Política

MARCHA DEL SÍ SE PUEDE

Mauricio Macri: “El esfuerzo que ustedes hicieron no fue en vano, valió la pena”

De campaña por Córdoba, el presidente desembarcó en Río Primero y junto a Mario Negri hicieron una nueva arenga, no exenta de provocaciones al 35,4 % de pobres.

Martes 1ro de octubre | 23:35

Foto Télam

En el marco de su gira de campaña buscando una reelección cada días más lejana, el presidente Mauricio Macri desembarcó este martes en Río Primero, una de las regiones de Córdoba en las que mejor performance ha tenido Cambiemos.

Macri encabezó una nueva marcha del “Sí se puede” luego de recorrer obras en la ruta nacional 19 y de cerrar un Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba, en la capital provincial. La marcha, por tarde, la militancia macrista pasó por las localidades de Tránsito, Los Chañaritos y Santiago Temple, donde Macri encabezó una caravana hasta Río Primero.

A las 18, Macri subió a un escenario y allí fue presentado por el senador radical cordobés Mario Negri, quien comenzó pidiéndole a la concurrencia que desde Córdoba le digan “a los argentinos que no se puede volver atrás”.

“Desde Córdoba digamosles a los argentinos que el federalismo volvió de la mano de Mauricio Macri. Que el federalismo es solidaridad, por eso ahora, que hay dificultades en la economía, nos duele que un montón de gobernadores se hayan opuesto a que bajemos el IVA de la canasta familiar de los que menos tienen”, protestó Negri, quien agregó que “ningún cordobés puede pensar que el kirchnerismo vuelva a enamorar a los cordobeses nunca más”.

Enseguida tomó el micrófono Macri, quien comenzó con un tono amigable y terminó subiéndolo al nivel “calentura” al son del “sí se puede”.

Primero Macri agradeció “tanta energía, tanta fuerza siempre, esta Córdoba es única. Por algo soy cordobés por la adopción, desde hace tres años y medio”. Después desplegó una lista de frases con las que, supuestamente, busca dotar de cierta “épica” a sus intentos reeleccionistas.

“Los invité a que me acompañen en Río Primero para decirles, escuchen bien, ¡ustedes no están solos! ¡Estamos juntos y más juntos que nunca! Y lo que nos une es que no nos vamos a resignar, porque todos sabemos que existe un futuro mejor para nuestros chicos y que además esa Argentina que queremos está mucho más cerca de lo que podemos ver”, lanzó Macri.
Entre otras cosas poco creíbles, afirmó que él se metió en política “exclusivamente” por la gente, porque sabe “todo lo que podemos hacer juntos y por todas las cosas que nos unen”.

Esa unidad, según Macri, estaría dada por “querer cuidar la democracia”, “querer vivir en paz”, “querer hacer, construir y no destruir. Estamos unidos en la libertad. ¡Queremos vivir en libertad! Estamos en el no a la impunidad, queremos que la justicia sea la misma para todos”, enumeró.

Enseguida pasó a la demagogia clase A. “Sé que han sido tiempos fáciles, especialmente el último año y medio fue muy difícil. Y sé, y los escuché, que los que han puesto más esfuerzo son ustedes, la clase media. Y quiero decirles que entendí, que tomé nota”.

Dicho lo cual se largó a prometer. “Ahora viene algo distinto, ahora viene el crecimiento en la Argentina, viene el empleo, viene la mejora del salario, viene el alivio a fin de mes. El esfuerzo que ustedes hicieron no fue en vano. El esfuerzo que hicieron valió la pena”.

Según él, su gestión empezó “a resolver alguno de los tantos problemas que arrastramos hace décadas, hace más de 70 años. Y eso lo hicimos porque decidimos los que nos jugamos por el cambio, o sea todos nosotros en todo el país, decidimos salir de ser parte del problema para ser parte de la solución. Acá estamos los que queremos ser parte de la solución”. Pura abstracción.

Hasta pidió que se le crea de que “hoy estamos mucho mejor parados que hace cuatro años para encarar la etapa de crecimiento”. Curiosamente, agregó que “tenemos que vivir con la verdad, no queremos más que nos maquillen las realidades”. Increíble.

Finalmente Macri insistió en que “mucho más se puede, y el ‘se puede’ que nos convoca hoy es el que ustedes quieren escuchar, es el ‘se puede dar vuelta esta elección, sí se puede’. Pero para darla vuelta lo necesito así, así como están enchufados, apasionados, convencidos, saliendo a hablar con cada vecino, con cada compañero de trabajo, cada familiar que esté enojado, que esté dudando, para decirles ‘no podés dudar, esto vale la pena, nunca estuvimos tan cerca de darle la vuelta y poder crecer y crecer durante muchos años’”. Así como se lee.

El presidente dijo que, así como su Gobierno logró “una mejor calidad democrática, con la modernización, con las obras, contra el narcotráfico, en la mejora de la educación, en volver al mundo, también le vamos a dar la vuelta a la economía”.
Y cual comandante de una cruzada enloquecida, Macri le quiso hablar “a los más jóvenes: este octubre va a ser una octubre histórico, un octubre que va a marcar un antes y un después en la historia de nuestro país. Y ahí sus hijos les van a preguntar ‘mamá ¿dónde estabas en octubre del 19?’ O ‘papá ¿qué estabas haciendo en octubre el 19?’ Y ustedes les van a decir, todos juntos, ‘¡estábamos haciendo historia por este país maravilloso!’ Porque se puede y yo estoy con ustedes para desprendernos hasta el final. ¡Vamos todos juntos! ¡Vamos Río Primero que se puede! ¡Vamos Córdoba que se puede! ¡Vamos Argentina que se puede!”

Con este nivel de retórica diaria de Macri en sus recorridas, cuesta imaginar hasta dónde llegará cuanto más cerca de esté del final de la campaña. Para no hablar de lo que es capaz de decir en los debates presidenciales del 13 y 20 de octubre.

Lo cierto es que con lo que ya dice, Macri no hace más que provocar la indiferencia, el rechazo y hasta el odio de amplias franjas de la población, que lo escuchan como si se tratara del presidente de un país lejano y de otro tiempo. De allí que muchas personas que lo votaron hoy prefieran probar con el peronismo, votando al Frente de Todos, como si éste fuera capaz de resolver los problemas estructurales del capitalismo argentino, profundizados por Macri pero que los viene sufriendo el pueblo trabajador desde hace décadas.

Pese a la profundización de la crisis económica y social, Macri sigue en la suya, buscando insuflarle a la militancia de Cambiemos un optimismo que a esta altura cuesta más que toda la deuda pública junta. La marcha del “Sí Se Puede” continuará este miércoles en Esperanza, Rafaela, Humboldt y Nuevo Torino, ciudades de la provincia de Santa Fe. El jueves en Concepción del Uruguay y La Paz, Entre Ríos. El viernes le toca a Bahía Blanca. Y el sábado en Mendoza.







Temas relacionados

Juntos por el Cambio   /    Mario Negri   /    Mauricio Macri   /    Córdoba   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO