Internacional

GIRA INTERNACIONAL DE ANDREA D'ATRI

Munich: importante debate hacia la huelga internacional de mujeres del 8M

Fue en el primer gran evento de Pan y Rosas en la ciudad alemana y contó con la presencia de su fundadora Andrea D'Atri. Muchos presentes eran estudiantes universitarias y secundarias, y también trabajadoras precarizadas. ¿Hacia dónde va el movimiento de mujeres que está emergiendo en todo el mundo?

Stefan Schneider

Grupo RIO - Berlín

Domingo 3 de febrero | 11:46

A las 7 de la tarde, el salón estaba lleno. Como las sillas no fueron suficientes, algunas de las presentes se sentaron en el piso o asistieron al evento en pie. Entre ellas hubo docenas de estudiantes secundarias, mujeres migrantes, trabajadoras de diversos sectores, como el sector hospitalario, pero también activistas del movimiento de mujeres durante décadas.

Todas vinieron a debatir con la feminista y marxista argentina Andrea D’Atri, fundadora de la organización socialista de mujeres Pan y Rosas y miembro de la dirección del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). En su gira por Europa hablará entre otras sobre el surgimiento de un nuevo movimiento de mujeres en todo el mundo y especialmente de sus experiencias en Argentina. D‘Atri participó junto a Narges Nassimi, con la traducción de Lilly Schön, ambas fundadoras de Pan y Rosas en Alemania, moderada por Lisa Sternberg, una enfermera de Munich.

El evento, que se realizó con el apoyo de la fundación Rosa Luxemburgo, debido a su gran afluencia es un signo del dinamismo de un movimiento de mujeres que también se está desarrollando en Alemania.

Narges Nassimi comenzó con un análisis de la situación actual de las mujeres trabajadoras en Alemania y sus luchas, tanto en su significado histórico como en su forma actual. Comenzando por el movimiento feminista de los años 60 y 70, pasando por las huelgas de mujeres de los años 90, hasta hoy, contó acerca de las luchas laborales de las mujeres migrantes por igual salario por igual trabajo, hasta las movilizaciones contra las legislaciones sexistas y las luchas de las mujeres refugiadas:

"1994 fue la última huelga de mujeres en Alemania. En esa época, la lucha estaba dirigida contra la pobreza, el desempleo, la reducción de las prestaciones sociales y la precariedad de las condiciones de trabajo. También es muy interesante que hayan luchado contra la colocación de mujeres refugiadas en campamentos. Estos temas siguen siendo de actualidad y sus demandas no han sido satisfechas hasta la fecha".

Además, muchas mujeres trabajadoras se ven afectadas por la opresión racista, ya sea mediante la criminalización del movimiento de mujeres kurdas o la exclusión de millones de mujeres migrantes del derecho al sufragio.

Ante esto, es de importancia estratégica restablecer el vínculo entre el movimiento de mujeres y el movimiento obrero. Las luchas de las mujeres de las últimas décadas fueron a veces movimientos de masas con la participación de muchas trabajadoras, pero no existía una conexión orgánica con las luchas de la clase obrera. Con la excepción de algunas luchas emblemáticas, no se las asoció con huelgas en las fábricas y también se las mantuvo vehementemente al margen de la burocracia sindical. Así, el movimiento obrero se limitó a cuestiones "puramente económicas", mientras que el movimiento de mujeres se institucionalizó cada vez más y se integró en las ONG y en el aparato estatal. De la crítica al sistema del capitalismo patriarcal, se pasó al horizonte limitado de la liberación individual y la inclusión y expansión de los derechos en el marco del sistema gobernante.

Narges, por otro lado, enfatizó la tarea de reconstruir un feminismo socialista que ve el capitalismo y el patriarcado inseparablemente unidos y que sólo puede ser derrocado en una lucha común. Exigió que la huelga de mujeres en desarrollo, con sus reivindicaciones, sea llevada a los sindicatos y, por lo tanto, a las empresas, escuelas y universidades.

Andrea D’Atri comenzó su presentación con un enfoque especial en la situación internacional de la mujer. La tendencia a la polarización social y política no sólo se refleja en una serie de gobiernos de derecha como Brasil, Polonia o Estados Unidos. Hoy casi el 50 por ciento de los trabajadores asalariados son mujeres, la mayoría de ellas con empleos precarios. En los últimos años, por ejemplo, ha habido grandes movilizaciones de mujeres en todo el mundo, anunciando una nueva fase en la lucha de clases.

De particular importancia aquí es la experiencia de la lucha del movimiento de mujeres en Argentina en los últimos años, que ha crecido desde el 2015 y ha llevado a cabo una lucha histórica por el derecho al aborto en el 2018. Las lecciones de la última demuestran que el movimiento de mujeres no puede confiar ni en el Estado ni en los partidos reformistas, sino sólo en su movilización en las calles, y especialmente en su conexión con la clase obrera, que es la única que puede realmente paralizar todo este sistema de explotación y opresión debido a su posición en el proceso de producción, con las mujeres trabajadoras al frente.

La lucha en Argentina -por la legalización del aborto, pero también contra los feminicidios, contra los despidos y contra los recortes impuestos por el Fondo Monetario Internacional y el imperialismo- continúa el 8 de marzo. Andrea se centró en la necesidad de una política hacia los sindicatos para superar la política obstruccionista de la burocracia sindical a través de la presión de la base y reconquistar a los sindicatos como órganos de lucha contra la explotación y la opresión. Andrea D’Atri planteó:

"Dentro del movimiento de mujeres argentinas exigimos que los sindicatos convoquen a asambleas en todos los lugares de trabajo para votar sobre el paro".

En la siguiente ronda de preguntas y discusiones con más de una docena de discursos, surgieron muchas preguntas. Desde una profundización de la discusión sobre el aborto, sobre la actitud hacia la prostitución, sobre las experiencias del movimiento de mujeres en los años 70, hasta el "feminismo del 99%". En relación con esto último, Andrea aclara nuevamente por qué es necesaria una perspectiva revolucionaria de la clase obrera en el movimiento de mujeres:

"No queremos que unas pocas mujeres puedan convertirse en explotadoras. Queremos derrocar el sistema de explotación".

Al final del evento hubo una convocatoria para la organización de una fuerte huelga de mujeres el 8 de marzo, también aquí en Alemania. En Munich, las condiciones para ello son buenas: en la reunión de trabajo del día siguiente, más de 50 mujeres se reunieron en la casa de la central sindical DGB.

El 23 de febrero Andrea hablará de nuevo en Alemania. En Berlín presentará su libro "Brot und Rosen. Geschlecht und Klasse im Kapitalismus" (Pan y Rosas. Antagonismo de Género y Pertenencia de Clase en el Capitalismo), que fue traducido al alemán por Lilly Schön.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO