Cultura

ENTREVISTA // ROCK

Nagual “No sólo tenemos la idea de hacer música sino de colaborar con causas que nos representan”

La banda originaria de Mataderos habla del compromiso social que asumen como músicos y ciudadanos y cómo, a través del arte, se puede transmitir conciencia.

Viernes 22 de septiembre | 11:00

Miércoles a la noche y en Mataderos, cerca de Barrio Naón, se siente la humedad de la temperatura enrarecida que se instaló en septiembre y un poco de calor que anticipa la primavera. Detrás de un portón gris, que camufla muy bien una sala de ensayo, está Nagual, la banda de rock de barrio que hace un par de años salió de la denominación ‘under’ para pasar a ser una de las agrupaciones con mayor ascenso en la escena musical nacional de estos días.

Pablo, su manager, nos hace pasar. Pienso para mis adentros que eso no es una sala de ensayo; por las risas, la distención y la buena onda que se puede percibir es una reunión de amigos. Amigos que tocan profesionalmente pero que ante todo se divierten.

Entre cervezas, vinos, bromas e instrumentos musicales Ciriaco Viera (voz y guitarra), Facundo Terry (guitarra), Fabian Zabia (bajo), David Gagliardi (saxo), Agustín Artale (bateria) y Federico Belai (guitarra), nos invitan a sentarnos para empezar la entrevista que no será una entrevista formal sino que formará también parte de este encuentro de amigos.

Nagual empezó a finales del 2001, una fecha poco feliz para la historia argentina. Pareciera que ese comienzo no fue casual. Ésta es una de esas bandas que plasman en sus letras lo que sienten, lo que viven respecto al contexto social en el que están inmersos, no sólo como músicos, sino como simples ciudadanos. Ciriaco, el único integrante que quedó de la formación original, recuerda que el inicio de la banda tuvo que ver con “querer hacer algo que nunca había hecho y en la etapa de mi vida que me encontraba necesitaba hacer algo distinto.”

-L.I.: ¿Y la debacle nacional que se estaba viviendo, influyó en vos como músico a la hora de escribir las letras en ese entonces?

  •  Ciriaco: Si vos te ponés a pensar de dónde vino el blues, te encontrás con que vino de sociedades con algún tipo de problema y en las que la música es el dolor sacado hacia afuera. Cuando sentían que algo estaba mal, la música era la forma de poder comunicarse con otras personas. El hombre tiene a la música como una forma de expresión y yo me sentía con esa energía de querer expresar algo, viviendo una situación difícil. La música era la mejor manera que yo tenía de expresar eso.

    -L.I.: ¿Cómo llegaron a esta formación?

    -Ciriaco: Creé la banda con Claudio Vidal (baterista) y El Colo (bajista); ellos eran más grandes que yo, tenían familia, un trabajo… Cuando teníamos que ensayar ellos a veces no podían y así empezaron a venir otros músicos. Se llegó a la formación actual porque algunos se acercaron a través de amigos y a otros los fuimos eligiendo. Cada uno fue ingresando en diferentes momentos.

    -L.I.: Primer disco, 2004. Las redes sociales y el acceso a internet eran exclusivos, poco accesibles. ¿Costó la primera placa?

    Ciriaco: Sí. Una moto, el televisor y un DVD. Así lo pagamos. (Risas)

    -L.I.: ¿Y la difusión cómo fue? Porque no era que abrías una web o una fanpage. Además estaba el tema de que si no vendías tanta cantidad de entradas no cobrabas un mango…

    Ciriaco:
    Y sí… antes lo hacíamos a través de las radios, de los medios independientes porque eran los únicos que nos daban bola (risas). Cuando arrancás, pensás que todo es fácil. Que vas al Sí de Clarín y te va lo van a publicar y la realidad era que le mandabas un mail y no te lo respondían nunca y pagarlo era un montón de plata, una locura.

    Fabián: De hecho un día lo hicimos y no nos sirvió para nada.

    Federico:
    Nos sirvió pegar afiches en el barrio. Era más probable que la gente que nos conociera, tuviese piedad de nosotros y fuera a vernos (risas).

    Fabián: Nos íbamos de esquina a esquina a pegar afiches o también en los colectivos.

    Federico:
    Claro, las etiquetas que se pegaban con el sellito en los bondis…

    Fabián: También volantes o, como dijo Ciriaco, las radios de acá del barrio como Frecuencia Cero.

    Ciriaco: También FM La Boca fue fundamental porque en ese momento tenía una llegada terrible y una estructura muy buena, además le daban difusión a las bandas unders y anunciaban las fechas. Tuvimos una en el IMPA con otras bandas y pasamos de llevar 50 personas a 300. Estaba muy buena la propuesta: era una fábrica que estaba tomada por los trabajadores e hicimos esa fecha. Ahí nos dimos cuenta del poder que tienen los medios, para bien o para mal. Aplicado a la música pudimos llevar nuestro mensaje y nos funcionó.

    -L.I.: ¿Siguen sosteniendo esa cultura de ser independientes más que antes?

    Ciriaco: Siempre fue la misma. Nosotros buscamos la intención de hacer las cosas a nuestro gusto y tener la posibilidad de decir que no. Queremos pasarla bien y hacer lo que nos gusta.

    -L.I.: En junio se hizo un festival en conmemoración de los 15 años de la Masacre de Avellaneda por los asesinatos de Maxi (Kosteki) y Darío (Santillán) en manos de la policía. Ahora estamos viviendo algo similar con la desaparición de Santiago (Maldonado). ¿Qué los llevó a ser parte de ese evento tan importante?

    Ciriaco: Nosotros no solo tenemos la idea de hacer música sino de colaborar con causas que nos representan. Yo en esa época vivía en Avellaneda, conocía la estación, iba hasta ahí todos los días porque viajaba hasta Constitución para venir a Mataderos. Fui parte de ese momento y siempre me quedó esa imagen de injusticia tan oscura. Y sobre todo que haya sido probado. Fue algo que me golpeó mucho. Cuando nos preguntaron si queríamos participar del festival dijimos que sí porque estamos convencidos de las luchas que apoyamos.

    -L.I.: Pensaba con esto de que ya pasaron 15 años de la Masacre de Avellaneda, que a ustedes probablemente los sigan pibes de 15 años que no vivieron ese momento, que no saben demasiado lo que sucedió, ya sea porque eran muy chiquitos o porque no habían nacido…

    Ciriaco: Claro.... igual que nosotros que no vivimos la dictadura….

    -L.I.: Exactamente. ¿Ustedes creen que a partir de su participación en estos actos, y a través de la música, pueden transmitir cierta conciencia a los pibes que no vivieron esos hechos?

    Facundo: Yo creo que sirve mucho para los que vienen atrás… Es muy importante que la gente que vivió una determinada situación se la pueda expresar a las generaciones que vienen, que le despierten curiosidad, que quede en la memoria.

    Federico: Más allá de cualquier tendencia política que pueda llegar a existir, es un ser humano. Ninguno de nosotros va a estar a favor de que a alguien le pase lo que les pasó a ellos. Va desde lo esencial de la vida, defender la vida, y en nuestro caso, apoyándolo a través de la música. Es poder despertar la curiosidad en esos pibes al igual que nos pasó a nosotros con la dictadura. Nuestros viejos nos contaban y después veíamos a las bandas que tocaban en los actos conmemorativos con las Madres de Plaza de Mayo. A esa edad nos empezamos a preguntar ‘que era lo que había pasado’.

  •  L.I.: Llegaron a ser soporte de La Renga. ¿Cómo fue tocar en el mismo escenario? Fabián: Es uno de los recuerdos más locos que tengo con la banda. Son cosas que no te esperas, ¿viste? Además fue un cambio increíble: veníamos tocando en lugares chicos y de pronto un estadio. Fue muy emotivo. Federico: La Renga predica con el ejemplo, te enseña y te deja un legado que hoy quizá nosotros también estamos poniendo en práctica como, por ejemplo, invitar a tocar a otras bandas para que se puedan mostrar ante el público. Eso fue lo que hicieron ellos con nosotros y tratamos de devolver eso con gratitud.
  •  L.I.: En abril de este año salió el disco nuevo, Ciudad de Fuego (del que se pueden escuchar algunos temas en su web www.nagualrock.com.ar). ¿Cómo lo produjeron? ¿Cómo fue el proceso?

    Agustín: La primera vez que tocamos con el disco ya en la mano, fue en mayo en el microestadio Arenas. Este disco fue distinto a los otros. Yo estuve en el anterior, ‘Hacia la montaña’, que tenía otra metodología: grabar tres temas y subirlos, grabar otros dos temas y así… De esa forma se iba armando el rompecabezas del disco. En éste, nos juntamos a grabar todos y a tocar los temas en vivo. Sentimos que en vivo se logra una química y una unión muy copada que quisimos plasmar en un disco, por eso lo encaramos de una manera distinta. Tuvimos la suerte, a raíz de mucho laburo, de tener nuestra sala, nuestro estudio. La preproducciones las hicimos acá: Ciriaco traía una idea, la música o alguna letra, y el resto nos íbamos sumando de a poco. Grabábamos los ensayos, los escuchábamos y volvíamos a grabar. Nos juntamos todos los días, a la tarde y a la noche durante un año.

  •  L.I.: ¡Es mucho laburo!

    Agustín:
    Sí, pero por algo estamos los que estamos acá. Nos la jugamos entera, si no las cosas que logramos no las hubiésemos logrado. Lo hacemos con placer. Nos divertimos y lo disfrutamos mucho. Tenemos nuestros días, como cualquier persona normal, pero lo más lindo que nos puede pasar es tocar en el escenario, terminar, abrazarnos y sentir que eso es algo único.

    Federico: Hasta a venir a ensayar… Nos juntamos cuatro o cinco veces por semana y es un placer venir. Es como juntarse a jugar ahí adentro (de la sala). Y pasa lo que explicaba Agustín: creemos que nuestra música suena más caliente cuando tocamos todos juntos y por eso se llegó a la decisión de grabar un disco en vivo.

    Agustín: Además es una producción independiente, lo grabamos nosotros mismos. Como técnico en sonido tuvimos a Maty, nuestro sonidista, que es uno más de la banda. A eso súmale que cada uno grabó con sus instrumentos, como queríamos. Cerramos el estudio durante siete días y fue un disfrute grupal. Lo hicimos en lo que era el estudio ‘Del Abasto al Pasto’, ahora se llama Monsterland, y que es una quinta con pileta. Todos los días hacíamos costillares. Después lo mezclamos en nuestra sala, lo materizamos también acá y salió con el sello ‘Nagualito Records’. Fue un disco que, a nivel producción y satisfacción, nos generó un montón de cosas. Ahora tenemos que ver cómo es recibido por la gente.

    Federico:
    El afecto que nos dan en cada recital es también un poco el reflejo de esto. El apoyo a la banda es incondicional. El otro día hicimos un show en Escobar, por primera vez un microestadio nosotros solos junto con un equipo de laburo, y a pesar de la lluvia la gente vino igual.

    -L.I.: ¿Qué orgullo, no?

    Ciriaco: Sí, claro. Son desafíos. Vivimos de hacer desafíos.

    -L.I.: Y ahora se viene Obras. ¿Qué les pasa por la cabeza? ¿Cómo se preparan? Porque es un lugar emblemático para una banda de rock. Es la cúspide…

    Fabián: Nos pasa de todo. No es un concierto más. No sé lo que sentirá la gente de esta última generación, los jóvenes de ahora, pero cuando yo de chico iba a ver bandas ahí, representaba el decir “¡Mirá a dónde están los pibes! ¡Llegaron!”. Estar el 11 de noviembre, darme cuenta que vamos a tocar en Obras es, como dice Ciariaco, un desafío. Es un paso re importante para nosotros. Es difícil creer que lo que vos veías en su momento en ese escenario, ahora te está pasando a vos.

  •  L.I.: ¿Tienen pensado hacer algo distinto?

    Agustín: Tocar bien.(Risas)

    Ciriaco: Primero tenemos que saber bien qué vamos a tocar para poder decidir qué vamos a hacer y a quién vamos a invitar a participar de esto. Tenemos que hacer la lista.

    Agustín:
    Tenemos que ver el tema de la escenografía porque es un lugar con otras dimensiones y nos cambia mucho toda la movida que hacemos cotidianamente.

    Federico:
    Tampoco podemos salirnos de lo que es la presentación del disco porque en Capital Federal todavía no la hicimos.

    -L.I.: Si se tuvieran que quedar con un tema del disco ¿cuál es el que eligen por sobre el resto?


    Fabián:
    Creo que ‘Día tras día’. Fue el primer tema y lo tuvimos que tocar mil veces. Cada vez que lo toco lo disfruto mucho.

    -Federico: Yo estuve a punto de dejar la guitarra (risas). Son cuatro acordes pero lo que lleva adentro el tema es como el huracán Irma. Tuve frustraciones personales porque no lo enganchaba. Creo que ese tema nos generó a todos algo muy fuerte. Para mí es de otro, no puede ser que sea de Nagual, es como hacer Obras. Es la misma sensación.

    Fin de la nota. Nos levantamos, posan para la foto. Se hacen chistes entre ellos y nos invitan a sentir esa química única que logran al tocar. Entran a la sala, se calzan los instrumentos y empiezan los primeros acordes. Se nota que se divierten, que lo hacen con placer, con ganas y amor. Se nota que laburaron mucho, que a todo le pusieron corazón. Ahí está Nagual. Jugando como chicos, tocando como profesionales y afrontando desafíos cada vez más grandes.

    Twitter:
    @NagualOficial
    Facebook: www.facebook.com/NagualRock
    Pinku: www.piknu.com/u/nagualoficial








    Temas relacionados

    Rock   /    Cultura

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO