Géneros y Sexualidades

PRONUNCIAMIENTO DE PAN Y ROSAS BOLIVIA

Mujeres reprimidas por protestar, feminicidas sueltos y en libertad.

Desde Pan y Rosas repudiamos enfáticamente la represión contra las mujeres movilizadas el pasado 7 de julio en la ciudad de Cochabamba, durante "Marcha por la vida, el cuerpo, el territorio y la dignidad" realizada como parte del encuentro del feminismo autónomo “Aquelarre Subversiva”.

Lunes 10 de julio | 08:55

Desde Pan y Rosas repudiamos enfáticamente la represión contra las mujeres movilizadas el pasado 7 de julio en la ciudad de Cochabamba, durante "Marcha por la vida, el cuerpo, el territorio y la dignidad" realizada como parte del encuentro del feminismo autónomo “Aquelarre Subversiva”. Las compañeras fueron violentamente desmovilizadas por un numeroso contingente policial, golpeadas y gasificadas sin consideración de la presencia de niños y niñas, tomando a cuatro de ellas presas (una argentina, una chilena, una española y una boliviana) y dejándolas incomunicadas durante horas para ponerlas en libertad a condición de firmar un acta de compromiso con el cual hoy se busca obligarlas a pagar una suma absurdamente alta de dinero, a título de la supuesta “reparación de daños”, tal como señala su pronunciamiento .

El día de hoy 10 de julio fueron citadas por la Fiscalía de Cochabamba a las 12:00 HRS., frente a lo cual se ha convocado a una concentración en inmediaciones de la FELCC de este departamento. Manifestamos nuestra solidaridad con las compañeras y exigimos que se levante esa multa impuesta en su contra así como sumamos nuestro apoyo a esta concentración.

No es un caso aislado, es el capital y el patriarcado

Este hecho se produce en un contexto altamente represivo contra diversos sectores: abundantes son los antecedentes de arremetidas contra el movimiento indígena que resiste frente a los megaproyectos protransnacionales o el hostigamiento y criminalización del movimiento obrero cuando este no se subordina a los dictámenes del gobierno y su burocracia sindical aliada. La policía, como buen aparato represivo de este Estado burgués, actúa con gran eficacia contra las mujeres movilizadas así como contra indígenas y trabajadores, y no lo hace ni hará jamás contra los violadores y feminicidas que se pasean impunemente por las calles, con su venia y complicidad así como la de todo el aparato judicial.

Además de eso, es la propia policía la que protagoniza frecuentemente casos de brutal violencia contra nosotras. No olvidemos por ejemplo el caso de Minerva, joven con discapacidad mental víctima de una violación policial colectiva el año 2014 y desaparecida por varios días luego de sentada la denuncia para ser hallada “fortuitamente” en un nosocomio de dependencia estatal, situación reeditada sobre otras jóvenes durante los siguientes años, sin mencionar feminicidios como el de Hanalí Huaycho y otras tantas denuncias de violencia ejercida por funcionarios de esta institución.

Sabemos de sobra que la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida y pese a que se predique casi religiosamente sobre “los avances del Proceso de Cambio” y la tan citada Ley 348, las más oprimidas y explotadas no hemos dejado de recibir garrote e impunidad. En nuestro país muere una mujer cada tres días víctima de feminicidio, y según datos de la propia FELCV (Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia) más de 5 violaciones son denunciadas diariamente y con total seguridad hay cientos más que no lo son. Según datos de la ONU, más del 80% de estos casos quedan impunes, siendo Bolivia el primer país latinoamericano con mayor grado de violencia física contra las mujeres y el segundo en violencia sexual después de Haití.

El hecho de que se reprima y hostigue una protesta de mujeres que denuncian esta situación, haciendo mucho más en contra de ellas de lo que sea hace diariamente por alcanzar justicia para nuestras muertas, expresa con claridad el carácter represivo, anti popular, patriarcal y pro capitalista de este Estado y gobierno, que utilizan el aparato policial y judicial para perseguir a quienes se movilizan y hacen de la “justicia” una mercancía accesible solo para quienes detentan poder económico y político.

Rechazamos este nuevo acto de represión estatal y manifestamos nuestro apoyo y solidaridad a las compañeras que pese a estar en libertad, continúan siendo objeto de hostigamiento por la abrumadora cantidad de dinero que el Estado quiere imponer sobre ellas como si de un escarmiento se tratara, para que nadie más se ponga en acción. Hechos como estos dan cuenta de lo necesario que es continuar organizándonos y luchar por nuestra verdadera emancipación.

¡Basta de represión contra la protesta social!
¡Solidaridad y apoyo a las compañeras feministas reprimidas en Cochabamba!

Pan y Rosas Bolivia






Temas relacionados

feminicidios   /   Patriarcado   /   Marcha    /   Cochabamba   /   Mujeres   /   Represión policial   /   Violencia hacia las mujeres   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO