Internacional

MEDIO ORIENTE

Máxima tensión: Trump le advierte a Rusia que sus misiles están llegando a Siria

Trump amenazó este miércoles a Rusia con nuevos ataques sobre territorio sirio. Rusia contestó que respondería a cualquier ataque de EE.UU. Máxima tensión en Medio Oriente.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Miércoles 11 de abril | 18:06

La escalada verbal de los últimos días sobre la supuesta utilización de armas químicas por parte del gobierno sirio de Al Assad, se transformó este miércoles en amenazas cruzas entre Trump y Putin.

En la mañana de este miércoles Trump volvió a elegir la red social Twitter para enviar un mensaje directo a Putin (aliado de Al Assad): "Rusia promete derribar todos los misiles disparados contra Siria. Prepárate Rusia, porque van a ir, bonitos y nuevos e ’!inteligentes!’".

Con esas palabras Trump se permitió dar un salto en sus brabuconadas sobre la profundización de la guerra en Siria, un territorio del que hace solo una semana prometía retirar sus tropas.

Trump ya venía amenazando a Rusia que se prepare para una actuación con misiles contra Siria, en represalia por el supuesto ataque químico perpetrado el sábado pasado por el gobierno de Al Assad en la ciudad siria de Duma, aunque hasta ahora no existan más pruebas que las declaraciones de dos organizaciones ligadas y financiadas por Estados Unidos.

En su mensaje de la mañana de este miércoles Trump lo dejó claro al relacionar directamente a los supuestos ataques químicos con el apoyo que Putin le da al gobierno sirio: "Rusia no debería asociarse con un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta!", en referencia a Al Assad.

Te puede interesar: Trump amenaza a Al Assad, Rusia e Irán tras el presunto ataque químico en Duma

Trump también agregó en otro tuit que la relación con Rusia "es ahora peor de lo que ha sido nunca, y eso incluye la Guerra Fría".

Luego continúa: "No hay razón para esto. Rusia necesita nuestra ayuda para su economía, algo que sería muy fácil de hacer, y necesitamos que todas las naciones trabajen juntas. ¿Detenemos la carrera armamentista?".

Esta última insinuación de Trump juega con la sangría económica rusa por la carrera armamentística, en una situación económica adversa para Putin por lo costoso de las operaciones militares extendidas en Medio Oriente y el este europeo, y las sanciones de varios países imperialistas.

Guerra verbal ¿guerra real?

Las advertencias de Trump se producen poco después de que el Kremlin alertase el miércoles temprano a Estados Unidos y sus aliados en contra de cualquier acto que pueda desestabilizar la "frágil" situación en Siria.

"Confiamos en que todas las partes eviten dar pasos que de hecho no han sido provocados por nadie y que pueden desestabilizar seriamente la ya de por sí frágil situación en la región", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a los periodistas.

Este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró en un comunicado que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma con síntomas de exposición a agentes químicos y que unas 70 personas que estaban en sótanos murieron.

Sin embargo tanto Moscú como Al Assad pidieron una investigación "imparcial y objetiva" de los ataques en Duma, y dijeron que hasta ahora todo estaba basado en rumores o "informaciones vacías" que difunden los medios de comunicación.

El martes Moscú y Washington bloquearon mutuamente las propuestas del otro para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abra una nueva investigación sobre el uso de armas químicas en Siria.

El clima de tensión se hacía sentir este miércoles y la agencia paneuropea de control de tráfico aéreo, Eurocontrol, advirtió a las aerolíneas de que actúen con precaución en el este del Mediterráneo por el posible lanzamiento de ataques aéreos sobre Siria en las próximas 72 horas.

El Kremlin buscó bajar la belicosidad de las acusaciones y afirmó que espera que todas las partes implicadas en Siria eviten hacer algo que pueda desestabilizar una situación que ya es frágil en Oriente Medio, y dejó claro que se opone con fuerza a cualquier ataque de Estados Unidos contra su aliado. Al igual que Trump, Putin también sabe de los riesgos económicos y militares de una sobreextensión territorial de sus tropas y del costo financiero de una carrera armamentística desenfrenada.

Trump por su parte reacciona según las promesas que hizo el año pasado sobre la linea roja que significaba la utilización de agentes químicos en Siria. EE.UU. ya atacó territorio sirio hace exactamente un año atrás, cuando después de un ataque de estas características, adjudicado a Al Assad, disparó medio centenar de misiles sobre una base aérea militar siria. En aquella ocasión EE.UU. realizó el ataque en soledad, pero ahora Trump está buscando el apoyo de otros países para evitar sumar problemas a los escándalos que ya acumula en su propio país. Por ahora, Arabia Saudita, Francia y Reino Unido habrían mostrado acuerdo en participar de una acción conjunta.

La escalada de guerra verbal puede convertirse en guerra real de un momento a otro, aunque una desestabilización a gran escala no sea el plan de Trump ni de Putin. Más allá de las excusas que pongan para iniciar ataques, como es el caso de la posible utilización de agentes químicos, ninguna de las potencias regionales o imperialistas que actúan en suelo sirio tienen interés en los cientos de miles de muertos y los millones de desplazados en casi 7 años de guerra. Los mueven sus propios intereses políticos, militares y geopolíticos. Intereses que amenazan permanentemente con salirse de control y extender el infierno sirio a todo Medio Oriente.








Temas relacionados

Donald Trump   /    Al-Assad   /    Guerra en Siria   /    Rusia   /    Siria   /    Vladímir Putin   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO