Internacional

ESTADOS UNIDOS

Migrantes detenidos en Estados Unidos inician huelga de hambre

Miércoles 12 de abril | Edición del día

Alrededor de 100 inmigrantes en el centro de detención noroeste de Tacoma, en Washington, iniciaron una huelga de hambre para protestar por las malas condiciones del lugar y el retraso de sus audiencias.

El lunes rechazaron los almuerzos que se les entregaron y para lo noche de ese día y la mañana del siguiente otras 300 personas se sumaron a la huelga de hambre.

Las personas que se encuentran en el centro de detención fueron arrestadas por agentes de frontera y aduana de Estados Unidos, y ahora esperan audiencias de deportación.

Activistas informaron que las personas detenidas demandan procedimientos legales expeditos y alimentos de mejor calidad. Tanto Donald Trump como el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, han declarado que los migrantes representan un peligro para la seguridad pública de Estados Unidos, y han hecho afirmaciones catalogándolos de delincuentes.

Desde su campaña presidencial, Donald Trump prometió deportar a miles de indocumentados, y muchos de los esfuerzos se han dedicado a deportar y vigilar la frontera para impedir el paso.

El Instituto Nacional de Inmigración confirmó que en enero de este año fueron deportados 12,447 mexicanos, número comparado con las 13,093 personas que registra enero del 2016 bajo la administración de Obama.

La detención es el primer paso de una serie de malos tratos, después tienen que lidiar con el retraso de audiencias y malas condiciones de los centros de detención. Las declaraciones de Donald Trump y John Kelly muestran la esencia racista y xenófoba de su administración, equiparando a muchos de los migrantes con delincuentes pero la realidad es otra.

Las miles de personas que cruzan la frontera año con año desde Centroamérica y México son mujeres, niños y hombres que buscan mejores condiciones de vida que no tienen en sus países de origen. Son además, quienes llevan a cabo los trabajos más precarizados en Estados Unidos.

El gobierno mexicano es cómplice de los malos tratos a migrantes, se encarga de violar constantemente los derechos humanos de las personas centroamericanas que intentan cruzar la zona sur y que se encuentran expuestos al crimen organizado, redes de trata y abusos de la policía.

No se puede esperar nada de quienes gobiernan al servicio del gran capital. Ellos, sus gobiernos, consideran a los migrantes como delincuentes. La unidad y solidaridad del pueblo trabajador, en ambos lados de la frontera, contra el gobierno de Peña Nieto y Donald Trump en contra de deportaciones, el muro, por los plenos derechos a los trabajadores indocumentados para todos los migrantes son los elementos mínimos para enfrentar el racismo y la xenofobia del capitalismo.






Temas relacionados

Donald Trump   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO