedido para la detención. Alipio es una de las tantas víctimas que falleció antes de ver a los responsables juzgados y encarcelados. Félix Urbano Oga, fue secuestrado en la localidad rionegrina de Catriel en el mes de Marzo de 1976, por un grupo del Ejército, la Gendarmería y la Policía de Rio Negro. Luego de ser trasladado a varias comisarías y cárceles de Rio Negro, llega a la sede de la Policía Federal de Neuquén en donde reconoce a Soza, “el morocho de rulos”, como el que propinaba las torturas en los interrogatorios.

El subcomisario Soza considerado partícipe necesario de todas estas actividades ilícitas perpetradas durante la última dictadura, hoy, está bajo prisión domiciliaria en su casa.

Más allá de las evidencias existen las pruebas. Todos los imputados fueron vistos operando clandestinamente. Hay anotaciones sobre los lineamientos del destacamento de inteligencia donde se observa la magnitud de las actividades desplegadas durante los años de la represión.

A días de haberse cumplido un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, la pelea contra la impunidad de las fuerzas represivas del Estado continúa vigente.








Temas relacionados

Derechos Humanos   /    Genocidas   /    Juicio a Genocidas   /    CeProDH   /    Libertades Democráticas   /    Neuquén

Comentarios

DEJAR COMENTARIO