Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Mensaje oscurantista y clerical del ministro Esteban Bullrich

Mediante un posteo en Facebook el ministro de Educación se pronunció en contra del aborto legal, seguro y gratuito.

Sábado 25 de marzo | 16:21

"Hoy es el Día Mundial del Niño por Nacer. Démosle la mano al milagro de la vida", afirmó este medio día el ministro de Educación de la Nación. Con un post publicado en su cuenta de Facebook, acompañó su texto con una imagen típica de las campañas antiabortistas que impulsan sectores fundamentalistas ligados a la Iglesia. Allí puede verse la panza de una mujer gestante con una abertura médica, desde la que sale una mano. Utilizando una foto que, claramente, no es la de un aborto (pero busca generar un impacto contrario a este derecho), el ministro conmemoró así el día impuesto en Argentina por un decreto del menemismo.

Nada que envidiarle tiene esa campaña a las reaccionarias declaraciones difundidas la semana pasada por Mariana Rodríguez Varela, una militante antiabortista católica, hija de un ex funcionario de la dictadura y abogado del genocida Rafael Videla, que invita a colgar muñecos y calcomanías con “un bebito” para “defender la vida”. Un golpe bajo que busca poner en el foco, con el cínismo típico de los sectores más conservadores, la criminalización de las mujeres.

Te puede interesar: “El Bebito”: la increíble campaña de la hija de un funcionario de la dictadura y defensor de Videla

Claramente, este tipo de provocaciones encuentran sustento en la campaña que impulsan sectores fundamentalistas vinculados a la jerarquía eclesiástica, que busca imponer su dogma reaccionario sobre la vida de las mujeres. Es así como Bergoglio y la Iglesia Católica intentan escoder los obstáculos que el clero impone para la aplicación de la Ley de Educación Sexual y el tratamiento del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo no deseado, que impulsa la Campaña Nacional por el derecho al aborto y sigue siendo cajoneado en el Congreso Nacional gracias al acuerdo que mantienen todos los partidos del oficialismo y de la oposición mayoritaria.

Mientras la Iglesia habla del "perdón para las mujeres que abortan", sostiene una "santa alianza" con el Estado y los gobiernos de turno, que mandato tras mandato han mantenido la criminalización y la clandestinidad de esta práctica, responsable de las más de 300 muertes y 50 mil hospitalizaciones anuales que provoca la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones de clandestinidad.

El repudio a este tipo de campañas no debe hacerse esperar. Miles de personas ganaron las calles el 8 de marzo pasado, durante el #ParoInternacionalDeMujeres, y reclamaron entre otras cosas el derecho a la educación sexual laica e integral, a la anticoncepción gratuita en todos los hospitales públicos y al aborto legal, derechos que siguen siendo vedados por el Estado. Ahora, también es necesario contrarestrar este sentido común que el Gobierno busca instalar. Hay que decir bien fuerte: #NiUnaMenos por abortos clandestinos.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO