Géneros y Sexualidades

CHACO

Melisa Bogarin dejó su vida luchando contra el ajuste de Macri

Tenía 30 años. Hace ocho trabajaba en el programa ProHuerta. Su contrato estaba por vencer y a su compañero lo despidieron de Agricultura Familiar. El martes se descompensó en una asamblea y murió.

La Izquierda Diario

@izquierdadiario

Miércoles 13 de abril de 2016 | Edición del día

Los compañeros del INTA de Melisa Bogarin el martes a la noche difundieron un texto que, además de informar, provocó la indignación de los muchos miles que leían por las redes sociales. Tras detallar quién era y cómo falleció la joven trabajadora de 30 años realizaron una definición contundente: “El proyecto de gobierno encarnado por Mauricio Macri no es solo un gobierno de ajuste, de devaluación, de tarifazos, de despidos. Es un gobierno de muerte”.

Melisa trabajaba en el programa ProHuerta en la provincia del Chaco, basado en promover la autoproducción de alimentos y que es gestionado entre el INTA y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. El programa tiene más de 25 años y Melisa cumplía funciones allí desde hace ocho.

“Se trabaja con familias en situación de vulnerabilidad social, las que se juegan todos los días para llevar un plato de comida a las mesas de sus familias”, describen los compañeros de Melisa en el texto que circula desde anoche.

Comunicadora social

Melisa “desempeñaba tareas de comunicación en el programa. No era una trabajadora que pensaba la comunicación como tradicionalmente se la conoce, una herramienta para difundir un hecho en un medio. Sino que consideraba que, para los sectores con los que trabajaba todos los días, campesinos, agricultores familiares y comunidades originarias, la comunicación, ejercida como un derecho humano, podía servirles para, sin intermediarios, ayudarles a expresar sus problemáticas, luchas y alegrías”, agregaron sus compañeros nucleados en ATE.

También recordaron que su compañera “impulsó una red de radios escolares rurales, en las escuelas en donde asistían los hijos de los huerteros de ProHuerta, de los agricultores familiares y campesinos con los que trabajaba. Esa era su preocupación, como la comunicación podía servir a esos sectores para decir, para denunciar la explotación y postergación, para ayudar a organizarlos”.

Los compañeros de Melisa recordaron que Germán, la pareja de Melisa, “también trabajaba la comunicación en el mismo sentido en la Secretaria de Agricultura Familiar” y que ambos tenían una beba de un año recién cumplido.

Paro cardíaco en medio de una asamblea

Mario Bustamante, miembro de ATE y compañero de Melisa, dijo al sitio Chaco 21 que la joven trabajadora murió de un paro cardíaco “después de tener una discusión con las autoridades del programa nacional Pro Huerta, cuando, después que ya habían echado a su marido, se enteró que su contrato solo sería renovado por tres meses y que después no le aseguraban su continuidad laboral”.

En ese sentido, el texto difundido por los compañeros del INTA afirma que “como miles de laburantes de la gestión pública, desde hace cuatro meses, viven la humillación, la persecución y el maltrato, no solo de un gobierno que nos trata de ñoquis y vagos, sino de un sector importante de la prensa nacional y la sociedad que repite ese relato, sin fundamentos”.

En referencia al vencimiento del contrato que motivó la angustia y desesperación de Melisa, dijeron que “por decisión del Ministerio de Desarrollo Social su contrato precarizado había sido extendido (solo) por tres meses” y que en esa situación están “cerca de 232 trabajadores de ProHuerta en todo el país”. Por eso, “mientras explicaba sus miedos por la continuidad de sus sueños de trabajo y familia (…) se descompensó, sufrió un paro cardíaco y murió cuando era trasladada al hospital más cercano para ser atendida”.

Bronca, odio y compromiso por Melisa

Natalia Morales es trabajadora de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación en la provincia de Jujuy. Al igual que Germán en el Chaco, es parte del personal al que despidió el ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile, como parte del plan de ajuste del Estado que gestiona la ceocracia de Mauricio Macri.

Conmovida por la muerte de Melisa, la trabajadora y excandidata a gobernadora de Jujuy por el Frente de Izquierda dijo a La Izquierda Diario que tiene “mucha bronca y odio en medio del dolor de mis compañeros de trabajo. Bronca que va a transformarse en motivos para seguir luchando no solo en la defensa de nuestros puestos de trabajo sino contra un sistema social que genera hambre, familias en la calle y pobreza mientras unos pocos la siguen levantando en pala”.

En referencia a los gobiernos tanto nacional como provinciales que llevan adelante este ajuste, Morales dijo que “no les importa nada. No les tiembla la mano para despedir, para reprimir, para asesinar, para entregar nuestro futuro y de los que vienen. La muerte de Melisa la vivimos así. Macri es responsable y los que estuviero antes también, porque son todos gerentes y garantes de este sistema”.

En línea con los dichos de Morales, los compañeros del INTA de Melisa manifestaron que “el proyecto de gobierno encarnado por Mauricio Macri no es solo un gobierno de ajuste, de devaluación, de tarifazos, de despidos. Es un gobierno de muerte. Y los trabajadores no queremos una muerte más . En tu memoria, por tu trabajo, por tus sueños y por tu familia, los trabajadores de INTA, tus compañeros, te prometemos mantener encendido el reclamo de justicia”.







Temas relacionados

Melisa Bogarin   /    Ricardo Buryaile   /    INTA    /    Secretaría de Agricultura Familiar   /    Natalia Morales   /    ATE   /    Chaco   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO