Sociedad

Mona, nuestras vidas valen más que un negocio

Carta de un seguidor de la Mona Jiménez.

Marcos Santillo

Obrero metalúrgico

Martes 18 de abril | 21:02

Hoy a la mañana en el laburo, como suele suceder seguido, lo primero que escuchamos para empezar el día fue tu voz: "ves ves ves, no podemos estar el uno sin el otro..." Y no, Mona, algunos pensamos que es difícil estar sin tu música, así como sin tu público la magia de tus shows no sería la misma. Sin embargo fue un día más triste para escucharte, el viernes murió un pibe en el Sargento Cabral producto de una desidia total.

Quienes vamos a verte (aún más quienes lo hacen todos los fines de semana) lo hacemos con una sola y genuina intención: divertirnos. Poder entrar al Monumental un viernes a la noche después de una semana agotadora de trabajo, bailar al ritmo del "tunga tunga" con amigos y nuestras parejas, poder salir de la rutina que nos agobia día a día.

Las selecciones, los clásicos, lo nuevo, las señas de nuestros barrios, tus vestimentas extravagantes, todo eso es parte de la fiesta que pretendemos disfrutar siempre.

El viernes pasado, muchos caímos en la cuenta de que la noche y los espectáculos (a los que vamos con la intención de escaparnos al menos unas horas de las realidades que nos oprimen) son también parte de lo mismo y la muerte de Pablo Villafañe es la expresión más trágica de cómo todo eso nos aplasta con un solo gran puño incluso en los lugares y momentos que no debería.

La cantidad de policías del gatillo fácil y la detención por "portación de rostro" en exceso hostigándonos como siempre, la falta de personal médico y ambulancias, la habilitación municipal excedida del público y falta de control del Estado, la guita que se llevaron los organizadores (entre ellos vos, Mona), la miseria de no cortar el baile en medio de tanto escándalo. Todo ese peso sobre nosotros y sobre Pablo.

No queremos tu silencio cómplice, Mona, queremos que te hagas responsable, no queremos ser un número más, no queremos ser "goma de mascar usada". Queremos responsables y que no se repita. Queremos que todo lo que cantamos a coro con vos porque es el sentir popular, no sea solo una estrategia de marketing. Queremos que nuestras vidas efectivamente valgan más que las ganancias de todos los que comen de ahí. Queremos que la noche vuelva a ser nuestra y no de los empresarios.

Ver también: La muerte tocó en el regreso de “la Mona” Jiménez






Temas relacionados

Carlos "La Mona" Jiménez   /    Córdoba   /    Sociedad   /    Cultura   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO