Sociedad

SEPARACIÓN DE LA IGLESIA DEL ESTADO

Mendoza: “La Constitución de la provincia declara la laicidad de la educación, pero no se respeta en la práctica”

En el marco de la jornada de paro nacional de CTERA de este jueves 13 se desarrollaron clases públicas en la Plaza Independencia del SUTE y Fadiunc conjuntamente. Desde las 16hs, en la Carpa, Federico Mare, historiador y ensayista desarrolló: “Laicidad y educación”. Se desarrollaron interesantes precisiones sobre este tema

Virginia Pescarmona

@virpes - maestra de Maipú

Viernes 14 de septiembre | 15:15

Para empezar, como en cada panel, se expresó la solidaridad con la lucha docente en todo el país. “Agradezco a la Facultad de Educación, este espacio e invitación” valoró la temática ya que es necesario “incorporar a los reclamos en educación la laicidad como aspecto de la educación”.

Partiendo del contexto de crisis de la educación a nivel nacional, profundizado por las políticas de Macri y Cornejo,explicó que se diversifican los reclamos, al calor de la lucha. “Hemos sufrido un revés en las luchas dadas con la acción del Senado que frustró la salida del proyecto del aborto legal. Esto abrió un debate muy amplio sobre la necesidad de la Separación de la Iglesia del estado. Fue evidente para miles que los que votaron en contra fue por su pertenencia al integrismo católico o presiones desde allí. En Mendoza, además la cuestión de la pedofilia eclesiástica es particularmente un problema. Encabezamos ranking con casos como Próvolo, Verbo encarnado, Monte Comán, entre otros. El colectivo de familiares y sobrevivientes hacen visibles los casos y ahora denuncian las intenciones de vender el edificio del Provolo, un escándalo”.

“Por estas cuestiones ha crecido el movimiento de apostasía y se hace visible la cuestión de la separación de Iglesia y estado con los pañuelos naranjas”.

Remarcó que “La lucha educativa lo viene tomando. El retiro de la Virgen de la Rotonda de ingreso al campus, decidida por Asamblea Interfacultades de la UNCuyo, es importante, a pesar del discurso demonizador de los medios, que se pusieron muy en contra. Hizo que se hablara mucho del tema, incluso en los medios hegemónicos. En FyLo el proceso de asambleas y la toma planteó terminar con la ingerencia de los sectores integristas de la derecha católica en los planes de estudio y en la conformación de las cátedras”.

Después de esta introducción hubo una precisa exposición sobre dos aspectos: marco legal y prácticas sociales.

En relación al marco legal para pensar la cuestión de la laicidad precisó que “Argentina no es un estado confesional, pero no es plenamente laico. Es intermedio, tiene una "laicidad débil". A nivel jurídico se expresa en el artículo 2 de la Constitución Nacional, que plantea el sostenimiento del culto católico con la plata del Estado. Cuando fue la Reforma del `94 no se logró una reforma progresiva por el lobby de la Iglesia y complicidad del PJ y la UCR”. Enfatizó que “ese artículo es nefasto y hay que derogarlo”. “Igual la Iglesia exagera el alcance de este artículo, ya que no implica definir una religión oficial.

Sobre el código civil y comercial, “el viejo código de Vélez Sarsfield le daba mucho más derechos, le daba personería jurídica. El privilegio de la Iglesia católica no lo tiene ninguna otra religión. Cuando se modificó tampoco se modificó esto y se le volvió a conceder la personería jurídica. Esto es anacrónico y retrógrado. Además se mantiene la inembargabilidad de bienes”.

Iglesia y Estado, asunto separado: sumá tu firma acá

“Los decretos y leyes de Videla que cargan al fisco con la responsabilidad de pagar a obispos y sacerdotes sueldos, jubilaciones, pensiones, becas y medias becas de seminaristas están vigentes. El Concordato con el Vaticano que firmó Onganía, y que había elaborado Illia (UCR ) también”. Y explicó que el Concordato reconoce a la Iglesia como “un estado dentro de otro estado” y “le otorga un "fuero" que nunca fue del todo abolido, aunque digan que así en la historia escolar y haciendo alusión a la Asamblea del Año XIII.

“Por ejemplo se ve en los casos de abusos sexuales, siguen existiendo los tribunales eclesiásticos, que son la injusticia total. No hay debido proceso. Dan tiempo a los traslados, existe el secreto Pontificio, etc. El factor tiempo genera contexto de impunidad”.

El planteo fue que hay que anular el Concordato para avanzar en la laicidad del estado.

Sobre Mendoza también hizo precisiones: “estaría, en los formal, mejor que el resto del país. La Constitución de la provincia, en su artículo 212 declara la laicidad de la educación”. Pero eso no se respeta en la práctica. “La ley Provincial de Educación también establece la laicidad, en el artículo 4to. El lobby eclesiástico busca fuertemente sacar la palabra "laica" de estas leyes”. “Y en la Universidad en los artículos 1 y 2 del Estatuto de la UNCuyo, declaran la laicidad”.

Contó que el INADI ya emitió 3 dictámenes expresando que es discriminatorio que la educación o sea laica y que la enseñanza religiosa en las escuelas estatales es un hecho de discriminación. Uno de los dictámenes surge por una denuncia de Malargûe, Mendoza.

Acerca de las prácticas sociales, hubo un intercambio repleto de ejemplos en los que la laicidad formal no se corresponde con las prácticas instituídas en las escuelas. Festividades, presencia de cruces e imágenes en los edificios, actos escolares con temáticas religiosas abundan. Federico Mare presentó un trabajo conjunto de Uncuyo e INADI, “Mapa de la discriminación en Mendoza”. Una investigación sobre 2000 casos de entrevistas, que arroja datos sobre los que se intercambió y reflexionó.

Un 26% de los encuestados se declaró no católica. La proyección indica, teniendo en cuenta la población de la provincia, que unas 400.000 personas no lo son. Si mantenemos esa proyección, la cuenta que sacaban los presentes, es que en un aula promedio (30 alumnos) 6 alumnos/as, no son católicas. Son una minoría muy significativa que no se respeta.

De los casos encuestados, de ese 26% un 11% se declarar ateo, agnóstico o indiferente. Estos datos contrastan con la idea de mayorías absolutas y de la propia política que tiene el estado. Se planteó el ejemplo del “Consejo interreligioso de Mendoza, que contempla TODAS las religiones o creencias, por más pequeñas que sean, pero las personas ateas. Esas personas no tienen voz frente al estado”.

Siguiendo con el estudio, se puede precisar que del 74% que se declara católica, un 23% afirma ser practicante.

Con estos datos se está trabajando sobre denuncias, ya que quienes están investigando el tema afirman que en Mendoza hay un problema grave de discriminación religiosa. Y la escuela es el espacio donde más se siente la discriminación. Hay prácticas como “el rezo a la hora de la leche que no contempla las distintas creencias”.

“Hay presentado un recurso de amparo por las festividades religiosas en las escuelas públicas. Pero se apeló ese fallo, porque la DGE argumenta que son actos históricos y no religiosos. Hay presentado un recurso de amparo federal, que espera resolución. La DGE terminó declarando opcional los actos de Patrono Santiago y Virgen de Cuyo, lo que se llama forma 2”. “Pero no es una solución porque generan actos de estigmatización y discriminación. No resuelve y expone a los/as alumnos/as y segrega”.

Haciendo un poco de historia, y partiendo de estas prácticas naturalizadas se precisó que fue en 1950, “bajo un gobierno peronista, que se declara la Virgen como patrona de las escuelas primarias. El propio gobierno fabricó las estatuillas y las hizo entronizar por decreto en cada escuela. Fue una decisión política”. Luego en 1980 “la dictadura saca una resolución para extender el patronazgo a todos los niveles del Sistema educativo”.

Ya el ruido de la Plaza, las otras clases públicas que se desarrollaban y la gente que iba llegando a la concentración fueron dando el marco para el cierre: “La laicidad es un modo de convivencia civil donde el estado no impone religión y creencias. La igualdad ante la ley y trato es necesaria para la libertad de conciencia. Si hay privilegios no hay igualdad y sin esto no hay laicidad”. “Para que haya laicidad no sólo no puede haber coacción, pero también debe haber libertad de pensamiento y trato, y para ello no puede haber privilegios”.







Temas relacionados

#SeparacionDeLaIglesiaYElEstado   /    #IglesiaEstadoAsuntoSeparado   /    Educación pública   /    SUTE   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO