Política

NEGOCIOS PERONISTAS

Moreno, Milani y el Santo Pancho

El exsecretario de Comercio y el exjefe del Ejército acaban de abrir una panchería en Escobar pero quieren transformarla en una cadena . Entre las chicanas a Macri y la bendición de Francisco.

Leonardo Carracedo

CeProDH | Zona Norte

Martes 14 de junio de 2016 | Edición del día

“Ni el gobierno genocida de Videla le sacó la comida de la boca a la gente”, declaró polémicamente Moreno la semana pasada en la “TV Pública” y en el programa de Mauro Viale de América 24, comparando al gobierno Macri con la dictadura cívico-militar.

Ahora se podría pensar que el comentario no era más que marketing. El exsecretario de Comercio de Cristina Fernández formulaba esas declaraciones la misma semana en que abría públicamente su cadena de venta de panchos asociado, ni más ni menos, con el Teniente General (Retirado) César Milani y con Carlos Castelli, dueño de las casas de carteras y bijouterie Isadora y Todo Moda, quien según circuló en varios medios está procesado por evasión impositiva.

El primer local de la panchería se encuentra en el partido de Escobar. Pero para aceitar el negocio Moreno y Milani se encuentran en tratativas con la cadena Cencosud -dueña de Jumbo, Disco, Easyy otras marcas- cuyo dueño es el multimillonario chileno Horst Paullman, quien amasó su fortuna de la mano de la dictadura pinochetista.

En julio de 2013, cuando Cristina Fernández de Kirchner designó a Milani como Jefe de Estado Mayor del Ejército, su ascenso fue duramente cuestionado por organismos de derechos humanos, dadas las investigaciones judiciales por crímenes de lesa humanidad que ya se cernían sobre el militar, particularmente en la causa por la desaparición del conscripto Alberto Ledo en junio del año 1976, como así también por su presunta participación en el alzamiento carapintada de 1987.

Los cuestionamientos provenían incluso desde sectores del mismo kirchnerismo, como el encabezado por el periodista y titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Horacio Verbitsky, muy activo en las denuncias contra el Teniente General (R) Milani.

Pancho con lluvia de Papa

Si en estos días se habla de Moreno, de la dictadura, de Milani y de Verbitsky, un nombre aparece “en las alturas”: Francisco, el “Pancho” universal.

Moreno, al dejar su cargo como secretario de Comercio, fue designado por Cristina Fernández como agregado comercial de la embajada argentina en Italia, dado el vínculo prexistente que lo unía a él y a su esposa Marta Cascales con Jorge Bergoglio.

De hecho, Cascales ofició como guía de Hebe de Bonafini -quien ya había renegado definitivamente con su pasado de lucha al abrazarse con Milani- en la visita que recientemente le hiciera la Madre de Plaza de Mayo al Papa Francisco.

Verbitsky no sólo fue un fuerte crítico de Milani, sino también de Jorge Bergoglio. Desde el ascenso al papado del cardenal, el periodista denunció el rol cómplice de Francisco durante la dictadura militar argentina.

Pero cuando el kirchnerismo, con Cristina a la cabeza, viró y se abrazó al “Papa argentino”, el periodista de Página/12 quedó , quedando finalmente silenciadas sus críticas .

Guillermo Moreno aprovecha las rispideces entre el gobierno de Cambiemos y el Papa. Por eso intenta justificar su nuevo emprendimiento comercial -que se suma a su ya tradicional negocio de ferretero- chicaneando al macrismo. “Daremos empleo en un contexto en el que todos despiden”, afirmó el amigo de Bergoglio, intentando presentar al sector kirchnerista al que representa como una cara “opuesta” a la del macrismo.

Los problemas del kircherismo para mostrarse como una verdadera alternativa de cara a 2017 vuelven a ponerse de manifiesto. Tanto como un hueso en una fractura expuesta.







Temas relacionados

César Milani   /    Guillermo Moreno   /    Jorge Bergoglio   /    Horacio Verbitsky   /    Papa Francisco   /    Kirchnerismo   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO