Política

TRIBUNA ABIERTA

Mesa debate en APEMIA

Para debatir sobre el tema "Cómo superar el encubrimiento y la impunidad", este sábado se reunieron en la Biblioteca Nacional Maristella Svampa, Daniel Feierstein y Laura Ginsberg. Horacio González estaba anunciado, pero faltó por temas de salud. A continuación, el debate.

Miércoles 15 de abril de 2015 | Edición del día

M. Svampa: –Para superar el encubrimiento y la impunidad, queremos integrar una Comisión Investigadora (CI). Esta será integrada por 18 personalidades, 4 parlamentarios y 3 miembros, uno por cada grupo de familiares. Esta CI constituye un desafío.

El ataque a la AMIA es un crimen sin presos ni condenados. Como nadie se lo adjudicó (Hezbollah, que había sido acusada, lo desmintió), este ataque apareció como un acto ininteligible, irracional. Pero esta no es una figura adecuada. AMIA y las sucesivas pistas y encubrimientos aparece como un palimpsesto. La pista siria, la iraní, las negociaciones, el encubrimiento de la conexión local, etc.; el rol de una CI ha de ser levantar las sucesivas capas de encubrimiento para descubrir las responsabilidades. La CI tiene el objetivo de dar cuenta de los crímenes, buscar la verdad y llevar a la reconciliación y la justicia, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición de estos hechos. Las CI de España (por Atocha) y de EE. UU. (por las torres gemelas) encararon el rol de las agencias de seguridad. Las 15 agencias de EE. UU. habían actuado descordinadas. Pero la CI norteamericana no se preguntó si alguna acción de los EE. UU. podría haber motivado el ataque

En España, la CI,(que fue parlamentaria), por el ataque de Atocha, si bien subrayaron el rol policial, las mentiras y los ocultamientos, no estuvo a la altura de los reclamos de la ciudadanía. Además fue un campo de discordia de los distintos partidos políticos. Acá puede suceder lo mismo, o que los partidos se quieran apropiar de la investigación.

Los organismos de derechos humanos han denunciado la expansión del terreno de la impunidad. Los organismos de familiares aglutinan distintos casos de impunidad, el caso Carrasco, el caso Cabezas, María Soledad, Marita Verón, gatillo fácil, crímenes de género. Cromañón, la tragedia de Once, las inundaciones de La Plata y de Buenos Aires. Todos ellos dan cuenta de la emergencia de una matriz criminal privada y pública en distintos escalones del Estado, una matriz criminal y mafiosa. Reconocemos esfuerzos de Néstor Kirchner por modificar estas situaciones, pero la impunidad continúa. La muerte de Nisman es un cuadro complejo que tiene que ver con la geopolítica internacional, y a nivel doméstico nos lleva a interrogarnos sobre el tipo de democracia que se ha construido. El caso AMIA es una herida abierta que horada las instituciones y que lleva a plantearnos qué tipo de democracia queremos. Como la burocracia es torpe, en este palimpsesto vamos a encontrar textos que olvidaron de borrar que nos permitan acercarnos a la verdad.

D. Feierstein:
– Es difícil hablar de un tema sobre el que hay tanta desinformación y mentiras. Hay como tres niveles de impunidad. Primero saber si existió y cuál fue el involucramiento internacional en el caso AMIA. Segundo, la participación local, lo que implica a sectores que siguen estando. Tercero, la tremenda trama de encubrimiento local e internacional, estatal, judicial, legislativa, de los partidos de oposición, esto implica una tremenda complejidad, cómo se hace para involucrar a estos actores que van a usar sus métodos para defenderse. El bombardeo mediático permanente, destinado a impedirnos pensar. Es preciso ver qué se puede descubrir y que sea analizado con ojos que tengan cierta garantía ética. Recordó la comisión formada alrededor del tribunal permanente de los pueblos que reunió figuras como Russel, Sartre para analizar los crímenes de EE. UU. en Vietnam. Además advirtió la iniciativa de sectores opositores para impulsar juicios en ausencia como nuevas formas de impunidad. Los juicios de España y EEUU tampoco han sido esclarecidos y Argentina no está fuera del contexto internacional. En mi caso, me siento absolutamente no representado por las instituciones judías ni por sus ataques al gobierno. Y es absurdo creer que el Estado de Israel defiende a los judíos de otros países o del nuestro.

Qué garantías podemos encontrar en los Tribunales Internacionales de la ONU, que están integrados por cinco de los seis más grandes violadores de los DD. HH. La CI solo puede integrar parlamentarios de partidos que se encuentren en minoría; los partidos políticos tienen mucha responsabilidad en los encubrimientos.
Como el proceso de encubrimiento no es perfecto, se pueden descubrir muchas cosas en la cantidad de porquerías que existen, desmontar todo lo que la estructura judicial no llegó a destruir. Cómo usaron los muertos de la Amia para jugar en el tablero internacional y posicionarse de acuerdo a los cambios en la política respecto a Irán.

Desde ya que en la sociedad no hay ninguna confianza en la justicia que tanto ha hecho para encubrir; la CI corre el riesgo de abrir otro proceso de encubrimiento. Sin embargo debemos sumar fuerzas y presionar. Como con el caso de los organismos de DD. HH. y su lucha por la derogación de los decretos de Punto final y Obediencia debida, solo cuando se va por más, se logran algunos pequeños éxitos.
Feierstein señaló la presencia de miembros de organizaciones de inundados de La Plata. Estos preguntaron acerca de la validez y utilidad de la Ley Antiterrorista. Esta, que fue una imposición del Gafi, no aporta nada a la causa y puede servir para reprimir a los sectores populares o al periodismo, como en el caso de Santiago del Estero.

L. Ginsberg: –¿Por qué cuesta tanto instalar la idea de la CI e intentar transitar esta vía? La sola idea de la CI ataca al núcleo de la institucionalidad democrática en Argentina, y es una idea que surge producto del agotamiento de la vía jurídica. La cantidad de informes, intervenciones, fallos judiciales en los últimos 40 días, la hiperactividad de parte del gobierno por la muerte de Nisman, la cantidad de iniciativas que se han tomado y que no se tomaron en los últimos 20 años. Se disolvió la Secretaría de Inteligencia, se apuró el fallo de Rafecas, se hizo una campaña de decretos por la apertura de archivos secretos. Se apuró la fecha por el juicio por encubrimiento., un juicio del que no tenemos nada que esperar. Las declaraciones y solicitadas del gobierno dan la pauta de que el apuro es por dar por terminado el proceso por la AMIA. Al respecto, denunció que en una solicitada publicada en diarios nacionales y extranjeros, el Gobierno propone una salida tipo Lockerbie con un juicio en un tercer país, así como solicitaba ayuda para que la causa AMIA figurara como pedido en las negociaciones entre el grupo 5 +1 e Irán. La desclasificación de archivos no significa apertura.

En cuanto al juicio por encubrimiento apenas se va a juzgar a algunos de los involucrados por beneficios a nivel individual, no va a traer ni verdad ni justicia. Los medios lo presentan como de encubrimiento del atentado, pero es sólo un juicio por irregularidades en el accionar de los imputados. Sí va a revelar todas las grietas que el Gobierno quiere cerrar cuanto antes. El objetivo es terminar con el tema en cualquier condición. El poder judicial está absolutamente descreído. El agotamiento de la vía judicial revela la necesidad de una CI. El Estado está tratando de resolver su propia estabilidad al margen de toda institucionalidad. La intervención de una CI como la que estamos propugnando va a tener que demostrar la responsabilidad del Estado argentino en este caso y su impunidad, tomar los elementos que están a la vista y juntarlos para levantar las sucesivas capas de impunidad.







Temas relacionados

APEMIA   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO