Política

OPINIÓN

Militante de Cambiemos: “Para cortar una ruta, ahora van a tener que saber nadar”

Un popurrí de frases, comentarios e impresiones después de las elecciones del pasado domingo.

Jueves 26 de octubre | 17:33

La frase, acuñada por un férreo militante de Cambiemos en tono jocoso, fue pronunciada en una ronda de mate el domingo pasado por la noche. No faltaron los reproches a la “desafortunada” frase, que seguramente podría haber salido de la boca de Lilita Carrió. Hacía tan solo unas pocas horas se había confirmado el triunfo amarillo en la estratégica Provincia de Buenos Aires. En una sola oración resumía uno de los tantos mensajes que el Gobierno intenta transmitir, aunque no puede sincerar. Pero el triunfo de Cambiemos no es solo un mensaje. Es una amenaza concreta a los intereses de los trabajadores y el pueblo. Por eso la represión y la defensa del accionar de la Gendarmería –quien está fuertemente sospechada por el caso de Santiago Maldonado- son necesarias para contener los “daños colaterales” del ajuste en marcha.

“La gente vota ajuste y represión”

Lamentablemente hay sectores del kirchnerismo que sostienen la ridícula teoría de que la gente vota a Cambiemos por tener algún tipo de deseo por vivir mal o peor que ahora. Esta impotente frase no da cuenta de nada, aunque es escuchada por estos días como un intento de explicar los malos resultados de su principal figura. Las condiciones que se fueron gestando bajo los gobiernos k dieron lugar al surgimiento de una nueva derecha “republicana y democrática”, institucionalizada. Esta se apoyó en el gran capital y los medios para sacar del poder a los que recompusieron el Estado capitalista después de la crisis del 2001, así como también para atacar a los luchadores y la izquierda. Para recomponer el Estado fue necesario otorgar ciertas concesiones, y Néstor primero y en menor medida Cristina después, fueron buenos alumnos. Pero ese período quedó en el pasado y los grandes empresarios se despacharon del kirchnerismo con el que “se la llevaron en pala” por doce largos años, para poner nuevo personal, a fin a sus necesidades. La precarización laboral, el enriquecimiento mediante la obra pública o más de un 20% de pobreza al finalizar el mandato, son solo algunas de las pruebas que confirman que el kirchnerismo fue más discurso y demagogia que grandes reformas populares.

“Massa, ni para ser Cebollita: quedó tercero en Tigre”

El candidato de “la gente” quedó pintado. En su propio distrito quedó tercero. No hay pared, cartelera o publicidad que en el partido de los countries y las cámaras no esté controlado por Sergio y su gente. La imposición y el excesivo gasto publicitario del massismo no pudieron evitar una dura derrota. Mientras tanto, días antes de la votación, la pareja Zamora – Julio, actual intendente de Tigre, y Yisela, primera candidata a Concejal- ya repartía folletos explicando cómo cortar boleta.

“Dijo que se iba a su casa, y Cumplió”

Así rezaba uno de los simpáticos spots del ex Ministro del Interior y Transporte de Cristina, Florencio Randazzo y era motivo de burla en el laburo. Resaltaba haberse ido a su casa como una gran epopeya, para tratar de presentar como una virtud, ser honesto. Pero esto no le alcanzó para nada. Más de uno lo tildó de bizarro o ridículo, y decidió migrar el voto. Competía con su ex Jefa y su ex Jefe de Gabinete. Era una pelea dura para el flaco de Chivilcoy. Seguramente se vuelva para su casa.

“La izquierda es la única que va a salir a pelear”

Las especulaciones sobre la reforma laboral, sus alcances y efectos, son tema de conversación estos días en los lugares de trabajo. Los resultados electorales dejaron un panorama donde el macrismo se muestra más embalado para llevar adelante reformas que no suenan nada bien. Las reformas en Brasil como ejemplo, ya mostraron un duro camino de ajuste contra los trabajadores. Mientras tanto muchos miramos con desconfianza a nuestros dirigentes sindicales que ni lerdos ni perezosos, ya están negociando la caja de las obras sociales a cambio de dejar pasar las reformas que quiera realizar el Gobierno. Y el Congreso es un desfile de panqueques que critican, pero acompañan las leyes de ajuste. Es por eso que más allá de este complicado panorama fuimos muchos los que festejamos que Nicolás del Caño haya ingresado como Diputado Nacional por el Frente de Izquierda junto a Romina del Plá. O Myriam Bregman a la Legislatura de la Ciudad junto a Gabriel Solano. Porque para lo que se viene, hay que fortalecer a la izquierda, que es la única que va a salir a pelear realmente.








Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Cambiemos   /    Opinión   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO