Movilización a 4 meses de la desaparición de Silvia Vazquez Colque

Casi un centenar de personas exigieron la aparición de Silvia y Zulema Walter. Movilizaron para exigir su aparición con vida y denunciaron la responsabilidad del gobierno y las instituciones

Miércoles 4 de octubre | Edición del día

1 / 2

Este miércoles se cumplieron 4 meses de la desaparición de Silvia Vazquez Colque. Una gran movilización marchó con banderas y pancartas con su nombre, exigiendo respuestas. Eran casi un centenar de participantes con mujeres en su mayoría, que denunciaban las corresponsabilidades gubernamentales y de la justicia en este hecho. También se acordaron de Zulema Walter, quien hace 4 meses que está desaparecida y que según la justicia "se habría ahogado". Sus familiares también fueron parte de la marcha.

Como denunciara el colectivo de Mujeres Organizadas de la Comarca en el documento leído en la Plaza hay una cadena de impunidad en los hechos de la desaparición de Silvia. Según la investigación judicial el último que vio a Silvia el pasado 4 de Junio es su ex-pareja, quien la había apuñalado en enero de este mismo año. Ante esta situación de violencia, quienes movilizaron denunciaron al Ministerio de Desarrollo Social y al Concejo Provincial de la Mujer, porque nunca atendieron la situación de ella y la de sus hijos previo a su desaparición.

Lo que es peor aún, fue su ex-pareja quien denunció por "abandono de hogar" a la propia Silvia, quien ya estaba desaparecida. La justicia y sus fiscales, en vez de determinar que esto ya era razón más que suficiente para comenzar su búsqueda, cambiaron la carátula de los hechos de enero, cuando este señor intentó apuñalarla. Para la justicia era hora de cambiar el "intento de homicidio" a "lesiones leves".

Para el gobierno y la justicia es el mundo del revés. Esa impunidad con la que viven jueces corruptores de menores y la policía brava, es rematada con las irrisorias políticas públicas ante casos de violencia de género de los distintos gobiernos. La movilización denunció en este sentido las responsabilidades de Laura Azanza, máxima responsable del Concejo Provincial de la Mujer, quien no hizo absolutamente nada por este caso, ha sabiendas que desde enero mismo nunca se respetó la prohibición de acercamiento del agresor de Silvia.

La movilización pasó por el consulado de Bolivia, de donde es originaria la familia de Silvia y que nada ha hecho para ayudar en el caso. También pasó por Fiscalía, la Jefatura de Policía, por el Superior Tribunal y la Casa de Gobierno. Desde el PTS en el Frente de Izquierda nos hicimos presentes acompañando el reclamo y difundiendo esta lucha, que es la de todos contra este estado patriarcal que deja en un manto de impunidad el caso de Silvia y tantos otros casos como el de Zulema Walter.

Solo seguir movilizados de manera independiente podrá arrancarle a esta justicia y al gobierno de Weretilnek algo de la justicia que hoy los familiares, amigos y mujeres organizadas reclamaron en las calles como así también la necesaria aprobación de la ley de emergencia en violencia de género.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO