Juventud

JUVENTUD TRABAJADORA

#McEstafa en La Plata: “Los trabajadores somos el pilar para que McDonald’s funcione”

Decenas de trabajadores denuncian el recorte de hasta el 70% del salario, nula información por parte de la empresa y una respuesta del sindicato que más que una solución parece una burla.

Martina Paltrinieri

Estudiante Sociología - UNLP

Domingo 19 de abril de 2020 | 15:30

Foto ilustrativa

Cómo venimos mostrando en La Izquierda Diario, la juventud precarizada decidió romper el silencio. Se están organizando para denunciar la estafa de las cadenas de comidas rápidas y las condiciones de trabajo a las que son sometidos a diario.

Las y los trabajadores de Mc Donalds son jóvenes, muchos están tratando de avanzar con sus estudios, otros solo trabajan para sostenerse. Algunos cuentan que trabajan desde los 16 años, y ya llevan más de 5 años generando riqueza para esta empresa transnacional. Para la mayoría es el primer trabajo, para otros el primero en blanco, porque han trabajado antes pero siempre de manera informal. Lo que no cambia es la precarización, las injusticias y los maltratos.

Desde que empezó la cuarentena la empresa no tardó ni un segundo en recortar salarios y aprovechar cada excusa para atacar sus derechos. En las últimas semanas, en la ciudad de La Plata, algunos trabajadores denuncian que llegaron a recibir tan solo mil pesos como salario. La Izquierda Diario conversó con ellos y les preguntamos qué es lo que pasó desde el inicio del aislamiento social preventivo obligatorio y estas fueron algunas de las respuestas:

“Cuando empezó la cuarentena no pasó nada, no nos dieron información, se lo dije a la dueña y la de recursos humanos, que me parecía muy poco formal que no tengan un protocolo adecuado al decreto presidencial y que me parecía mal que la gerente del local o la de RRHH envíe las cosas a un grupo de Whats App cuando no están todos ahí, deberían llamar o mandar mails. Se dio licencia solo a los que eran factor de riesgo, que inclusive a ellos se les pagó mal y el presentismo tampoco se lo pagaron, y a las madres las dejaron totalmente desamparadas, las que tenían hijos que ahora no podían ir más al jardín, las dejaron solas. También tengo compañeros que viven con su abuela de 90 años que es factor de riesgo, o viven con su novia que es factor de riesgo, por ahí ellos no los son, pero las personas con las que viven sí. A ellos los dejaron de lado”.

Otra trabajadora nos decía, “a mí me recortaron casi un %70 de mi salario. Cobré $ 2700”.

Un trabajador relata, “cuando inició la cuarentena la gerente nos comunicó que iba a cerrar el local y que nos iban a pagar 60hs mensuales (mínimo de horas mensuales por contrato, no lo habitual). Luego de nuestro primer pago en la cuarentena empezó a crearse una confusión y desinformación total. No nos decían con exactitud qué nos habían pagado y tampoco nos explicaron por qué fue tan bajo el sueldo. Empezaron a poner excusas con respecto a nuestros recibos de sueldos y dejaron de contestar mensajes. Los empleados cobramos aproximadamente entre 2000 y 4000 pesos. El lunes 13 de abril McDonald’s comenzó a funcionar por McDelivery y AutoMC. En ningún momento se nos informó que los locales volvían a abrir SIN NOSOTROS. Solo con gerentes. No nos negamos a trabajar, no nos llamaron, nos dejaron fuera para seguir pagándonos 48hs mensuales. Menos que nuestro mínimo”.

Las y los trabajadores denuncian que no recibieron ningún tipo de información ni explicación acerca de qué estaba pasando con su salario, y explican que son varios los que quieren seguir trabajando, pero incluso no los dejan. Según relata una trabajadora, les llegó la información de que la empresa está avalada por un convenio que justifica su accionar ya que “por fuerza mayor” no pueden pagar lo que corresponde, sin embargo, dicen los propios empleados, “ellos siguen produciendo, y además reciben subsidios y créditos del estado para que puedan pagarle a los empleados”. Increíble. Una multinacional multimillonaria que gana alrededor de 62 mil millones de dólares por día, que sigue produciendo, que sigue invirtiendo millones en publicidad en medio de esta crisis, deja a sus empleados a la deriva. “Pienso que la empresa la junta en pala y que sus empleados no les importan en lo más mínimo”, reflexiona con razón una de las trabajadoras.

Te puede interesar: McDonald’s censura a sus trabajadores bajo amenaza de sanciones o despido

Pero McDonald’s no empezó a comportarse así con el inicio de esta crisis. Las y los trabajadores relatan muchas injusticias y maltratos.

“Por las condiciones laborales, la realidad es que no nos dan uniformes, siempre cuando pedimos una remera o pantalón es un problema. Los chicos que cierran, que limpian bien todo a la noche, no tienen botas, o guantes, no tienen cosas indispensables para hacerlo bien. Durante la jornada, a la mañana se trata de mantener todo limpio, porque aparecen los dueños, pero a la noche ya es un desastre. Es decir, te piden que tengas una presencia impecable, ¡pero no te dan los insumos para proteger el ÚNICO uniforme que te dan! Después hay muchas pequeñas cosas injustas, no sé, el que está en la caja se tiene que llevar su propia lapicera, te quejas y no cambia nada. Pero ellos tienen que brindarte esas cosas”.

“De la empresa pienso que es inhumana, que cosifica a las personas, no me voy a olvidar más cuando en la firma de contrato la de recursos humanos me dijo “si tienen problemas los dejan en la puerta, porque acá vienen a trabajar”, como si fuéramos robots, como si pudiera dejar un problema en la puerta, y no, mis problemas los llevo conmigo a todos lados, soy una persona no un robot. No te tiene en cuenta como persona, sino como una cosa o un número, yo incluso soy el número —”, describe otro de los trabajadores.

“Trabajar en McDonald’s es agotador, tóxico y te baja las defensas de lo mal que la pasas. Las condiciones laborales son en un ambiente turbio donde por cualquier mínima cosa, te quieren sacar el presentismo, suspendiéndote para no pagarte.” (…) “Las condiciones laborales cada vez son peores, malos tratos por parte de los gerentes, malos tratos de los clientes”, relatan con hartazgo las y los jóvenes que dejan parte de sus vidas todos los días en esta empresa.

Te puede interesar: Trabajadores de McDonald’s toman un local en Marsella para repartir comida en barrios populares

Pero la bronca de estos trabajadores no es solo por las pésimas condiciones laborales o por el maltrato que vienen recibiendo por parte de la empresa desde que comenzó la pandemia. Cuando les preguntamos qué respuesta les dio el sindicato ante sus reclamos, esto dijeron:

“El sindicato lo primero que me dijo fue que no tenían personal, le dije que me dé una respuesta acorde porque los iba a escrachar por todos lados, no me dieron la respuesta ¡y los empecé escrachar! y recién ahí me dieron la respuesta del telegrama (…) dijeron que cada uno se tome el trabajo de ir hasta el correo y escribir un telegrama denunciando su situación individual y que ellos los iban a denunciar ante el ministerio, pero yo primero tuve que hablarles mal, escracharlos, y hacer todas esas cosas”.

Las y los trabajadores entrevistados coinciden en lo mismo: “el sindicato comenzó a actuar cuando se vio presionado porque la situación se hizo pública”.

“Lo primero que hicimos fue concurrir a nuestro sindicato laboral (el cual en teoría está para defender nuestros derechos y hacer que estos se cumplan) para preguntar qué era lo que había pasado y para pedir que se exija a la empresa a pagarnos lo q nos corresponde. Por su parte no hicieron nada, ni siquiera nos daban la respuesta, hasta que una compañera decidió divulgar por redes la situación, y recién ahí se dignaron a darnos una respuesta, diciendo que debíamos mandar un telegrama de intimación a la empresa. Lo hicimos, y hasta el día de hoy que solo uno de los muchos que lo mandamos recibió respuesta, y está no fue nada favorable”, cuenta uno de los jóvenes.

El sindicato que nuclea a estos trabajadores, y a muchos otros, es el gremio de los Pasteleros que actualmente dirige Luis Hlebowicz. Esta semana, el sindicato y las empresas de comidas rápidas mantuvieron un encuentro en el Ministerio de Trabajo, pero la actitud del gremio después de la reunión no hizo más que aumentar el malestar y la bronca de las y los jóvenes: en un lapso de dos horas, el sindicato generó confusión cambiando la información sobre un supuesto acuerdo con la patronal. Una burla más hacia las y los trabadores.

Te recomendamos: Papelón del sindicato pastelero: dos comunicados distintos sobre supuesto acuerdo con empresas

Pese a tanto avasallamiento las y los jóvenes trabajadores no bajan los brazos, al contrario. Es que sus vidas dependen de estos puestos de trabajo. “De mis compañeros hay muchos que tienen miedo” (…) “con muchos me peleo porque no quieren hacer nada”, cuenta uno de los que busca convencer al resto para pelear por sus derechos.

“Mis compañeros y yo estamos al tanto de que en otros locales de comidas rápidas está pasando exactamente lo mismo” (…) “Nos comunicamos con otros trabajadores que están en la misma situación” (…) “Con mis compañeros comenzamos a crear grupos en wsp, poniéndonos en contacto con los demás locales para estar más informados y ponernos de acuerdo para empezar a hacer algo para reclamar nuestro sueldo. Ya que tenemos contrato de confidencialidad no podemos poner la cara, no podemos nombrar a la empresa con nuestro nombre. No nos dejan hablar de lo que nos están haciendo”, dicen las y los jóvenes que empiezan a organizarse en la ciudad.

Y a la organización le sigue la coordinación, y en las últimas semanas la denuncia llega a nuevos jovenes y más trabajadores se suman al reclamo. En la fuerza de esa juventud está la posibilidad de ganarle la pulseada a estas empresas. “Las empresas ganan millones al mes, y no son capaces de pagar a sus empleados lo que corresponde, nosotros somos el pilar fundamental para el funcionamiento de McDonald’s, ya que si no estuviéramos ahí todos los días poniendo el cuerpo y aguantando los trabajos forzosos y los malos tratos, los locales no van para adelante”.

Ver esta publicación en Instagram

Testimonio de 13 [email protected] de #McDonals en #LaPlata - Siguen llegando denuncias de trabajadores precarizados que se organizan para enfrentar los ataques de las empresas! A los jóvenes nos piden tener experiencia con 18 años, nos pagan menos y nos hacen trabajar en las peores condiciones. Y en medio de la crisis, nos despiden como si nada, nos suspenden, nos recortan salario. Necesitamos estar organizados, NO SOMOS MATERIAL DESCARTABLE. . . . ¿A vos también te pasó? Envianos tu denuncia, junto a @izquierdadiario queremos visibilizaar estas injusticias y junto al equipo de abogados del @ceprodh.la.plata queremos garantizar nuestros derechos! Organizados tenemos más fuerza! ✊🏼 #LxsJóvenesTenemosDerechos

Una publicación compartida por Juventud del PTS - La Plata (@juv.pts.laplata) el

Si vos también sos trabajador/a de McDonalds, u otra cadena de comida rápida y querés denunciar tu situación, escribínos al 221-592-8826







Temas relacionados

Pandemia   /    McDonald’s   /    Starbucks   /    Mostaza   /    Juventud precarizada   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO