Internacional

FRANCIA

Multitudinarias protestas en Francia contra el aumento del combustible

El fin de semana se registraron cortes de carreteras y movilizaciones en más de 2000 puntos de todo el país ante la decisión del gobierno de aumentar los carburantes. Ya se llamó a una nueva movilización en París para el próximo sábado.

Lunes 19 de noviembre de 2018 | 11:30

Este fin de semana Francia estuvo teñida de protestas de los conocidos como "chalecos amarillos" (en alusión a la prenda fluorescente que usan los manifestantes, obligatoria en las rutas) contra el aumento de los impuestos a los combustibles, incluso en varias ciudades continúan hasta hoy, ya que volvieron a registrarse cortes de rutas y refinerías.

Las acciones fueron multitudinarias, principalmente en regiones del interior del país, en más de 2 mil puntos participaron 300 mil personas y dejaron un saldo de 400 personas heridas, una mujer que murió atropellada y casi 300 detenciones.

El Gobierno de Emmanuel Macron decretó un aumento de los impuestos a los carburantes de 7,6 céntimos por litro para el diesel y de 3,9 céntimos para la nafta para evitar el uso de vehículos contaminantes y promover la energía limpia. Además, a partir de enero se aplicarán además tasas suplementarias de 6 y 3 céntimos, respectivamente.

El ministro de Transición Ecológica, François de Rugy, declaró que "hay que mantener el ritmo de nuestras medidas que servirán para liberarnos de la dependencia del petróleo y evitar que (un aumento de precio del barril) no afecte nuestra economía”, y abogó "por dejar la trampa del auto".

La protesta, que comenzó por el alza tributaria sobre los carburantes para financiar la transición energética, se ha extendido rápidamente ante la falta de poder adquisitivo en general, por el aumento del desempleo y los trabajos precarios, sobre todo en la juventud.

Macron, quien se encuentra en su nivel más bajo de popularidad desde que asumió (sólo un 25%) hizo oídos sordos a los reclamos, ya que utilizando un discurso basado en el cuidado del medio ambiente, intenta hacer pagar el costo de la transformación del transporte en los usuarios, garantizando así que las ganancias de los dueños de las refinerías sigan intactas.

Los manifestantes ya convocaron a otra gran concentración en París para el próximo sábado. En Facebook, 143.000 usuarios se han mostrado ya "interesados" por el evento que da cita a los "chalecos amarillos" en la plaza de la Concordia de París entre las ocho y las once de la mañana, para marchar hacia el Elíseo.

El vocero del Ejecutivo, Benjamin Griveaux, reiteró esta mañana en una entrevista en "RMC" que no dará marcha atrás en la fiscalidad del combustible y retomó las palabras del primer ministro, Édouard Philippe, que aseguró ayer "haber escuchado" el descontento popular.

"Piden poder vivir decentemente de su trabajo, que sus hijos vivan mejor que ellos, es por eso que preferimos poner impuestos en el carburante y no en el trabajo y hemos puesto en marcha dispositivos para acompañarlos porque la transición ecológica es difícil", dijo Griveaux, y aseguró que hay que sacar a Francia del modelo petrolero actual porque "si dentro de 18 meses los países productores" deciden aumentar el precio del barril esto repercutirá directamente en el "bolsillo de los franceses".

Para el gobierno de Macron, el costo debe ser pagado por los usuarios y no por las empresas que continuarán ganado millones a pesar de la reconversión de los autos hacia una “transición ecológica”, que en definitiva esconde un nuevo golpe a los trabajadores.







Temas relacionados

Protestas   /    Combustible   /    Petróleo   /    Aumentos   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO