Cultura

México

Nada que festejar

México se viste de rojo, blanco y verde: los colores de su bandera. El presidente Peña Nieto saldrá al balcón del Palacio Nacional en el Zócalo para dar el Grito. Familias y amigos se reunirán -pozole, tostadas y tequila mediante- para conmemorar un nuevo aniversario de la Independencia de México. Pero este año no es como todos: con la aprobación de las reformas estructurales ha iniciado la entrega de los recursos energéticos a las trasnacionales. Un nuevo proceso de recolonización ha iniciado.

Bárbara Funes

México D.F |

Martes 16 de septiembre de 2014 | Edición del día

Crisis en la Península Ibérica

La Casa de Borbón estaba en crisis desde 1808: había sido apresada por Napoleón Bonaparte, cuyo ejército había invadido España. Carlos IV y su hijo Fernando VII abdicaron ambos a favor de Napoleón Bonaparte.

La mayoría de los oficiales españoles de alto rango se habían rendido sin luchar. Pero el pueblo español ya mostraba su bravura: hombres, mujeres y niños defendían con sus vidas cada centímetro del territorio.

Sin embargo, a los ojos de las colonias americanas, si no había rey, podían gobernarse por sí mismas.

Antecedentes de rebelión

Desde la conquista de México, con la derrota del imperio mexica, hasta 1810, la resistencia contra la opresión española tuvo distintas expresiones.

Entre ellas, rebeliones de africanos esclavizados, como la liderada por Gaspar Yanga, un esclavo que fundó el Pueblo San Lorenzo de los Negros, en Veracruz, en los primeros años del siglo XVII, tras duros combates contra los españoles.

Rebeliones indígenas, como la protagonizada por el guerrero indígena Jacinto Canek en la península de Yucatán, en 1761, que terminó con su ejecución por parte de las autoridades virreinales.

Conspiraciones de criollos, excluidos de puestos de responsabilidad en el gobierno virreinal y discriminados por los peninsulares, como la que encabezaron José Mariano Michelena y José María Obeso en 1809 en Valladolid, hoy Morelia, capital del estado de Michoacán.

El movimiento insurgente

Había quienes querían mantener la monarquía, pero gobernar las colonias durante el periodo en que Fernando VII fue prisionero de Napoleón. Hubo otros más radicalizados, que consideraban que había que declarar la independencia y romper definitivamente con España.

Durante once años de duros combates, los realistas no conseguían doblegar a la insurgencia. Decapitaban el movimiento con la ejecución de sus principales caudillos, y surgían nuevos.

Criollos ilustrados, campesinos, artesanos, esclavos, indígenas, mestizos de las distintas castas, hombres, mujeres y niños participaron activamente del movimiento. El pueblo mexicano dio todo de sí para liberarse de la opresión española.

La declaración de Independencia

En 1821, Agustín de Iturbide, uno de los jefes realistas, al concluir que no iban a poder aplastar a los insurgentes, decidió pactar con ellos. Por su parte, Vicente Guerrero, líder insurgente, con su guerra de guerrillas tampoco podía vencer a las tropas realistas.

Al mismo tiempo, firmó con el último virrey, Juan O’Donojú, los Tratados de Córdoba, documento que reconocía la independencia de México, pero donde se establecía como régimen de gobierno la monarquía, y se constituía el Imperio Mexicano.

Se formó una Junta Provisional Gubernativa que excluyó a todos los líderes insurgentes y proclamó emperador a Agustín de Iturbide.

Así, la independencia de México estuvo trunca desde un inicio, a pesar de la combatividad y de la abnegación del pueblo mexicano.

A mediados del siglo XIX se sucedieron dos intervenciones, una francesa y otra estadounidense y la entrega de una parte importante del territorio mexicano al gobierno de James Polk.

Fue el presidente Antonio López de Santa Anna el protagonista de la entrega a Estados Unidos de 2,349,574 km2 de territorio, aproximadamente 120% de la superficie que hoy constituye México. Ese territorio hoy conforma los estados de California, Nevada, Utah, Nuevo México, Texas y partes de Arizona, Colorado, Wyoming, Oklahoma y Kansas.

La nueva recolonización

Hoy el gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) acaba de aprobar las reformas estructurales con el aval del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Estas reformas constituyen un salto en la entrega al imperialismo. Habilitan la entrega a los recursos energéticos a las grandes corporaciones internacionales, como General Electrics (manufactura de equipo petrolero) y Siemmens (generación de electricidad), entre otras.

Al mismo tiempo, se avanza en la precarización de las condiciones laborales, con la ofensiva contra el magisterio con la reforma educativa, y antes con la extinción de la empresa Luz y Fuerza, que golpeó al emblemático Sindicato de Electricistas de México, que contaba con una gran tradición de lucha y organización.

A través de la gestión de su gerente Enrique Peña Nieto, el imperialismo estadounidense busca recuperar terreno en la geopolítica mundial con esta nueva recolonización de México. Peña Nieto viene demostrando la mayor presteza en el cumplimiento de las directivas del gobierno estadounidense, como viene demostrando con la militarización de la frontera para reprimir a los migrantes latinoamericanos. Es Peña Nieto quien militarizó las fronteras para reprimir a los migrantes, de acuerdo con las directivas del gobierno estadounidense.

Los trabajadores y el pueblo no pueden esperar nada de los partidos del Congreso, comprados por los grandes empresarios. La vía pacífica y legal que propone Andrés Manuel López Obrador para resistir las reformas estructurales, la misma que impulsa desde 2006 para “luchar” contra el fraude electoral, ya se ha revelado impotente.

No enfrentar esta nueva recolonización significará ser una estrella más de la bandera yanqui, un estado asociados más a Estados Unidos.

A 204 años del inicio de la lucha por la independencia, los trabajadores y el pueblo mexicanos tienen planteado conquistar una verdadera independencia política y económica de Estados Unidos. Y para eso, sólo pueden confiar en sus propias fuerzas y su organización desde las bases.







Temas relacionados

Historia   /    Cultura   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO