Política México

ACTUALIDAD

Miguel Ángel Mancera, de represor a nuevo presidente de la Conago

Miguel Ángel Mancera, presidente de la Comisión Nacional de Gobernadores (Conago), llamó a la “unidad nacional”, reiteró su lealtad al gobierno federal y prometió continuidad a las políticas de Peña Nieto.

Jueves 4 de mayo | 22:06

El día de ayer se celebró la sesión número 52 de la Conago en Jojutla, Morelos, en presencia de gobernadores de los estados y encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto. En este evento se nombró a Miguel Ángel Mancera presidente de dicha comisión en sustitución de Graco Ramírez, cargo que ejercerá durante los próximos 6 meses.

Cabe señalar que la sesión pasada, la número 51 de noviembre pasado, Mancera desarrolló un discurso a favor de la implementación reforma laboral en el que además de mostrar su acuerdo, impulsó los cambios estructurales requeridos, personal y nuevos edificios que despiertan la codicia de las grandes constructoras beneficiadas a través del aparato estatal.

Es más que evidente que la presidencia de la Conago le serviría como plataforma política rumbo a las elecciones del 2018. Aunque prefirió mantener la cautela, mencionó que dicho espacio será una “plataforma que abona a la unidad nacional en favor de los que menos tienen”.

Cercano, creativo y pacifista

En su primer discurso como jefe de la Conago, hizo un llamado a los gobernadores de los estados a dejar de lado los colores de sus respectivos partidos políticos y trabajar en unidad para impulsar las políticas del gobierno federal en diferentes sectores, llamó también a revisar el tema del salario mínimo y a buscar nuevos horizontes comerciales, refiriéndose al TLC.

Exhortó a gobernar con “cercanía con la gente” y dijo ser “consciente del clima de insatisfacción y desánimo que viven algunos grupos de nuestra sociedad”, por lo que aseguró que “hay una gran oportunidad para encontrar con creatividad las vías necesarias para la reconciliación y la pacificación social”. Sin embargo, dicha “cercanía, creatividad y deseos de pacificación social” contrastan con su accionar como jefe de la CDMX, al reprimir a múltiples protestas y criminalizar a luchadores sociales, como fue el caso reciente del 25 de abril, cuando la policía a su cargo derramó gases lacrimógenos sobre los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa sin contemplaciones y haciendo gala de la brutalidad contra los manifestantes que se encontraban en un mitin ante la Secretaría de Gobernación.

“Apoyo” a migrantes

Mancera propuso trabajar en el programa “Casas México” al unificar las viviendas de apoyo a migrantes que los estados tienen en Estados Unidos para que trabajen con protocolos de atención homologados y asegura que creará un fondo en su defensa con recursos procedentes del presupuesto de los estados.

Pese a la existencia de estas viviendas para migrantes (lo cual es una salida impotente e insuficiente al problema), las políticas antimigrantes de Trump siguen su avance con cientos de deportaciones semanales, incluso de residentes indocumentados que llevan años o décadas de trabajo en aquel país, además de amenazar a los dreamers de ser también deportados, sin que el gobierno mexicano o la Conago puedan (y/o quieran) hacer algo para evitarlo debido a su subordinación respecto al gobierno de los Estados Unidos.

Apoyo incondicional a Peña Nieto y su “reforzamiento” de la seguridad nacional

Asimismo, expresó su lealtad al gobierno de Peña Nieto y en general al Estado mexicano que es una cueva de ladrones y represores tras asegurarles su apoyo incondicional y el de la Conago para aplicar sus planes y políticas.

Como era de esperarse y siguiendo con la orientación represiva, criminalizadora y policial que lo caracteriza, trabajará con los gobiernos estatales en aras de reforzar el sistema nacional de seguridad; cómputo, análisis de datos e inteligencia policiaca, reforzará el sistema penal, además del sistema acusatorio adversarial (juicios orales), afirmó que insistirá en la Cámara de Diputados en aprobar la reforma que restringe la portación de armas.

Lo anterior demuestra que ante el aumento de las contradicciones sociales signadas por los nuevos escenarios políticos y la crisis económica existente a nivel nacional e internacional, y la emergencia de nuevos fenómenos en la lucha de clases, el régimen intenta reforzar sus sistemas de espionaje, represión y cárceles, avalados por Miguel Ángel Mancera quien, al igual que los demás gobernadores, solamente vela por los intereses de la clase empresarial y ningún cambio verdadero que beneficie a la gran población trabajadora de este país vendrá a través de ellos; por el contrario, atentan directamente contra ella, con su planes y reformas. Los trabajadores y los pobres de la ciudad y del campo debemos estar alerta y organizarnos ante las medidas que tratarán de implementar los gobernadores corruptos y su jefe Peña Nieto, quien solo piensa en grandes beneficios económicos para ellos y sus socios empresarios.






Temas relacionados

Unidad Nacional   /   Política México   /   PRD   /   Enrique Peña Nieto   /   Miguel Ángel Mancera

Comentarios

DEJAR COMENTARIO