Géneros y Sexualidades

XXXI ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES

Mujer y afrodescendencia, por primera vez en el Encuentro de Mujeres

Luego de treinta encuentros nacionales de mujeres, se logró por primera vez que se incluya el taller mujer y afrodescendencia. Hubo más de cien participantes de Argentina, Perú, Bolivia, Colombia y Brasil.

Domingo 9 de octubre de 2016 | 10:14

“En la Revolución de la República Argentina, participaron mujeres negras, pobres, esclavas, cocineras, lavanderas y mujeres afro de la comunidad blanca, mal llamadas mulatas. Nosotras estamos acá desde siempre. Nosotras seguimos, aunque ellas hayan sido borradas. Es la primera vez en la historia que nos presentamos como mujeres afro y políticas. Es la primera vez que se nos da un espacio, a pesar de que nos gastamos la voz reclamando nuestro derecho a ser escuchadas. Pusimos el cuerpo a todas las causas de género, muchas de nosotras estamos formadas académicamente pero el color de nuestra piel nos condiciona y nos impide ejercer nuestra profesión”.

De esta manera abría el taller una de las coordinadoras. Luego se dio la palabra a todas las participantes. Las temáticas a tratar fueron diversas. Invisibilización y ocultamiento en los registros de la memoria histórica argentina del pasado esclavista y de los aportes a las comunidades afro al país, violencia institucional, persecución y hostigamiento de las fuerzas de seguridad, racismo, discriminación y estigmatización, estrategias de lucha de las organizaciones de las comunidades afroargentinas, entre otros.

Fueron numerosas las intervenciones, las anécdotas y las propuestas para extender la organización y la visibilizarían de las problemáticas de las mujeres negras y afrodescendientes. “No podemos permitir que a los niños en la escuela les sigan pintando con corcho la cara para los 25 de mayo, hay que recuperar la historia y la tradición afroargentina porque se cree que en éste país siempre vivieron blancos”, “los negros son los primeros desaparecidos”, coincidían las docentes que permanecieron en el intercambio desde las 15 hasta las 18.

En el salón ubicado en el segundo piso de la Facultad de Humanidades y Artes muchas mujeres negras se plantearon la cuestión de la identidad y el reconocimiento de ésta como uno de los principales ejes a tratar. “Yo me di cuenta que era negra por mi pelo, y como los negros están anulados de la historia tengo que comenzar a reconstuirla pero de manera oral”, declaró una de las participantes.

“Ser mujer y ser negra no es fácil porque vivimos en un mundo que está dominado por estructuras racistas. La mujer afro es la última en la escala de la sociedad y la primera en la opresión. O sea, ganamos los peores sueldos, trabajamos más que cualquier otra persona, tenemos menos derechos. Traemos las historias que empiezan con la esclavitud, en ese proceso nosotras siempre trabajamos, pusimos el cuerpo para poder hasta sobrevivir, somos hijas y nietas de la resistencia de mujeres y hombres que fallecieron en esta constante lucha contra el racismo. Todavía seguimos luchando por mejores condiciones de trabajo, por ingresar en una facultad, pero ahora somos más y podemos más. Estas mujeres están cambiando sus destinos, sus vidas” dijo para La Izquierda Diario Denise Braz, brasilera, investigadora de la UBA.

“El único lugar donde los negros no se revelan es en los libros de los historiadores capitalistas”, recordaron desde Pan y Rosas e invitaron a marchar juntas en solidaridad con el movimiento #BlackLivesMatter de Estados Unidos en donde la policía blanca en lo que va del año 2016 se cobró 175 vidas de la comunidad afroamericana.

Hoy a las mujeres afrodescendientes se las sigue asesinando por el color de piel. Las negras y los negros inmigrantes mueren en las costas del Mediterráneo.
La necesidad de organizarse para enfrentar la triple opresión de ser mujer, trabajadora y negra, fue una de las ideas que más resonó en éste taller, que es histórico y continuará el día de mañana hoy durante todo el día.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO