Géneros y Sexualidades

PUNTA ALTA

Movilización por el femicidio de Camila Enriquez en Punta Alta

Lunes 29 de mayo | Edición del día

En el mismo día que se tomaba conocimiento de este nuevo femicidio, se desarrolló en la ciudad puntaltense, una concentración y movilización por la tarde-noche.
Un centenar de personas, la gran mayoría mujeres y jóvenes, marcharon bajo la lluvia con fuertes cánticos y pancartas. Como denunciaran desde los micrófonos la Agrupación Mujeres Autoconvocadas, este hecho se concatena con otros donde la Justicia misógina es parte responsable: el femicida Cuchán vive con total impunidad y libertad en el Balneario Monte Hermoso; el femicida de Micaela Ortega, Jonathan Luna, había roto su libertad condicional en Río Negro al irse a Bahía Blanca, donde mató a Mica; el femicida de Micaela García, Sebastián Wagner, “gozaba” de libertad condicional por dos violaciones, antes de asesinarla.

Pero así como esta justicia hace “la vista gorda” de estos femicidas, no duda por otro lado en condenar a Candela, la joven de 17 años que en Punta Alta la acusan de abandono de persona, por haber encontrado a su hijo bebé en un baldío. La policía detuvo a la joven, sin siquiera haber demostrado las responsabilidades del abandono por parte de ella.

La Punta Alta de la Base Naval, la del silencio y la impunidad, una vez más calla cada uno de los hechos de violencia a las mujeres, pero no duda en mover por las redes sociales la “opinión pública” en su contra. La exigencia de no criminalizar a Candela y de su absoluta libertad es un grito de las mujeres que comienzan a organizarse por sus derechos en esa localidad.
La movilización, de la que Pan y Rosas fue parte, es la antesala de un nuevo 3 de Junio “Ni una Menos”, en el que el grito de las mujeres en Punta Alta abrirá las calles céntricas de esa ciudad-militar.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO