Géneros y Sexualidades

DERECHO AL ABORTO

Monseñor Aguer: defiende “la vida” y “la moral” quien avaló el fallo del 2x1 a los genocidas

Este sábado el arzobispo de la Plata monseñor Aguer volvió con sus declaraciones oscurantistas y reaccionarias.

Alejandrina Barry

Hija de desaparecidos | CeProDH | @alebarryceprodh

Sábado 24 de febrero | 21:24

Este sábado el arzobispo de la Plata monseñor Aguer volvió con sus declaraciones oscurantistas y reaccionarias. Fue a raíz de la posible apertura en el Congreso del debate sobre la despenalización y legalización del derecho al aborto, tal como trascendió ayer. Según sus afirmaciones, el gobierno de Mauricio Macri no tendría principios ni orden moral y natural.

La posición de la jerarquía de la Iglesia es bien conocida: se opone activamente al derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y siempre ha hecho todo lo posible para garantizar que sigan siendo cientos de mujeres cada año las que mueran víctimas de la criminalización y penalización de esta práctica.

No vamos a debatir aquí sobre los principios y la moral del gobierno de Cambiemos, porque están en las antípodas de los nuestros y porque sabemos que monseñor Aguer ha sido un gran defensor de este gobierno y sus valores. Es pura demagogia.

La posibilidad de debate parlamentario es producto de la lucha de años del enorme movimiento de mujeres, y que podamos conquistar este derecho elemental también dependerá de la lucha en las calles.

Te puede interesar: Macri ya vetó una vez en la Ciudad el aborto no punible

Sin embargo, es necesario recordar que quien obscenamente habla a favor de “la vida desde la concepción” ha sido y sigue siendo un absoluto defensor de los crímenes más atroces del último genocidio en el país.

Crímenes llevados adelante por los militares, que tuvieron un particular ensañamiento con las mujeres a las que secuestraban, torturaban y sometían a todo tipo de vejaciones sexuales, hasta arrancarles y robarles a sus hijos. Hoy 400 jóvenes, 400 de mis hermanos y hermanas, que continúan apropiados. No nos olvidamos de eso. Y no nos reconciliamos.

Te puede interesar: 24 de Marzo: dictadura militar y ensañamiento contra las mujeres

“Se habla en estos días de una ‘política de memoria, verdad y justicia’. ¿No se llama así, pomposamente, al rencor y a la venganza?”, decía en el año 2008 este obispo, que cuenta con el apoyo del Vaticano. Tampoco nos olvidamos de eso.
.
El año pasado fue un gran defensor del fallo del 2x1 a los genocidas, asegurando que los jueces se ajustaron plenamente “a derecho” para concederles tremendo privilegio. Reivindicó la idea de reconciliación entre víctimas y victimarios del terrorismo de Estado, que días antes habían promovido los obispos. Por supuesto repudió la enorme movilización que tiró abajo ese fallo reaccionario, contra el que salieron a las calles decenas de miles de personas en todo el país.

Por si faltaran provocaciones, en mayo de 2017, en una de las misas de La Plata que contó con la presencia de la gobernadora María Eugenia Vidal, Aguer declaró que la cifra de 30.000 detenidos y detenidas desaparecidas es “mágica” Lo hizo tras la sanción de la ley que establece que en la provincia de Buenos Aires el gobierno de María Eugenia Vidal debe hablar de 30 mil desaparecidos. Una norma que, según trascendió, la gobernadora no estaría dispuesta a reglamentar.

Aguer no es un bicho raro. Como él mismo sostuvo, tiene un gran poder dentro de la Iglesia Católica y expresa gran parte de sus ideas. Lidera desde el año 2000 una de las Arquidiócesis más importantes del país y está a cargo de más de 64 parroquias, 105 iglesias y capillas, 194 sacerdotes y 95 centros educativo.

Te puede interesar: Financiamiento de la Iglesia: los aportes de la dictadura que siguen vigentes

Sus nuevas declaraciones nos demuestran cada vez más que tenemos que fortalecer nuestra pelea en las calles, para imponer nuestros derechos, para romper el pacto reaccionario que sostienen con la Iglesia las instituciones del Estado, los partidos políticos mayoritarios y los gobiernos de turno. La movilización de este 8 de marzo dará una respuesta contundente a sus dichos, poniendo en primer plano la demanda histórica del movimiento de mujeres, que hoy cuenta con la fuerza de nuevas generaciones y un enorme apoyo social, que muestra que es allí, en las calles, junto a las trabajadoras, los trabajadores y la juventud, donde debemos nacionalizar y conquistar nuestras demandas.

Las mujeres haremos temblar la tierra el próximo 8M, miles pararemos junto a nuestros compañeros de trabajo y estaremos en las calles para conseguir el derecho al aborto, como el conjunto de nuestros derechos.







Temas relacionados

#8M   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    Iglesia Católica   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO