Internacional

ESTADO DE ISRAEL

Netanyahu profundiza su campaña antipalestina a horas de las elecciones

El actual primer ministro israelí va por la reelección, y ante un complicado escenario electoral, quiere ganar el voto ultraderechista de los colonos que ocupan por la fuerza territorios en Cisjordania.

Martes 17 de septiembre | 02:33

Este martes se desarrollan las elecciones al parlamento (Knéset) que a su vez deberá elegir al Primer Ministro. Unos 6,4 millones de israelíes están habilitados para votar y las encuestas auguran que ningún partido conseguirá la mayoría necesaria para formar gobierno, 61 diputados.

Las fuerzas principales, Netanyahu del partido Likud y el ex general de las Fuerzas Armadas Beni Gantz del partido Azul y Blanco, llegarían a los 32 cada uno. Las fuerzas que disputan el 3er lugar son la coalición de partidos árabes, e Israel Nuestro Hogar del ultraderechista laico Avigdor Lieberman, ambas con algo más de 10 diputados. Otros varios partidos ultraortodoxos estarían entre 5 y 7 diputados cada uno.

En este escenario, se descuenta que tras la formación del Knéset comenzarán arduas negociaciones para intentar acordar una coalición que pueda asumir el ejecutivo. Parece que no será fácil. En abril pasado, las discusiones fracasaron y el parlamento debió disolverse. Es que si bien la abrumadora mayoría de estos partidos coincide en continuar con la opresión y segregación de los palestinos y la colonización de sus territorios, difieren en las formas y ritmos de hacerlo.

Las posibilidades de formar gobierno van desde una gran coalición Likud-Azul y Blanco, pasando por alguna variante con Lieberman y otros ultraderchistas, hasta una coalición Azul y Blanco con los árabes.

Ante esto, Netanyahu, con serias causas judiciales blandiendo sobre su cabeza, se juega con todo a atraer el “voto colono” y conseguir un 5to mandato (sería el 4to consecutivo). Este sector ultrarreaccionario que vive armado hasta los dientes ocupando ilegalmente territorios palestinos, supera los 400.000 en Cisjordania y otros 200.000 en Jerusalén Oriental.

Te puede interesar: Netanyahu entre la horca nacionalista y la espada imperial

El primer ministro les acaba de prometer, si retiene el mandato, la anexión inmediata del Valle del Jordán (la zona más fértil de Cisjordania) como primer paso para la anexión de todas las colonias israelíes de Cisjordania. Según dijo, la anexión de esta región será un paso previo "a la aplicación de la soberanía israelí sobre todas las comunidades (judías) de Judea y Samaria (denominación bíblica para Cisjordania)".

El discurso colonialista es común en Netanyahu, pero en esta ocasión ha detallado áreas y establecido plazos concretos. Y como prueba de que va en serio, este domingo reunió a su gabinete en el propio Valle y anunció la regularización y extensión de la colonia Kiryat Arba, a las afueras de Hebrón y otras dentro del casco histórico de esa ciudad sagrada (que alberga la Tumba de los Patriarcas).

Además, Netanyahu saludó las negociaciones para un nuevo pacto militar con Donald Trump y dijo que el Acuerdo del Siglo que el magnate norteamericano está diseñando para “solucionar” el “conflicto” con los palestinos, garantizará las aspiraciones israelíes. "Le dije a Trump que planeo aplicar la soberanía a todos los asentamientos", sentenció. También señaló que ningún colono sería evacuado, que no reconocería el derecho al retorno a palestinos (la diáspora palestina supera los 5 millones) y que Jerusalén se mantendría unida, con la parte oriental anexada.

Pero los planes del primer ministro no son ni fáciles de lograr ni están exentos de consecuencias negativas ya que serían acciones unilaterales que violan el derecho internacional y las resoluciones de la ONU. No es que esto le importe mucho a Netanyahu (ni a sus predecesores) que ha lanzado ofensivas militares sangrientas contra los palestinos causando miles de muertos y heridos, pero sí debería preocuparle la resistencia palestina que en innumerables ocasiones ha salido a las calles a enfrentar la política colonialista y salvajemente represora del Estado de Israel.

Abriendo el paraguas, la Autoridad Nacional Palestina (conducida por el partido Fatah) que sigue la falsa estrategia de la ONU de “dos estados”, realizó este lunes su reunión en el Valle del Jordán, para mostrar su rechazo a las intenciones anexionistas del jefe de estado israelí. La reunión del ejecutivo palestino estuvo encabezada por el primer ministro, Mohamed Shtayeh, quien insistió en que este valle es "parte integrante de la geografía de Palestina" y calificó la propuesta de Netanyahu como "nula y vacía". El encuentro, remarcó, tuvo como fin "reafirmar la identidad palestina" del lugar.







Temas relacionados

Estado de Israel   /    Benjamin Netanyahu   /    Cisjordania   /    Israel   /    Palestina   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO