Cultura

70 AÑOS DE LA MUERTE DE MUNCH

Munch, precursor del expresionismo (Parte 1)

Un día como hoy, pero de 1944, moría el artista noruego Edvard Munch. Su obra más recordada es “El grito” de 1893. Este año, tras cumplirse 70 años de su fallecimiento, sus producciones pasaron al dominio público.

Viernes 23 de enero de 2015 | Edición del día

Edvard nació el 12 de diciembre de 1863 en Noruega en una familia de clase media. Su vida estuvo marcada por el dolor y los problemas de salud que afectaron a su familia. Su madre murió cuando él era aún un niño, y a lo largo de su vida soportó las pérdidas de sus hermanos y su padre. Munch mismo estuvo enfermo con frecuencia. No obstante esto, demostró un gran talento para el dibujo desde muy temprana edad. Enfermedad, muerte, locura y dolor son temas que lo obsesionan y motivos frecuentes en su obra.

En 1879 empieza a estudiar en la Escuela Técnica de Arquitectura pero al poco tiempo abandona esta institución para empezar su carrera en las artes. Oslo, fue considerada la cuna del movimiento bohemio noruego, que Munch integró junto a los artistas Oda y Christian Krogh, y al poeta Hans Jaeger. Este movimiento, enraízado en el expresionismo, agrupaba a artistas radicales y anarquista quienes dirigían sus trabajos y provocaciones contra la moral burguesa. En esta época se acercó especialmente a los círculos anarquistas nórdicos, como se refleja en su obra “Jurisprudencia” que retrata a jóvenes revolucionarios. La novela “Un Bohemio de Cristiania” escrita por Hans Jaeger, fue de gran influencia para la época tan es así que a este movimiento se lo conoce también como los Bohemios de Cristianía. La obra fue confiscada inmediatamente después de su aparición, y también Munch comenzó a ver cómo sus cuadros causaban gran escándalo.

JPEG - 135.3 KB

Pintura: El grito (1893)

Casi no recibió educación formal, pero posteriormente, hacia 1885, viajó a París y se relacionó con la vanguardia artística del momento: Manet fue su gran ídolo, como así también tomó contacto con otros artistas, sintiéndose atraído por la obra de Paul Gaugin y Henri de Toulouse-Lautrec. Durante este período fue decisiva su relación con el dramaturgo August Strindberg. Esta experiencia no solo le aportó una nueva forma de concebir el arte, donde desarrolló un estilo personal basado en la fuerza expresiva de las líneas, sino que también se sumergió en una vida bohemia, agobiado por el alcohol y los desamores.


Pintura: Ansiedad (1894)

En adelante Munch pasará sus días instalándose por momentos en París, Berlín o Noruega. Se lo considera un artista genial, precursor del movimiento expresionista, corriente artística que buscaría la expresión de los sentimientos y las emociones del autor, más que la representación de la realidad objetiva. En la segunda parte de este artículo nos adentraremos en ese período.

Entre sus obras más reconocidas se encuentran: "El Grito" (1893), "Ansiedad" (1894), "Las cuatro edades" (1904) y "El Asesino" (1919).


Pintura: Las cuatro edades (1904)}


Pintura: El Asesino (1919)






Temas relacionados

Edvard Munch   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO