Política

APUNTES MILITANTES

Más que nunca, llenar Atlanta con todas nuestras banderas

El triunfo de Trump y una derecha fortalecida en varios países tras el fracaso de los “progresismos” refuerza la necesidad de una alternativa política de la clase obrera, anticapitalista y antimperialista.

Christian Castillo

@chipicastillo

Jueves 10 de noviembre | Edición del día

La victoria de Trump en las elecciones presidenciales en Estados Unidos creó un verdadero terremoto político. Que un demagogo reaccionario, multimillonario, misógino y racista haya canalizado la bronca contra la elite política y económica yanqui es resultado, en el marco de la crisis capitalista internacional en curso, de la falta de alternativa propia de los trabajadores y la juventud norteamericana, como ya vimos en otros países. El descontento por izquierda que durante el proceso electoral se expresó en el voto a la candidatura de Sanders en las internas del Partido Demócrata, fue llevado por este detrás de una candidata del establishment como Hillary Clinton, lo que no hizo sino facilitar la demagogia de Trump. Muchos afroamericanos, latinos y jóvenes directamente no fueron a votar, desilusionados después de ocho años de Obama en el gobierno, donde continuaron las políticas neoliberales, el guerrerismo imperialista, los aumentos de la desigualdad y el racismo policial.

La victoria del candidato republicano, así como las distintas variantes de derecha que se fortalecen en diversos países frente al fracaso de los proyectos de "centro" o mal llamados progresistas que aplicaron ajustes contra el movimiento de masas, refuerza la necesidad de construir una alternativa política propia de la clase obrera en nuestro país y a nivel internacional, que pelee por una salida antimperialista y anticapitalista a la crisis en curso.

Por esto, el Acto del FIT en Atlanta cobra mayor importancia. Que el FIT logre conquistar un fuerte peso es una necesidad para todos los luchadores del país, para los trabajadores, las mujeres y la juventud que ven cómo sus derechos son avasallados por el gobierno y las patronales, con el aval del PJ -del cual son parte los K- y la burocracia sindical que está en una escandalosa tregua mientras el ajuste pasa. Para todos los que luchan y se organizan y para los simpatizante de la izquierda, llenar Atlanta es un gran desafío.

Queremos que vengas y tomes este acto en tus manos para mostrar la fuerza que tiene la izquierda que levanta una perspectiva de conjunto sin la cual no es posible evitar que terminemos pagando la crisis con peores salarios y peores condiciones de trabajo, salud y educación para los trabajadores, las mujeres y la juventud. Para pelear en serio contra el ajuste y los que vendrán, necesitamos construir una organización que tenga el objetivo estratégico de terminar con una sociedad donde el 40% del país vive con salarios de menos de 6000 pesos, donde las mujeres son sometidas a la violencia machista y mueren por femicidios y abortos clandestinos, y donde la juventud no tiene futuro porque los niveles de desocupación que sufren son el doble que en el resto de la clase trabajadora. El capitalismo es un régimen social para un puñado de millonarios que deja en la miseria y oprime a la inmensa mayoría del país y del mundo.

Por eso, cuando nosotros luchamos cada día en las fábricas y sindicatos para recuperar las organizaciones obreras y ponerlas al servicio de la lucha, lo hacemos con un norte bien claro: terminar con la división de la clase obrera y avanzar en la organización política y sindical de miles de trabajadores, mujeres y jóvenes, con el objetivo estratégico de terminar con la explotación. Nuestro horizonte no puede ser sólo conquistar una mejor paritaria, porque si no los sectores más precarizados de nuestra clase terminan confiando en demagogos o echándole la culpa de sus sufrimientos a los inmigrantes. En esta perspectiva, nuestros compañeros y compañeras, cada vez que consiguen un puesto sindical, luchan por los contratados y tercerizados con la misma fuerza que luchan por los efectivos, impulsan la organización amplia de todos los activistas y a su vez dan batallas para que la clase obrera avance en su conciencia alentando la militancia política, por ejemplo, a través de cientos de candidaturas de trabajadores y trabajadoras en las listas del FIT. Porque los trabajadores no sólo pueden luchar, sino también pueden hacer política, construir su propio partido y conquistar la fuerza que tenga el objetivo final de terminar con este régimen de oprobio e imponer una sociedad sin explotación ni opresión. Peleamos por un movimiento estudiantil combativo y pro obrero y por un movimiento de mujeres que se organice democráticamente. Para que puedan ser cientos de miles de compañeras las que encabecen la lucha de todos, para enfrentar a esta sociedad patriarcal y sus femicidios, así como la influencia reaccionaria de la Iglesia. Luchando con especial fuerza por los derechos de las mujeres trabajadoras que sufren la opresión y también la doble explotación, la del trabajo y la de la actividad doméstica. El movimiento de lucha de las mujeres no tiene futuro si no busca unirse con la clase trabajadora, que es la clase que tiene la fuerza social y el programa histórico capaz de liberar al conjunto de los explotados y oprimidos. Si no, los trabajadores, e incluso muchas mujeres, terminarán apoyando a personajes misóginos y reaccionarios.

Para ello, no alcanza con tener más votos y más parlamentarios, y tampoco con tener más cargos sindicales. Esos son medios para mejorar nuestra lucha. Y nuestra lucha es por generar la fuerza y la organización para que las crisis no las paguen más los trabajadores sino que lo hagan los capitalistas, para lo cual será necesario una movilización revolucionaria para terminar con el capitalismo, conquistar un gobierno de los trabajadores que inicie la construcción del socialismo, una sociedad libre de toda opresión y explotación, que solo podremos conquistar plenamente a nivel internacional.

Para hacer más fuerte y difundir estos grandes objetivos, partiendo por supuesto de todas las luchas y batallas políticas inmediatas, queremos llenar Atlanta y para eso te necesitamos a vos. No es lo mismo si venís o no venís. Para apoyar y ser parte de esta lucha que damos, bien vale la pena "perder" un sábado para ganar y multiplicar nuestras fuerzas. Te esperamos con fu familia, con tus amigos y compañeros de trabajo y estudio. Más que nunca, vamos a llenar Atlanta con todas nuestras banderas y con todos los compañeros y compañeras. Para que la bronca con lo existente no la canalicen reaccionarios del tipo Trump, como acaba de pasar en Estados Unidos. Por una salida antimperialista y anticapitalista, vení con el Frente de Izquierda a Atlanta junto a miles de luchadores de la clase obrera, de la juventud y del movimiento de mujeres”.




Temas relacionados

#ElFITenAtlanta   /    Donald Trump   /    Frente de Izquierda   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO