PERSECUCIÓN A MIGRANTES

Migración y violencia en México

Son miles de migrantes los que a su paso por territorio mexicano rumbo a Estados Unidos han sufrido algún tipo de violencia. Con la implementación de la Guardia Nacional en todo México estos aspectos de violencia solo se profundizarán.

Viernes 23 de agosto | 20:18

Desde hace un año el flujo migratorio en México ha aumentado considerablemente. Se dice que son más de 400 mil migrantes los que han pisado de manera ilegal territorio mexicano en camino a los Estados Unidos en el último año.

Al mismo tiempo, las políticas migratorias dictadas desde la Casa Blanca se fortalecen en Estados Unidos y México.

El acuerdo migratorio entre ambos países tiene como principal base el despliegue de la Guardia Nacional sobre territorio mexicano, especialmente en nuestra frontera sur, para detener el flujo migrante hacia suelo norteamericano.

Como consecuencia de esto miles los migrantes centroamericanos y mexicanos en su paso por México ven como la violencia hacia ellos se recrudece.

Una investigación del Instituto Nacional de Salud Pública, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México arrojó que al menos 29 % de los migrantes en su paso por México han sufrido violencia física, psicológica o sexual. Sin embargo, solo el 10 % de estos casos de violencia son reportados por el temor de los migrantes a ser deportados o simplemente por la desconfianza en las autoridades.

Esta investigación muestra que la violencia es más común contra los migrantes centroamericanos (30.6 %) y de otros países (40 %) que contra migrantes de origen mexicano (20,5 %). Según el estudio, uno de cada cuatro migrantes vive violencia física que van desde golpizas y robos, hasta extorsiones y secuestros. La violencia psicológica, que va desde insultos y humillaciones basadas en prejuicios hasta amenazas, se vive en uno de cada cinco casos.

Los más violentados

La violencia sexual en migrantes en su paso por México es cotidiana tanto para mujeres, homosexuales, transexuales y hombres heterosexuales. Según este informe, el acoso sexual y la exigencia de favores sexuales son hasta catorce veces más comunes contra hombres homosexuales y transexuales, y nueve veces más frecuentes contra mujeres, que contra hombres heterosexuales. Esto sin mencionar a los migrantes que caen en las redes de trata que operan por todo México

Desde los sexenios anteriores, el territorio mexicano se viene configurando como un tapón para detener el flujo de migrantes que busca llegar a los Estados Unidos. Ya sea con los militares o el crimen organizado, la represión hacia los migrantes tiene como uno de sus objetivos detener su paso por México. Sin embargo, la solidaridad de diversos sectores de las comunidades mexicanas, quienes espontáneamente les ofrecen comida y agua, ha ayudado a que miles lleguen a su destino subidos en "la bestia".

Las fuerzas armadas contra el flujo de mano de obra migrante

La militarización del país implementada por los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, con el motivo de combatir al narcotráfico, ha tenido como uno de sus objetivos controlar el paso de migrantes por medio del control territorial. La represión, las deportaciones o incluso las desapariciones son los métodos para mantener a raya el flujo migratorio.

Por su parte, el crimen organizado hace lo suyo cuando detiene, extorsiona y secuestra migrantes. En muchos casos éstos son obligados insumirse en el crimen organizado o obligados a servir para las redes de trata.

Miles de migrantes han sido reprimidos en su paso hacia los Estados Unidos por parte del gobierno mexicano, con detenciones y deportaciones a cargo del Instituto Nacional de Migración y los cuerpos policiales como la Policía Federal, el Ejercito o la Marina.

Recientemente con la implementación de la nueva Guardia Nacional desplegada a lo largo del territorio y en la frontera de México con Guatemala estos aspectos se vienen recrudeciendo.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha negado que la Guardia Nacional no tiene el objetivo de detener a los migrantes, lo cierto es que la detención a migrantes desde la aprobación de la Guardia Nacional ha aumento 150 %. En junio pasado el Instituto Nacional de Migración informó que detuvo a más de 23 mil migrantes que entraron ilegalmente en México.

Como ejemplo citaremos la lamentable muerte de Marcos, migrante hondureño de 29 años que viajaba con su hija de 8 años, asesinado por elementos de la policía en Coahuila, una muestra del aumento y persecución de los cuerpos armados del Estado hacia los migrantes en el país.

Esto no se puede entender sin mencionar la relación de subordinación del gobierno mexicano a los intereses del gobierno de Donald Trump que con amenazas en el plano de lo económico fue capaz de que el gobierno implementara su ofensiva contra los migrantes desde el Rio Suchiate en el sur de México.

Estas medidas, a la que se le suma, la persecución de migrantes en suelo norteamericano y una oleada importante de deportaciones de personas de origen latinoamericano, busca generar simpatía en la base Trumpista que hizo posible su llegada a la Casa Blanca en 2016.

Frente a la política antinmigrante impulsada desde la Casa Blanca es importante impulsar una gran campaña que exijan un alto a su criminalización y por el libre tránsito para los migrantes.

¡Ningún ser humano es ilegal! ¡Abajo el muro de Trump y libre tránsito para los migrantes! Abajo la Guardia Nacional y la persecución en las fronteras.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO