Mundo Obrero

NEGREO EN EMPRESA DE COLECTIVOS

Motsa: denuncian fraude laboral y riesgo para el usuario

Los choferes de las líneas pertenecientes al grupo MOTSA, denuncian un sistema de trabajo ilegal, donde cobran según los boletos vendidos. Esto genera condiciones precarias y jornadas interminables. Explotación para el chofer y riesgo para el usuario.

Viernes 30 de marzo | Edición del día

A la empresa MOTSA pertenecen una enorme cantidad de líneas: 720, 721, 204, 228, 353 y 723. De hecho, es la empresa de transporte de corta, y mediana distancia, más grande de la Zona Norte del Gran Buenos Aires. Un chofer despedido ha acercado a este medio uno de los recibos que le entrega la empresa, en el figura el cobro por un jornal basándose en las horas trabajadas. Pero a no engañarse, se trata de un recibo trucho, para esconder las siniestras e ilegales condiciones de trabajo que MOTSA ofrece a sus empleados.

“Cobramos un porcentaje del boleto, entre mas gente sube, mas cobras, entre mas horas estas arriba del colectivo, mas plata te pagan, es como un remís gigante” Esta modalidad de trabajo se haya penada por la ley y esta excluida del convenio colectivo de trabajo de la rama en cuestión. Pero a la empresa eso no le importa.

Lógicamente si se paga por boleto, el chofer que por algún motivo no pueda asistir al trabajo no cobra el día. Esta presión lleva a que al estar enfermos asistan igualmente al trabajo. Incluso con enfermedades terminales, ya que sino, no podrían costearse el tratamiento. También, implica una imposición de jornadas que se extienden más allá de las ocho o doce horas. Y la competencia, por ver cual es el micro que levanta la gente que espera en cada parada.

Con semejante atropello cotidiano no es difícil imaginarse la insalubridad para el trabajador, el estrés, la presión, la fatiga. Y es donde MOTSA muestra nuevamente su rostro siniestro, al poner en peligro la vida de miles de pasajeros cotidianamente.

Este sistema, negrero al extremo, se sostiene con la complicidad del sindicato U.T.A, quien contribuye a la práctica antisindical que impera en las cabeceras. Persecución, traslados, despidos, y todo lo que haga falta para evitar que la organización de los trabajadores imponga el respeto por sus derechos. El poder político sigue mirando al costado, mostrando su complicidad. Cajoneadas quedan las denuncias hechas en el Ministerio de Trabajo y también en el municipio.

Pese a todo esto, se ha roto el silencio. En el día de ayer varios choferes denunciaron en Crónica TV lo que está sucediendo. Es el primer paso para terminar con el negreo de la empresa y la negligencia en cuanto a la vida de los usuarios.








Temas relacionados

Convenios colectivos   /    Choferes   /    UTA   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO