Internacional

INMIGRACIÓN

Ministro español comparó el asilo a refugiados con “goteras” que hay que “taponar”

Las redes sociales continúan denunciando las declaraciones del ministro español de Interior, Fernández Díaz, cuando comparó al reparto de inmigrantes con “goteras que inundan distintas habitaciones” y que habría que “taponar esas goteras”.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Jueves 23 de julio de 2015 | Edición del día

Estas fueron las escandalosas expresiones racistas del ministro Jorge Fernández Díaz durante el debate de la Comisión Europea sobre el "reparto de refugiados", que la cumbre clasifica en "reubicados" —demandantes de asilo que ya están en la UE—, y una cifra de reasentados —refugiados que están en terceros países— que el Estado español debería acoger según la CE.

Las redes sociales y los colectivos en lucha por los derechos de los inmigrantes lanzaron su protesta con la consigna #nosomosgoteras.

Este “reparto” es parte de la reaccionaria política migratoria europea, que tiene como contracara una durísima política contra la llamada "inmigración ilegal" según las reaccionarias y restrictivas leyes de extranjería. Y no hará más que ayudar a aumentar la xenofobia y las medidas represivas, y con ellas los peligros para los migrantes que huyen del hambre y la miseria hacia Europa.

Fernández Díaz se lució durante toda la cumbre siendo el primero en declararse en contra de superar la "cuota" de 4288 demandantes de asilo que le propuso acoger la Comisión Europea (CE) del total de 40.000 eritreos y sirios llegados a Italia y Grecia desde el pasado 15 de abril. Y a la pregunta de si esa cantidad será la misma que propuso Bruselas respondió: "Desde luego, no van a ser más".

Finalmente lo aceptó, "Voy a presentar cifras porque España es solidaria y responsable y no va a bloquear la posibilidad de que haya un acuerdo, aunque creemos que es un mal acuerdo", sentenció.

Sin embargo, no dejó de expresar descaradamente su rechazo antes y después de la reunión. Primero explicó que España no había comunicado su "contribución" hasta el momento aunque los demás Estados miembros sí lo han hecho, porque "está en radical desacuerdo" con la medida. Sostuvo que el reparto de refugiados no soluciona el problema que se vive en el Mediterráneo y que provocará un "efecto llamada".

"En los últimos cinco años, España ha impedido que entren en Europa más de 100.000 inmigrantes irregulares", aseguró, al tiempo que insistió en que también se tenga en cuenta la tasa de desempleo y la cifra de inmigrantes que viven ahora y residen legalmente en España. Como si la "gran culpa" del desempleo en el Estado español sea de las personas migrantes.

El remate final lo dio cuando comparó este de por sí reaccionario programa de reparto de la CE, con una casa "con muchas goteras que inundan distintas habitaciones" y en la que se opta por "distribuir el agua entre habitaciones en lugar de taponar". Una expresión calcada de la que hace un mes dijo el ex presidente francés, Nicolas Sarkozy, acerca del reparto de refugiados que llegan a Italia y Grecia.







Temas relacionados

Crisis migratoria en Europa   /    Racismo   /    Inmigración   /    Xenofobia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO