Mundo Obrero

JUVENTUD TRABAJADORA

“¡Mi vida y la de mis hijas valen más que sus ganancias!”

Patricio es un joven metalúrgico que se suma a la campaña de Nicolás del Caño. Por tener que trabajar hasta los domingos sólo pudo disfrutar tres de los cumpleaños de sus dos hijas de 9 y 7.

Domingo 9 de julio | 14:37

La Izquierda Diario recibió por escrito el testimonio de un joven trabajador de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Aquí se reproduce.

Me llamo Patricio. Tengo 27 años y trabajo desde los 9. Hice de todo. Desde venta ambulante hasta jardinería, fui empleado de una pizzería y también de un lavadero. Hoy soy laburante metalúrgico en una fábrica de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. La mayoría de mis trabajos siempre fueron precarios. A mí nunca me llegó la famosa “década ganada”.

Tengo dos hermosas hijas, de 9 y 7 años, que son mi razón para luchar día a día.

Por tener que laburar durante la semana en la fábrica y los fines de semana en la pizzería, sólo pude estar presente en tres de los 16 cumpleaños que ya suman entre las dos. Eso quiere decir que me perdí muchos de esos días tan importantes para ellas y para mí.

Pero además, por laburar nueve horas (sin contar los días de horas extras) me pierdo de algo tan elemental como llevarlas al colegio o ir a buscarlas. Me perdí actos en los que alguna de las dos actuaba o bailaba. Pierdo día a día tiempo que podría aprovechar para ayudarlas a estudiar. Podría estar horas describiendo lo que pierdo. Y a eso hay que sumarle las horas que tengo de viaje.

Y todo esto solo para sobrevivir, para poder obtener lo básico. No solo dejo mi vida en los trabajos, también me ausento de la de mis hijas.

¿Y para qué? Para ver cómo las ganancias de mi patrón crecen, hora tras hora. Él mejora sus números y crece como empresario por esas 9 horas de producción diaria que hacemos los cuarenta compañeros de planta.

Quiero decir bien fuerte “¡basta!”. Por mí, por ellas, no quiero dejar mi vida y mi tiempo en ver cómo crecen las ganancias de ese empresario “pyme” que es un explotador en todo sentido.

Por eso es que hoy apoyo y difundo con todo la campaña de Nicolás del Caño y del Frente de Izquierda por la jornada laboral de 6 horas para todas y todos y que trabajemos cinco días a la semana. La razón primordial es por mi tiempo y por el de quienes me quieren. ¡Más de la mitad del tiempo de vida de mis hijas me la pasé laburando!

El Frente de Izquierda propone reducir la jornada laboral, con un sueldo que iguale la canasta familiar, repartiendo las horas de trabajo disponibles entre ocupados y desocupados. Para mí, ésa es la que va. Por eso difundo esta campaña y la hago extensiva a todos mis amigos, compañeros de trabajo y familiares.

Por un lado estoy cansado de que los empresarios se llenen de plata a costa de nuestro trabajo y tiempo. Pero por otro estoy convencido de que tenemos que luchar porque los trabajadores disfrutemos más de la vida, con nuestros hijos o quienes querramos.

¡Mi vida y la de mis hijas valen más que sus ganancias!


* Patricio está encuadrado en el convenio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cuya conducción garantizó durante todos estos años las ganancias del patrón y el desgaste de la vida del joven.








Temas relacionados

#FrenteDeIzquierda2017   /    Elecciones 2017   /    Juventud precarizada   /    Precarización laboral   /    Trabajadores metalúrgicos   /    UOM   /    CABA   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO