Sociedad

SALTA

Monseñor Cargnello, acusado de encubridor y citado a declarar en causa de abusos sexuales

El arzobispo de Salta deberá comparecer el miércoles 14 en el marco de la investigación en la que el excura Emilio Lamas está imputado por abusos sobre una excatequista y un exmonaguillo.

Daniel Satur

@saturnetroc

Jueves 1ro de noviembre | 14:51

Foto Agencia AICA

Hace pocos días este diario informó que por primera en Argentina Jorge Bergoglio fue denunciado penalmente por encubrir abusos sexuales cometidos dentro de la Iglesia católica. La demanda judicial, encarada por el salteño José Luis Galli, además del papa Francisco tiene entre sus acusados por encubrimiento a Mario Cargniello, el Arzobispo de Salta.

Este jueves la máxima autoridad de la Iglesia salteña volvió a tener una mala noticia. Por pedido del fiscal Federico Obeid, la jueza Claudia Puertas citó a Cargnello para el próximo miércoles 14 de noviembre a las 9 horas a declarar en calidad de “testigo” en el marco de la causa en la que está imputado el excura de Rosario de Lerma Emilio Lamas, acusado de cometer reiterados abusos sobre una catequista y un monaguillo.

En la misma causa fue citado a declarar, también como testigo, Ignacio Loyola Pinto, quien ostenta los títulos de “vicario judicial” y “juez único del Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de Salta”. Deberá hacerlo el martes 13. Mala suerte.

Es lógico anticipar que Cargnello está dispuesto a llevarse a la tumba todos los secretos que guarda sobre el caso Lamas y otros (como el de Agustín Rosa Torino, jefe de una congregación plagada de abusadores sexuales). Lo que habrá que analizar es con qué estrategia piensa responder en las causas judiciales que lo involucran como testigo o, directamente, imputado.

Leé también Gracia Ramia Damario: “De haber sabido antes que la Iglesia es una mafia jamás hubiera sido monja”

El monseñor tiene 48 horas para responderle al fiscal si acepta presentarse a declarar en su despacho o no. En caso de negarse a responder las preguntas de Obeid cara a cara, Cargnello podrá acogerse al (increíble) privilegio otorgado por el Código Procesal Penal de testificar “bajo tratamiento especial”, con la modalidad de contestar por escrito un pliego de preguntas que le sean enviadas.

El excura Lamas fue denunciado penalmente por la excatequista Carla Morales Ríos y el exmonaguillo Juan Carlos García, quienes lo acusan de haber abusado de ellos en reiteradas oportunidades cuando, entre los años 1990 y 1995, concurrían como adolescentes a la iglesia de Rosario de Lerma.

Cara a cara con sobrevivientes

Este miércoles al mediodía Morales Ríos y García organizaron una concentración frente a las oficinas del Arzobispado salteño, lindante con la Catedral de la capital de la provincia. Allí, además de denunciar públicamente a la Iglesia con la consigna “Tu abusador puede seguir abusando”, ambos sobrevivientes presentaron ante la secretaría del Arzobispado un pedido formal para que Cargnello los atienda personalmente. Finalmente la secretaria del arzobispo les comunicó que el monseñor aceptaba recibirlos este viernes a las 17.

Resta saber si efectivamente esta vez Cargnello cumplirá al menos con su palabra. Los querellantes de Lamas anticiparon que le pedirán al arzobispo nada menos que el levantamiento del “secreto pontificio”, abriendo de esa manera la posibilidad de conocer la investigación interna contra el excura, lo que por el momento (como es costumbre de acuerdo a las normativas vaticanas) está guardado con celoso secreto eclesial.

Leé también Si sos cómplice de la dictadura o cura abusador, #ConMisHijosNoteMetas

Es posible que Cargnello reciba a las víctimas denunciantes a puertas cerradas para darles sus “explicaciones” del caso, las que obviamente lo librarán (al menos desde su perspectiva) de culpa y cargo. Más difícil es pensar que acepte concurrir a la Fiscalía el 14 de noviembre, rompiendo con la tradición de la Curia de esquivar las incómodas fotos que puedan mostrar a jerarcas de sotana pisando pasillos del Poder Judicial.

Qué diferente sería todo si la Iglesia estuviera separada definitivamente del Estado. Por caso, el privilegio del que goza un obispo o un arzobispo para poder no presentarse a declarar ante un requerimiento judicial si así lo quiere, debería ser desterrado de la legislación argentina. Algo que durante décadas han mantenido todos los gobiernos, sean del signo político que sean, al igual que los suculentos sueldos que cobran parásitos de sotana, como el mismísimo Cargnello.

Momento de la presentación frente al Arzobispado | Fuente El Tribuno







Comentarios

DEJAR COMENTARIO