Géneros y Sexualidades

GATILLO FÁCIL

Mujeres luchando por justicia

Las madres de Franco Casco y Jonatan Herrera y la hermana de Gerardo Escobar, jóvenes asesinados por la policía en Rosario, viajan junto a Pan y Rosas al Encuentro Nacional de mujeres.

Viernes 9 de octubre de 2015 | 18:57

Fotografía: La Brújula

La Izquierda Diario se juntó con la delegación de mujeres familiares de víctimas del gatillo fácil que viajan al Encuentro Nacional de Mujeres con Pan y Rosas. En una charla muy amena contaron porque deciden viajar y manifestaron lo que quieren ir a decir.

“Luchamos por nuestros hijos, contra la impunidad, pero también por mejores condiciones para los trabajadores, mejores salarios, por una sociedad mejor, por la igualdad de género, porque no queremos más chicos muertos por ningún motivo, todos los días como mujeres luchamos por eso”, expresó Maria Elena, madre de Jonatan Herrera. Su hijo, un joven asesinado por la Policía de Acción Táctica en enero del corriente año. Hoy elige viajar al encuentro nacional de mujeres para continuar con la lucha que comenzó hace nueve meses.

“Viajo al encuentro de mujeres primero porque soy mujer, hermana y mamá. No quiero que les pase a mis hijos lo que le pasó a mi hermano. El dolor es enorme, pero me siento fuerte, porque ya estoy en la lucha. Viajo para que todas conozcan el caso de Gerardo Escobar. Es una lucha por mi hermano y por toda la sociedad, somos muchos los que vivimos esto. Voy a seguir este camino hasta el final, hasta el día que cierre los ojos no voy a parar de luchar”, explicó Luciana, hermana de Pichón. Uno de los casos emblemáticos de la violencia institucional de Rosario, desaparecido y asesinado por la policía y patovicas.

Elsa, madre de Franco Casco es de Florencio Varela y hace un año se mudó a Rosario en busca de su hijo, a quien habían desaparecido y asesinado luego de estar detenido en la comisaría séptima. Como mujer carga una historia de vida durísima, como madre hace un año que pide justicia. “Pensé que nunca me iba a tocar, pero me tocó y ahora lucho y tengo fuerza y no vamos a bajar los brazos. Vamos juntas con las otras familias en esta lucha”.

Según relatan, ellas eran de esas mujeres que miraban por la ventana o por televisión la lucha de otras familias víctimas de la violencia institucional, le arrebataron la vida de un familiar y a raíz de ese hecho se convierten en sujetos activos de lucha. “Desde que asesinaron a mi hermano creí que nada bueno me iba a ocurrir, pensé que todo lo que viniera después iban a ser cosas malas, creí en que no íbamos a hacer justicia, en esos días vi mi mundo derrumbarse. Aparecieron ustedes y todo lo que creí haber perdido volvió. El dolor no se va nunca, vivimos con eso y por eso luchamos”, contaron a dupla las dos hermanas de Jonatan Herrera, mujeres jóvenes que se pusieron a la cabeza de esta pelea contra el Estado y la impunidad.

“El cambio ya empezó”

Mujeres que con sus miradas inyectadas de bronca y dolor pelean todos los días, contra quienes les arrebataron las vidas de seres queridos, pero también contra quienes las oprimen. Mujeres que se ponen a la cabeza de la lucha contra el gatillo fácil. Mujeres que “mientras van marchando, luchan también por los hombres. Ya que ellos son hijos de mujeres, y los protegen maternalmente. Porque no quieren que sus vidas sean explotadas desde el nacimiento hasta la muerte”.

Manifestaron que les parece importante ir al encuentro de mujeres a compartir formas de organización y de lucha con otras mujeres, a que conozcan como se organizan en Rosario y ellas conocer como lo hacen en otros lugares del país. “Queremos ir a transmitirle a otras mujeres que son madres o van a serlo que salgan a pelearla por sus hijos. Yo era una de las que esperaba que a mi hijo no le pase, por eso les queremos decir a las mujeres que luchen siempre”, contó Maria Elena y continuó: “Si no nos unimos nosotras, nadie nos va a venir a ayudar. Hagamoslo ahora, no esperemos a que sea tarde”.

Luciana, hermana de Gerardo Escobar hizo referencia a lo que se puso como objetivo desde el asesinato de su hermano: “Queremos que todo esto pare, sabemos que no va a cambiar de un día para otro, pero con intentarlo, aportando un poco de cada uno, en un futuro podemos ver un cambio”, ante estas palabras, Julieta, hermana de Jonatan Herrera le contestó con una sonrisa: “El cambio ya empezó y lo estamos haciendo nosotras”.







Temas relacionados

XXX Encuentro Nacional de Mujeres   /    Gerardo Escobar   /    Jonatán Herrera    /    Franco Casco   /    Encuentro Nacional de Mujeres   /    Pan y Rosas   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Santa Fe   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO