Sociedad

LUGANO

Muerte en la puerta de una salita: "Que no seamos más un número"

Un joven murió el sábado mientras esperaba atención médica en la puerta de una salita sin ningún insumo. El lunes se realizó una concentración espontánea y se veló el cuerpo en el club del barrio de Lugano de la Ciudad de Buenos Aires.

Martes 31 de octubre | 10:12

"Que no seamos más un número" fue el reclamo del hermano de Martín, víctima de la desidia estatal, en la concentración del lunes en el Centro de Salud y Acción Comunitaria (CESAC) Nro. 3 de Lugano 1y2.

Al reclamo de justicia por la muerte se le sumó el de la exigencia de insumos necesarios para la atención médica en una salita que no cuenta ni con estetoscopio, según los mismos vecinos manifiestan.Un pedido mínimo de guardias las 24h, médicos, ambulancia y pediatras.

La muerte de Martín, quien permaneció agonizando durante la tarde del día sábado 28 de octubre en la puerta de la salita a falta de profesionales y ambulancias equipadas para ser atendido y trasladado, es otra expresión de la falta de insumos y presupuesto para la salud para un barrio de más de 50 mil habitantes.

Su mamá lo acompañó durante la emergencia, reanimándolo en el traslado hacia el Santojanni dentro de la vaciada ambulancia. Varios son los vecinos que reclaman haber sufrido más de una vez este faltante, teniendo que "aprender primeros auxilios".

Durante la concentración, se encontraba en la puerta el director del Hospital Santojanni, Federico Charabora, quien "prometió" el cumplimiento del amparo presentado por los vecinos en el año 2009, en el que se reclama el funcionamiento de la guardia del barrio con todas las prestaciones necesarias abiertas las 24 horas del día los 365 días del año.

Los gritos exigiendo su renuncia se escucharon por las calles mientras cortaban la avenida principal, Soldado de la Frontera.

Su hermano cuenta, como parte de otra muerte evitable, que Martín fue uno de los que "trató de romper la puerta" durante la madrugada en la que una mamá y su hija agonizaban en el local donde vivían, producto de un incendio sin lograr asistencia necesaria.

Mientras otra vecina relata las continuas veces que no pudo atender a sus hijos en una situación de emergencia en la guardia de la salita.

El Hospital Cecilia Grierson y el Elefante Blanco, ubicados en el barrio de Lugano, dos promesas nunca cumplidas para la salud y la vida de toda la comuna 8. Mientras el primero no cuenta con todas las prestaciones necesarias y fue promesa hace más de 12 años, el segundo, llamado por la comunidad "el hospitalito" se encuentra paralizado desde el año 1939.

No es casual que abunden las muertes de los niños y jóvenes en el barrio por causas evitables que en lugar de ser asistidas, son marginadas por el estado y el gobierno que tiene presupuesto y miles de millones para sus negocios inmobiliarios como en el Autódromo y la vidriera de la Villa Olímpica.

Mientras persigue a la juventud con la militarización de los barrios y decora las calles con plantas para construir la “ciudad verde” (de gendarmes).

Durante el cierre de esta nota, los vecinos convocan a acompañar el velorio que se realizara en el Club Savio para despedir el cuerpo de Martín.

A su vez, convocaron a movilizar este jueves a las 10am en la puerta del CGP de la Comuna 8 para reclamar por la asistencia médica para toda la comunidad en la salita CESAC Nro. 3.








Temas relacionados

CABA   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO