Mundo Obrero

BAHIA BLANCA

"Miercoles de furia" y precarización en los supermercados

Como ya se había anunciado el pasado miércoles 14 de Junio, los usuarios del Banco Provincia se vieron beneficiados con un descuento de 50% en la compra con tarjeta de crédito y debito en supermercados adheridos, un negocio redondo para las grandes cadenas, más precarización para los empleados de comercio.

Julio Aragon

Empleado de Comercio

Viernes 16 de junio | Edición del día

Tal como se adelantó en el acto de presentación de la iniciativa en la que participaron la gobernadora Maria Eugenia Vidal y el presidente de la entidad, Juan Curutchet, el pasado miércoles 14 el Banco de la Provincia de Buenos Aires reintegró un %50 de las compras de productos de la canasta básica (con un tope de hasta $1500). Las cadenas de supermercados que se vieron beneficiadas con dicha iniciativa fueron: Coto, Disco, Walmart, Jumbo, Vea, La Anónima, Toledo, Día, Chango Más, Cooperativa Obrera, Nini y Planeta, accediendo a este benefició todo aquel cliente del banco que abonase con tarjeta de crédito o débito.

Esta maniobra, que según palabras de la propia gobernadora buscaba “Impulsar el consumo” a pocos meses de las elecciones y con una pérdida del poder de compra del salario que no para de agrandarse, benefició a las grandes cadenas de supermercados, que tuvieron un día de ganancias millonarias. En nuestra ciudad fueron Walmart, Vea, Planeta (Ex Burgos) y Cooperativa Obrera (que a diferencia de las anteriormente mencionadas posee en la ciudad una gran cantidad de sucursales, casi rozando el monopolio) quienes triplicaron sus ganancias en comparación con un día miércoles de cualquier otra semana.

Vidal declaró haber estudiado "maneras para que el banco acompañe a los que más lo necesitan. Valoro enormemente el esfuerzo que cada uno de los bonaerenses hacen cada día, y queremos que sientan que ese esfuerzo no lo hacen en soledad, que tienen un Banco Provincia que está dispuesto a acompañarlos, que está dispuesto a estar ahí para mejorar la capacidad de compra de su bolsillo, para que puedan alcanzar sus sueños, aun cuando no tengan un ingreso formal". Si tenemos en cuenta que Bahía Blanca se encuentra entre las ciudades con mayor desempleo en el país, con un 7.6% según datos revelados recientemente, y donde se han perdido cientos de puestos de trabajo en el último año (sumando en las últimas semanas el cierra de empresas como la fideera Nutregal, la fábrica y distribuidora de helados VITO y la empresa de limpieza SIBB, que sólo en la ciudad llegó a tener 300 empleados), estas afirmaciones de la gobernadora parecen, cuanto menos, cínicas.

A su vez, mientras la gobernadora anunciaba con bombos y platillos esta medida para apuntalar el consumo (y con el, la imagen de su gobierno) de cara a la contienda electoral,los docentes volvían a protagonizar un masivo paroen rechazo a la provocadora propuesta de aumento salarial del 21%.

Pero de lo que nadie habla detrás de esta iniciativa, es de la precarización que sufren los empleados de comercio, con largas jornadas de trabajo muchas veces superando las 8hs diarias, el trabajo en negro o tercerizado, los salarios por debajo de la canasta básica, el tener que trabajar sabados, domingos y feriados muchas veces sin su remuneración correspondiente, todo esto mientras el secretario gremial de AEC Miguel Aolita lejos de poner el sindicato al servicio de la lucha por defender el salario o mantener los puestos laborales, se anuncia como candidato a diputado nacional por la sexta sección dentro de las listas del frente Massa-Stolbizer.

Debido a la gran pérdida de poder adquisitivo que está sufriendo la clase trabajadora, muchos usuarios del Banco Provincia (entre ellos, docentes, estatales, judiciales, que dependen del ejecutivo provincial y cobran mediante este banco), se vieron empujados a aprovechar este descuento para poder hacer rendir un poco sus devaluados salarios gracias a las paritarias de miseria que ofrece Vidal y aceptan sin chistar los burócratas sindicales, convirtiendo los comercios en un caos, con esperas de hasta 6hs para poder pagar, góndolas que se vaciaron rápidamente y personal sobrecargado de trabajo. Los empleados de comercio (muchos a los cuales se les cortaron incluso francos) debieron cubrir las vacantes de personal debido a la política de empresarios que mientras la levantan en pala con este tipo de acuerdos, ya no toman nuevos trabajadores cuando se sufre una baja, debiendo los trabajadores restantes dividirse el trabajo que ya no está cubierto.

Para terminar de dejar la vida en los comercios, y para que todos tengamos trabajo, el Frente de Izquierda propone reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana sin rebaja salarial, repartiendo las horas de trabajo entre todas las manos disponibles con un salario igual a la canasta familiar.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO