Internacional

TAILANDIA

Muere el rey de Tailandia tras setenta años en el trono

Bhumibol Adulyadej murió este jueves a los 88 años. Se declara un año de luto. Incertidumbre por la sucesión.

Jueves 13 de octubre | 14:48

El rey de Tailandia Bhumibol Adulyadej, murió este jueves a los 88 años en la capital, Bangkok.

El heredero al trono, el príncipe Vajiralongkorn, ha pedido un periodo de duelo antes de asumir como el nuevo rey.

De acuerdo con un comunicado de la Casa Real, el decano de los jefes de Estado del mundo, tras siete décadas en el trono, murió a las 15.52 hora local (08.52 GMT) en el hospital, donde llevaba ingresado más de un año.

Bhumibol, era el noveno monarca de la dinastía Chakri y reinó bajo el nombre de Rama IX, se encontraba grave tras ser sometido el sábado a una hemodiálisis para drenar líquido en el cerebro.

En el trono desde 1946, Bhumibol era el monarca que más tiempo había permanecido en un trono en todo el mundo. Se espera que tras su muerte se abra un período de incertidumbre por el rol de arbitro que jugó durante los últimos 70 años en la política del país. Este rol también le permitió construir una imagen de "símbolo de unidad" y de "guía de la nación", siendo el único monarca conocido por la mayoría de los tailandeses.

Bhumibol, se mantuvo el el poder mientras que en el país se sucedieron casi una veintena de golpes de estado y la constitución se cambió unas 19 veces.

Nacido en Cambridge (Estados Unidos) en 1927, Bhumibol ascendió al trono tras la trágica muerte de su hermano, Ananda Mahidol o Rama VIII, que falleció en 1946 de un tiro en un accidente que aún no ha sido aclarado.

En estos 70 años negoció permanentemente entre las distintas fracciones de los militares y con quien ocupara el cargo de primer ministro. Dio el visto bueno a decenas de golpes de estado a cambio del apoyo a su reinado. A su pedido se aprobaron además duras leyes para quienes cuestiones o critiquen a la monarquía. Varios de los períodos de crisis económica y protestas callejeras fueron "solucionados" por medio de una asonada militar, en acuerdo con Bhumibol, para desplazar al primer ministro y cambiarlo por otro para intentar aplacar el descontento social.

La última asonada en el país tuvo lugar en mayo de 2014, cuando Prayut Chan-ocha, entonces jefe del Ejército, tomó el poder tras varios meses de protestas antigubernamentales.

Prayut, que a los pocos meses se autoproclamó primer ministro, ha prometido celebrar elecciones democráticas el año que viene tras sancionar la nueva Constitución, aprobada el pasado agosto en un referéndum.

Período de incertidumbre

La muerte del rey de Tailandia abre un momento de incertidumbre tanto por la situación económica que vive el país como por la sucesión, que puede ser más compleja de lo que se espera.

Como dice el diario El Pais, Tailandia está "profundamente dividida entre las áreas rurales y urbanas, una nación con una pujante clase media urbana y convertida en la segunda economía del sureste asiático, pero también de crecimiento estancado y donde el sector más tradicionalista parece poco dispuesto a renunciar a sus privilegios. Su heredero, su único hijo varón Vajiralongkorn, de 64 años, no goza del mismo prestigio que su padre".

El primer ministro, Prayut Chan-ocha, indicó este jueves que el Gobierno procederá con la preparación de la sucesión y que informará a la Asamblea Nacional de que Bhumibol designó un heredero el 28 de diciembre de 1972 para su proclamación.

Prayut se refería sin mencionarlo expresamente a Vajiralongkorn, de 64 años de edad y único hijo varón del monarca fallecido, que ayer regresó de Alemania tras las noticias sobre el estado de salud de su padre. No obstante, la proclamación adelantada por Prayut se ha pospuesto por petición del heredero. En una rueda de prensa posterior, el gobernante explicó que se había reunido con Vajiralongkorn y que este le comunicó su deseo de compartir el duelo con todos los tailandeses antes de ser coronado.

Además de asumir la corona, Vajiralongkorn, que no cuenta con el carisma cosechado por su padre durante décadas, heredará el control de la Oficina de las Propiedades de la Corona, que fue valorada por Forbes en unos 35.000 millones de dólares (31.500 millones de euros).

Según diversos analistas, la coronación de Vajiralongkorn puede no ser todo lo tranquila que se espera. Muchos piensan que no tiene la formación política adecuada y que tampoco tiene el poder de Bhumibol para jugar el rol de arbitro de la nación. La casta de militares ha ganado gran un peso político con el correr de los años y parece dificil que comiencen a negociar con Vajiralongkorn (que pasaría a llamarse Rama X), sin imponer una nueva relación de fuerzas que puede trastocar la "estabilidad" del sistema político.

La última década del reinado de Bhumibol ha estado marcada por una gran inestabilidad política. El ex primer ministro Thaksin Shinawatra, un empresario de perfil populista, se ha ganado un lugar en la política del país y el apoyo entre los sectores populares detrás de un discurso que golpeaba a la elite conservadores, e indirectamente al sistema monárquico. Esta "grieta" se fue profundizando en los últimos 10 años, y si bien Shinawatra se encuentra exiliado del país por tener cargos de corrupción, tiene intención de mantener su peso político en Tailandia, lo que puede condicionar aún más un futuro reinado de Vajiralongkorn.




Temas relacionados

Tailandia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO