Internacional

ATENTADO EN REINO UNIDO

Masacre en Manchester: sus guerras, nuestros muertos

El brutal atentado provocó al menos 22 muertos y más de 50 heridos. El Estado Islámico se atribuyó el ataque. Los países imperialistas se preparan para redoblar su guerrerismo.

Josefina L. Martínez

Historiadora | Madrid

Martes 23 de mayo | Edición del día

Europa amaneció conmocionada por las noticias del atentando en la sala de conciertos de Manchester, donde decenas de miles de adolescentes presenciaban el concierto Ariana Grande, una estrella pop, exfigura de series infantiles de Disney.

El atentando, llevado adelante aparentemente por un atacante suicida, provocó la explosión de una bomba en el vestíbulo de la sala de conciertos en el momento en que miles de personas comenzaban a abandonar el lugar, al final del show. El caos fue inmediato. Mínimos recursos para una gran masacre en un lugar plagado de niños, adolescentes y sus familias. Un impacto directo en el corazón de millones de personas que hoy acompañan el sentimiento de dolor de los familiares y amigos de las víctimas.

El atentado es el más importante en Reino Unido desde el ocurrido en 2005, cuando cuatro atacantes suicidas detonaron bombas en el metro de Londres, con el saldo de 56 muertos. Después vino la explosión de un coche bomba en el aeropuerto de Glasgow, Escocia, en 2007 y la embestida contra un soldado británico en la calle en 2013, para “vengar a los musulmanes muertos por soldados británicos”, según dijo uno de los atacantes. Hace exactamente dos meses, un individuo atropelló con su auto a peatones en el puente de Westminster.

París, Bruselas, Berlín, Munich, Niza, Londres, Manchester: en los dos últimos años se multiplicaron los atentados en ciudades europeas. El de este lunes en Reino Unido recuerda al de la sala Bataclan de París en el concierto de los Eagles Death Metal el 13 de noviembre de 2015. En la mayoría de los casos, fueron reivindicados por el Estado islámico, o por individuos o grupos que actuaban por su cuenta, “lobos solitarios” autoradicalizados por internet o que pasaron por Siria para combatir.

Cada atentado, generando grandes olas de dolor y miedo, es utilizado por los gobiernos y los Estados europeos para redoblar el discurso securitario, xenófobo, islamófobo y guerrerista. Imponiendo medidas de “excepción” o “Estados de emergencia” al interior, y ofensivas guerreristas al exterior, con nuevos bombardeos en Siria o Irak. Algo que, a su vez, favorece el reclutamiento para el Estado Islámico, en su ‘cruzada antioccidental’.

La feroz ofensiva guerrerista de los Estados imperialistas y sus medidas represivas, junto a los atentados reaccionarios del EI, ahondan la división entre la población de origen árabe respecto de otros sectores inmigrantes y trabajadores nativos en Europa, profundizando la islamofobia y el crecimiento de la extrema derecha.

El estado de “guerra permanente contra el terrorismo” se tiende a naturalizar en las capitales europeas, un discurso que comparten Theresa May, Mariano Rajoy, Macron, Merkel y Trump. Parece ser el “espíritu de la nueva época” del Estado imperialista, con mayores intervenciones militares, como está anticipando trágicamente el caso de Siria. Una guerra donde se cruzan los intereses de potencias regionales, potencias imperialistas y facciones reaccionarias, tanto del lado del gobierno de Al Assad como en el bando opositor, a lo que se suma la presencia del Estado Islámico en Siria e Irak. Los recientes bombardeos de Donald Trump en Siria, y la participación de Reino Unido en la alianza militar con Estados Unidos contra el Estado islámico, ponen a estos países en el foco de los atentados.

En el caso de Reino Unido, que se encamina hacia el brexit para desligarse de una Unión Europea en crisis, el atentado de Manchester muestra que el gobierno de Theresa May no podrá esquivar los golpes que ha provocado con sus políticas imperialistas, que mantiene intactas, pero es la población civil la que paga los costos, con masacres como la de esta semana.

La campaña para las elecciones generales del próximo 8 de junio se ha suspendido, por parte de todos los partidos, pero cuando se retome lo hará seguramente marcada por el clima reaccionario post-atentados. Theresa May ha anunciado hoy que el Reino Unido eleva su nivel de alerta a "crítico", el máximo posible y desplegará al Ejército y más policías en las calles.

Contra esta escalada represiva, ¿se retomarán las movilizaciones contra la guerra y a favor de los refugiados?

Sus guerras imperialistas y los atentados reaccionarios son una expresión de la barbarie capitalista, que provoca la muerte de decenas de niños y adolescentes que pretendían disfrutar de un concierto en Manchester. Lo mismo que sucede, multiplicado por decenas de miles, con la población civil en Siria, Irak, Yemen o Palestina.

Sus guerras, nuestros muertos.






Temas relacionados

Manchester   /    Theresa May   /    Estado Islámico   /    Reino Unido   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO