Mundo Obrero

CRISIS CORONAVIRUS

Mendoza: trabajar en salud en épocas de pandemia

Desde los hospitales públicos, trabajadoras y trabajadores denuncian las condiciones en que deben enfrentar la crisis sanitaria

Cecilia Soria

@CeciliaSoriaPTS

Viernes 20 de marzo | 21:23

Hace algunas horas el presidente Alberto Fernández declaró el aislamiento social
obligatorio y puso a fuerzas de seguridad en las calles, lo propio hizo Rodolfo Suárez en Mendoza. La medida iría en función de prevenir los contagios pero la realidad es que la provincia no cuenta con tests para realizar masivamente a la población. Especialistas de todo el mundo plantean que realizar masivamente los test es lo único que puede ayudar a combatir el alto contagio del virus y pensar medidas acorde. Sin siquiera esta herramienta fundamental quienes trabajan en salud deben abordar su tarea en un sistema colapsado hace años, sin las insumos necesarios y padeciendo la inseguridad de no saber cómo llevaran el pan a sus familias.

“¿Quién cuida a quienes nos cuidan?” Es la pregunta que ha saltado a la luz frente a los últimos hechos relacionados con la pandemia y las condiciones laborales de quienes trabajan en la salud pública. Contratos precarios, guardias eternas, falta de insumos, etc. es lo que más se escucha en los hospitales de la provincia. Años de desfinanciamiento del sector, hoy tienen un alto costo que los partidos que han gobernado durante los últimos 30 años prefieren callar mientras cierran filas diciendo que hacen todo lo posible para evitar los contagios. ¿Que quienes nos cuidan trabajen en condiciones apropiadas no seria lo primordial?

En la votación del último presupuesto provincial se votó un ajuste de 100 millones menos en maternidad del Lagomaggiore y 385 millones menos en equipamiento de hospitales Lagomaggiore, Gahilac y Luján. Por su parte, la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud, solicitó la “inspección de todos los efectores, a fin de determinar y emplazarlos a que de manera urgente brinden los elementos de bioseguridad y limpieza adecuados para afrontar esta pandemia.”

Una trabajadora del único hospital pediátrico de Mendoza, Humberto Notti, realizó una denuncia en la que explicó: “estamos atravesando una situación de emergencia sanitaria” . Y continúa diciendo, “Me dirijo a usted [gobernador Rodolfo Suárez] en representación de todos nuestros compañeros y le exigimos pase a planta permanente ya. Merecemos un sueldo digno acorde a nuestra labor, necesitamos que se nos reconozca y se nos deje de ningunear, porque es ahora cuando usted se habrá dado cuenta de la importancia del personal de salud y sobre todo de enfermeros y licenciados en enfermería. Lo invito a usted señor gobernador, a dejar a su familia, a exponerse a la situación actual que se está viviendo, a trabajar con el estrés de saber que con 20 mil pesos tenes que pagar alquiler, impuesto, alimentos, educación para nuestros hijos. Lo invito a ponerse en mis zapatos y va a entender por qué merecemos nuestro pase a planta ya”.

Así mismo en el hospital Saporiti de Rivadavia, sus trabajadores denuncian que les adeudan el salario desde el mes de febrero Además exigen el pase a planta permanente de sus trabajadoras y trabajadores. Señalan al gobernador de la provincia por estar sin obra social, seguro ni jubilación en el marco de una crisis sanitaria. "Nos estamos jugando todo luchando codo a codo con esta pandemia", aseguran.

La severidad del gobernador Rodolfo Suárez para anunciar medidas persecutorias es
inversamente proporcional a su dedicación para tener un sistema de salud pública de calidad sin trabajo precario. Es urgente la centralización de toda la salud pública y privada para poder organizar los recursos en función de las necesidades planteadas por la pandemia y que esté controlada por profesionales y trabajadores del sector, realización masiva de test a la población, pasar a planta a trabajadoras y trabajadores de salud con un salario como mínimo igual a la canasta básica familiar, y más medidas que podes conocer acá.

Para lograr estas medidas se vuelve urgente destinar recursos a nuestro sistema de salud. Como plantea Noelia Barbeito: “Hay presupuestados $1700
millones de pesos para publicidad oficial. Deben redirigirse urgentemente al presupuesto de salud. Reducir la dieta de los legisladores nos permitiría destinar otros $300 millones de pesos. Pero también hay que generar nuevos recursos, afectando a las grandes fortunas de nuestra provincia. Los grandes exportadores facturan U$$ 1500 millones de dólares anuales.
Cada 1% de impuesto extraordinario implicaría $1000 millones de pesos extras para el sistema de salud. Esto debe extenderse a los bancos, supermercados, petroleras”.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    derechos laborales   /    Crisis de la salud pública   /    Mendoza   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO