Política Chile

INTERNACIONAL

Mercosur, unidad cipaya y ofensiva derechista

Pocos días atrás fue el encuentro del Mercosur, que sirvió para dos fines: la unidad servil al imperialismo de progresistas y derechistas, y fortalecer la ofensiva derechista que en Chile aprovechó Piñera en plena campaña electoral.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción La Izquierda Diario

Lunes 24 de julio | 07:43

Cumbre del Mercosur: unidad servil al imperialismo

La reunión de los presidentes del Mercosur sirvió para buscar cerrar un cerco contra Venezuela, que favorezca la arremetida de la derecha de ese país para imponer una salida reaccionaria a la crisis que lo sacude.

Claramente no se trata de la democracia y el diálogo con los que se llenan la boca. Sin ir más lejos, uno de los que promueve estos “valores” es temer que llegó a la presidencia tras su golpe institucional. Por eso su simpatía con la oposición venezolana, ya que aunque la Constituyente de Maduro es fraudulenta, la oposición es golpista, llamando, por ejemplo, a las Fuerzas Armadas a que den un golpe y hasta anunciando la conformación de un gobierno de Unidad Nacional.

Pero tampoco se trata propiamente del MUD y la oposición derechista venezolana.

De lo que se trata es de afirmar su pacto de sumisión al imperialismo, que con Trump agita nuevamente el garrote por ahora como amenaza, y con la crisis económica internacional tiene en vilo los proyectos de ataque de los gobiernos derechistas que predominan en el Cono Sur (Temer en Brasil, JPK en Perú, Macri en Argentina, y es probable que Piñera en Chile en unos meses más).

Los gobiernos semi progresistas del uruguayo Tabaré Vazquez y del paraguayo Horacio Cartes buscaron ponerle límites a una sanción a Venezuela, pero la denuncia política ya la instalaron los presidentes derechistas. El Gobierno de Chile, al mejor estilo Bachelet, planea entre ambos hablando del diálogo y su decepción por no avanzar en este camino, haciendo de puente entre ambos para favorecer a los segundos.

Ofensiva derechista

Y los favoreció. Bachelet les hace de puente, y de cobertura. Se hizo eco, a su manera, de la condena política a Venezuela, llamando a un diálogo, lamentando que no se avance en este camino. Y esto envalentona a los derechistas.

Piñera, que va por una segunda presidencia, aprovechando la cumbre del Mercosur declaró que hacía un llamado a la libertad y a la defensa de la democracia en ese país. Encendió los ánimos. Evo Morales le respondió que hablaba un “oligarca pinochetista”. Se puso bajo el alero de Bachelet volviendo a declarar que el presidente de Bolivia "ha insultado a nuestra Presidenta, a nuestro país y, por lo tanto, ha perdido el respeto". Con esta unidad servil al imperialismo, gobiernos progresistas como el de Bachelet, sirven a los intereses de la derecha que sigue avanzando en Sudamérica.






Temas relacionados

Política Chile   /   Imperialismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO