Política

POLITICA

Mendoza, la gran socia del BID

Mientras el pueblo trabajador conmemora en las calles el 42º aniversario de la última sangrienta dictadura militar, hoy nuestras autoridades gubernamentales se muestran orgullosas de estar pactando créditos que seguirán pagando las futuras generaciones.

Domingo 25 de marzo | 00:00

¿Que es el BID?

Es una pregunta que se pueden haber hecho muchos mendocinos/as esta semana. El BID no es solo una entidad financiera más, es una entidad financiera internacional en coordinación con el FMI, Banco Mundial y dentro de sus países miembros se encuentran los que forman parte del G7 por dar una idea. Es una banca que apoya proyectos de desarrollo, más bien plantea un modelo de desarrollo y tiene de hecho ya una idea de cómo debe ser ese desarrollo llevado a adelante por los diferentes países, por las diferentes ciudades que participan de sus programas. No solo tiene una concepción de desarrollo sino que la impone a través de los condicionantes para el acceso a los créditos.

Basado en diferentes estudios, dicho organismo destina financiamiento a proyectos que apuntan a “desarrollar” diferentes áreas y sectores dentro de las ciudades, buscando la sustentabilidad ya que es un objetivo del BID, tal vez convalidando la idea romántica de que no es la maximización de la ganancia lo que moviliza el desembolso de capitales y la de que es posible poner a los mismos límites de acción.

Además el financiamiento del BID no es un regalo al estilo subsidio sino que es más bien un préstamo con tasas de interés que se fijan según su propio mecanismo ajustado a la convertibilidad de monedas y con condiciones económicas de ajuste. Como cualquier banco, sino dejaría de llamarse de este modo, busca maximizar su ganancia.

Te puede interesar: Luis Caputo y su receta de ajuste para América Latina

¿Lluvia de inversiones o endeudamiento?

La relación con el BID no es nueva, desde su creación en 1959 financia proyectos e interviene en las economías de la región. Recordemos el proyecto para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) creado en el 2000 y que busca vencer barreras físicas, legales y sociales para volcar los recursos naturales de los países sudamericanos para los mercados norteamericanos y europeos. Como por ejemplo, el “Eje Capricornio”, un corredor bioceánico que atraviesa la cordillera de Los Andes y la Cuenca Amazónica por Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia y Brasil, que facilita la extracción y comercialización de nuestros recursos naturales.

Tampoco es nueva la relación con nuestro país y de hecho Argentina es miembro fundadora e históricamente ha tomado créditos de la institución en los diferentes gobiernos. Desde 2010 el país pide préstamos al BID por alrededor de mil millones de dólares cada año y la deuda total con la institución es de 12.400 millones de dólares. Actualmente, hay 63 préstamos activos en Argentina por un monto total de 10.208 millones de dólares. Están destinados principalmente a transporte (U$S 3550 millones), agua y saneamiento (U$S 2575 millones), desarrollo y vivienda urbanos (U$S 1132 millones), y a proyectos regionales como los túneles de Agua Negra (U$S 130 millones) y Cristo Redentor (U$S 200 millones). En Mendoza algunos proyectos que se han desarrollado con financiamiento del BID son la instalación de cámaras de seguridad y un camión CEO móvil, servicios de consultoría para la implementación de la nueva red de transporte público (ambos por U$S 8 millones), obras hídricas por U$S 240 millones, el puente Cacheuta-Potrerillos por U$S 395 millones, y ayer Cornejo anunció la doble vía San Juan-Palmira por 1.400 millones de pesos.

Estos proyectos se enmarcan en la Estrategia del grupo BID con Argentina para los años 2016–2019 cuyo objetivo es apoyar la reorientación de la economía con el establecimiento del sector privado como el principal motor del desarrollo económico, para ello busca la eliminación de barreras al movimiento de capitales. Esas barreras son los altos impuestos, el bajo acceso a financiamiento y las regulaciones laborales. Entonces cuando el BID habla de “mejorar el ambiente de negocios” se refiere a beneficiar a las empresas e inversores privados a costa de los y las trabajadoras.

También podes leer: El BID amplió sus créditos para financiar obras infraestructura

Mendoza la gran socia del BID

Entre el 22 y 25 de marzo se realiza en la provincia de Mendoza, con sede central en el departamento de Guaymallén, la 59ª Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores del Grupo BID. Esta instancia es el principal órgano de toma de decisiones de la institución, la cual está compuesta por 48 países miembros, y reúne a las principales autoridades gubernamentales como presidentes y ministros de finanzas o economía de países; como así también a presidentes de bancos centrales, líderes de áreas empresariales, social y de la industria financiera.

Entre los representantes gubernamentales de la Argentina participan el presidente Mauricio Macri, Rogelio Frigerio (Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda), Horacio Rodriguez Larreta (Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Gobernador de Mendoza), Ramón Mestre (Intendente de la Ciudad de Córdoba), entre otros.

El objetivo principal de tan mentado encuentro fue debatir los “retos” que enfrenta América Latina y el Caribe para inversiones en el sector privado y el futuro de las ciudades, donde se realizó el Foro de Alcaldes.

El gobernador Alfredo Cornejo abrió la sesión de la reunión anual agradeciendo al Gobierno nacional por haber elegido a la provincia como sede, diciendo: “Hacía 22 años que no se sesionaba en nuestro país y nunca se había sesionado en el interior de la Argentina. Así que es un doble orgullo y un tremendo desafío estar a la altura de la circunstancias y que nuestra provincia y mi Gobierno estén a la altura de llevar adelante todo esto".

Existen diversos motivos por los cuales la Asamblea del BID se desarrolla en la provincia de Mendoza, y como punto principal hay que decir que la provincia, en particular su ciudad se ha convertido en los últimos años en la principal socia del Banco Interamericano de Desarrollo. Junto con Buenos Aires, Mendoza es la única provincia que recibe financiamiento del BID de forma directa y sin intermediación nacional.

También te puede interesar: Cornejo y Kerchner se reunieron con el BID en Washington

Desde la asunción de Cornejo en 2015 se profundizaron los lazos ya estrechos que existían, y los intendentes del Área Metropolitana de Mendoza, todos representantes de Cambia Mendoza con la excepción de Maipú peronista, fueron los principales impulsores. En el año 2016 con el apoyo de la Universidad Nacional de Cuyo y financiado por el BID, se creó un nuevo espacio de gestión Metropolitana denominado UNICIPIO, que aglomera a todos los intendentes para diagnosticar, estudiar y facilitar proyectos urbanos propuestos por el banco bajo el programa regional denominado “Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles”(ICES). El programa comprende a toda América Latina y el Caribe y es la herramienta más innovadora que ha encontrado el BID para lograr desarrollar modelos estandarizados de ciudades de vanguardia que darán paso al endeudamiento desmesurado de las economías de los países.

Mendoza se posiciona como una provincia atractiva para inversiones de diverso índole, y todas las esferas de negocio y gubernamentales buscan ser parte de esta oportunidad inigualable para a través de sociedades mixtas público-privadas, arriben las tan esperadas “lluvias de inversiones”, o mejor dicho las “lluvias de préstamos”.

Uno de los momentos más importantes fue la presentación del proyecto ganador de la tercera edición del concurso BID Urban Lab. Dicho concurso nació en el año 2015 y proviene del Programa de Ciudades Sostenibles del BID, y tiene como objetivo buscar ideas de proyectos urbanos transformadores, concretos y sostenibles. El espacio seleccionado para desarrollar para este proyecto urbano de vanguardia es el área de la ex Estación Ferrocarril Belgrano en Guaymallén. Incluye la totalidad del área de 26 ha, dividida en dos sectores: sector A que corresponde a las 6 ha proyectadas para el Ecoparque o Parque Joaquín Lavado, y el sector B que corresponde a las 20 ha restantes del terreno del ferrocarril.

Es importante aclarar que previo a la designación del área, la Municipalidad de Guaymallén en conjunto con el gobierno provincial se encargó de despejar el área y dejaron conflictos inconclusos. Tal es así que en el año 2016 se desplazó y relocalizó al asentamiento Ferrocarril Belgrano donde vivían aproximadamente 90 familias en condición informal (aún continúan viviendo algunas familias en el predio). También donde se proyecta el parque Quino el Municipio mantiene un conflicto con Club Atlético Argentino que reclama unos terrenos que habían sido cedidos a comodato para la realización de actividades; y vale decir que dentro de las 20ha restantes se encuentra el espacio de la ex Estación Belgrano donde a comienzos del año 2017 fue reprimida y desplazada la Feria Popular de Guaymallén. 

Al concurso se presentaron 101 propuestas, provenientes de 70 universidades en 13 países de la región, donde postularon sus proyectos trabajados en equipos multidisciplinarios (economistas, sociólogos, trabajadores sociales, arquitectos, etc). Resultó ganador el proyecto denominado “Senderos de Ciénaga”, presentado por un equipo de la Universidad Nacional de Venezuela, que participará de la primera etapa de construcción del nuevo pulmón verde Parque “Quino”, donde el BID será quien financie la obra. El equipo ganador recibió un premio de $5.000 USD y el proyecto será exhibido en la sede principal del BID en Washington.

Resulta paradójico que mientras el pueblo trabajador conmemora en las calles el 42º aniversario de la última sangrienta dictadura militar, que dejó no sólo dejó el triste salgo de 30.000 compañeros/as desparecidos/as sino que también logró que la deuda externa se multiplique de manera exponencial, hoy nuestras autoridades gubernamentales se muestran orgullosas de estar pactando créditos que seguirán pagando las futuras generaciones.

Ahora bien, con tantos espejitos de colores que trae esta visita del BID nos urge la necesidad de abrir el debate y preguntar:

Si los proyectos del BID buscan beneficiar al capital privado, ¿cuáles son los beneficios para los y las trabajadores de Mendoza? ¿En qué situación se encuentra la provincia si el único logro que puede mencionar el gobernador es el endeudamiento?. Si los proyectos que financia el BID promueven una ciudad sustentable, ¿qué sustentabilidad puede haber con endeudamiento? ¿Es posible usar modelos universales de sustentabilidad y replicarlos?

Si el proyecto ganador del BID UrbanLab trae propuestas para lograr una urbanización estandarizada ¿Cómo incorporará las necesidades de los sectores en conflicto que aún existen en esta zona de Guaymallén?

Marta Bernabeu Profesora de Geografía
Martin Magallanes Licenciado en Geografía
Alejandro Guajardo Geógrafo
Centro de Estudios de la Clase Trabajadora Mendocina







Temas relacionados

Banco Interamericano de Desarrollo (BID)   /    Alfredo Cornejo   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO