Sociedad

CIUDAD DE MÉXICO

Metrobús: fallas, choques, concesiones y malas planificaciones

El pasado 2 de agosto un video recorrió las redes sociales mostrando una de las nuevas unidades del Metrobús que había impactado contra una estación.

Sábado 5 de agosto

Con bombo y platillo había anunciado el gobierno de Miguel Ángel Mancera que incluiría nuevas unidades para la Línea 7 del Metrobús de la Ciudad de México.

Estas unidades, modelo Euro VI, tienen un costo de 11 millones de pesos; tienen un parecido a los llamados “camiones double decker” que circulan por Inglaterra, aunque también hay quien bromea que sólo le pusieron techo a los camiones del Turibús, que también es de dos pisos.

Sin embargo, el pasado miércoles una de estas unidades, que estaba en modo de prueba, fue el encabezado de las noticias de esta semana debido al accidente que ocasionó en la estación La Villa, situada frente a la Basílica de Guadalupe y que es de la Línea 6. La unidad, de 4.14m de altura, se incrustó contra el techo de la estación, que es de cerca de 3.90m de altura.

Es decir, por una diferencia de cerca de 20 cm el camión ocasionó un percance, mismo que fue grabado y subido a redes sociales. Posteriormente, desde la cuenta oficial del Metrobús en Twitter, de dio a conocer que se debió a “imprudencias”.

Resultado de esto es que el chofer y dos supervisores fueron despedidos y a ellos se les adjudicó la responsabilidad de lo sucedido.

Costos altos para no haber resultados

Para el gobierno de Mancera, los responsables del accidente son los trabajadores, los mismos a los que el gobierno convoca a la plaza de Tlaxcoaque a que puedan ser prácticamente contratados al momento y darles un curso básico de conducción de las unidades de la red. Poco importa que haya sido el mismo Mancera quien incrementó el costo del pasaje del Metro en 2015 y que a más de tres años siga habiendo percances, como la reciente explosión en la estación Juanacatlán. Lo mismo sucede con el costo de los peseros, que ahora cuestan entre $6 y $8.

Pero estos precios tan elevados para el bolsillo de los trabajadores siguen sin dar resultados; Mancera había dicho que era necesario para que se pudiera dar un mantenimiento mejor al sistema de transporte de la ciudad, pero tal parece que el mantenimiento nunca llega.

Para Mancera es más importante otorgar concesiones a empresas privadas para hacer varias obras a lo largo y ancho de la ciudad, y en el caso del Metrobús, éste se paga a través de un fideicomiso que tiene como base los pasajes de los usuarios, o lo que es lo mismo: los trabajadores y el pueblo que día a día se transportan hacinados en ese camión para llegar a sus trabajos.

El actual Jefe de Gobierno muy probablemente tenía la intención de presumir esta nueva unidad para hacer gala de sus intenciones como posible contendiente a la presidencia de la república, pero el único mensaje que mandó fue el de un político que definitivamente no sabe planificar el transporte de la ciudad que gobierna.

Una salida de fondo a la crisis del transporte

Es evidente el colapso del transporte público en la Ciudad de México. ¿Pero puede dar una salida progresiva Miguel Ángel Mancera, el campeón de la privatización del espacio público y la represión? ¿O la pueden dar alguno de los partidos que legislan y gobiernan al servicio de los empresarios? Categóricamente no, porque para todos ellos el transporte público no es un servicio de primera necesidad sino un gran negocio.

Son las y los trabajadores del transporte, junto con comités de usuarios quienes pueden resolver la crisis del transporte en la capital. En primer lugar, cancelando las concesiones a empresas privadas que lo único que les interesa es el lucro. Todo el transporte de la ciudad debe ser municipalizado bajo control de trabajadores y usuarios. Y las condiciones laborales de quienes laboran en este servicio deberán contemplar seguridad social, salarios equivalentes al costo de la canasta básica y ajustados según la inflación, así como la reducción de la jornada laboral por tratarse de un trabajo insalubre. Y esto también permitirá crear nuevos puestos de trabajo con condiciones dignas.

Asimismo, debe establecerse la gratuidad para estudiantes, maestros, trabajadores y adultos mayores. Esta medida debe ir de la mano con la reparación y puesta a punto de todas las unidades para incrementar las frecuencias y así poder erradicar el hacinamiento en el transporte. Y, mientras tanto, trabajadores y usuarios podrán diseñar la ampliación y mejoramiento del sistema de transporte público no contaminante.






Temas relacionados

Ciudad de México   /   Miguel Ángel Mancera   /   Metrobus   /   Transporte   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO