Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Mediante amenazas de retiros y despidos, Bunge consigue aval sindical para ajustar los ritmos laborales

Luego de amenazas de retiros y despidos, la empresa logró un acuerdo con el Sindicato Aceitero (SOEAR) para que éstos encarrilen a los operarios que no se adaptan a los ritmos de trabajo requeridos por la multinacional. Una nueva presión por aumentar los ritmos de producción en una zona donde los incidentes laborales, las explosiones y la precarización son moneda corriente.

Miércoles 3 de octubre | 17:13

La semana pasada Bunge comenzó a ofrecer retiros voluntarios a trabajadores de su planta de Puerto General San Martín, amenazándolos con que de no aceptarlos serían despedidos, por lo que quedarían desvinculados de la empresa de todos modos pero cobrarían menos dinero que con el retiro. Algunas semanas antes el sindicato aceitero del cordón de San Lorenzo había sido advertido por la empresa de que comenzarían con un "sistema de retiros voluntarios". Posteriormente en la planta que Bunge posee en San Jerónimo Sud dos trabajadores fueron despedidos luego de rechazar el ofrecimiento de acogerse a un retiro voluntario.

El último viernes el sindicato conducido por Pablo Reguera llevó adelante una asamblea de delegados en la que se definió rechazar los retiros voluntarios por considerarlos despidos encubiertos. A su término realizaron una movilización hasta los portones de la planta de Puerto San Martín e instalaron una carpa hasta el 8 de octubre, día en que está prevista una audiencia en la Secretaría de Trabajo de la Nación. En ese momento delegados de Bunge aseguraron que, si la empresa persistía con los retiros y despidos, el gremio estaba dispuesto a convocar a paro de todos los aceiteros, e incluso a medidas de fuerza regionales a través de la CGT San Lorenzo.

Finalmente este martes la empresa convocó a una reunión a los representantes gremiales durante la que se alcanzó un acuerdo. El sindicato se comprometió a colaborar para ajustar los ritmos de trabajo de aquéllos operarios que la empresa considera que no tienen buena performance, a cambio de suspender los retiros y los despidos.

Al finalizar la reunión, Reguera declaró: "Se decidió dejar las cosas como están. Aquellos compañeros que ellos (por Bunge) creen que no tienen buena performance, nosotros nos comprometimos a trabajar junto con la empresa para que estos compañeros agarren el ritmo que realmente necesita la empresa y que mantengan sus puestos de trabajo, que es lo que realmente deseamos y por lo que estamos luchando". Y continuó: "No va a haber telegrama (de despido) ni tampoco el llamado de retiros voluntarios, simplemente van a llamar para tratar de que estos compañeros corrijan lo que según ellos no corresponde". El dirigente sindical no aclaró a que se refería con no tener buena performance ni qué implica que los trabajadores "agarren el ritmo" reclamado por los empresarios. Las ambiguas declaraciones de Reguera, sin embargo, son claras a la hora de aceptar la extorsión patronal: o los aceiteros se adaptan a los ritmos laborales que la empresa imponga, o se arriesgan a quedar en la calle, en un contexto nacional en que la desocupación, la inflación y la pobreza no encuentran freno, mientras esas multinacionales amasan fortunas y fugan sus capitales.

Además, si se tienen en cuenta los antecedentes de las patronales agroexportadoras del cordón de San Lorenzo, que tercerizan a miles de trabajadores en sus plantas con la complicidad del sindicato, que tienen en su haber explosiones, incendios y otros incidentes laborales con trabajadores heridos de gravedad y hasta fallecidos como consecuencia de la falta de medidas de seguridad, de los ritmos de trabajo y de la precarización laboral, no se puede ser demasiado optimista respecto del acuerdo alcanzado.

Te puede interesar: Gravísima explosión en Puerto San Martín: falleció un trabajador y hay decenas de heridos

Te puede interesar: Puerto San Martín: incendio en Bunge

Te puede interesar: Grave accidente laboral en Terminal 6 de Puerto San Martín

Te puede interesar: Incendio en planta de Cargill

Te puede interesar: Se incendió un tanque de biodiésel en San Lorenzo







Temas relacionados

Bunge   /    Aceiteros   /    Precarización laboral   /    San Lorenzo   /    Despidos   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO