Mundo Obrero México

REFORMA EDUCATIVA

Más maestros cuentan cómo fue la estresante evaluación de permanencia

Reproducimos más de los testimonios de algunos maestros que ingresamos al servicio docente en el ciclo 2015-2016 y el pasado fin de semana concluimos el proceso de evaluación de desempeño al término del segundo año.

Viernes 7 de julio | 11:45

Maestra de primaria de San Miguel de Allende

Soy docente de educación básica (primaria) adscrita al municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato. Presenté el examen de evaluación de desempeño al servicio profesional docente el día 1° de Julio del año en curso en la sede ubicada en la Universidad Tecnológica de San Miguel de Allende (UTSMA).

La convocatoria, al darme la sede me indicó que se realizaría en un horario de 9:00 – 13:00 horas para la primera etapa y de 14:00 a 19:00 horas para la segunda etapa, se me requirió una hora antes del inicio de la primera etapa; cabe mencionar que la primera etapa la inicié a las 10:15 horas es decir con más de 1 hora de retraso por supuestas fallas de la energía eléctrica terminando a las 13:30 horas.

Debido al previo retraso, comencé la segunda etapa de la evaluación hasta las 15:00 horas, es decir 1 hora después del tiempo previsto por la convocatoria; sin embargo al ingresar a la sede pude percatarme que las máquinas estaban encendidas y que el verdadero motivo era que el mobiliario necesario para presentar la evaluación no estaba adecuadamente distribuido lo cual solamente demuestra desde el inicio una evidente falta de organización por parte de los aplicadores , los cuales eran tres personas que en ningún momento se presentaron, por tal razón ignoro sus nombres, y que nos exigían una ficha de examen con fotografía que no estaba amparado por la convocatoria pues esta solo es requisito para el examen de oposición; también al solicitar alguna aclaración o duda presentaban entre si contradicciones, además de comportarse de manera prepotente y amenazando que si seguíamos perdiendo el tiempo haciendo preguntas nos restarían el tiempo.

Esta manera poco profesional en el proceder de los aplicadores eclipsó en un sinfín de dudas pues la guía de evaluación tenía unas indicaciones distintas a las presentadas en la plataforma y en ningún momento tuvieron el conocimiento y disposición para orientarnos hacía una resolución de la disyuntiva: en concreto la guía indicaba la elaboración de una planeación del bloque V del tercer grado de primaria mientras que la plataforma indicaba que la planeación a realizar era del bloque II; evidencio con este relato la falta de material de apoyo pues se nos ofrecieron hojas blancas para realizar y posteriormente al solicitarlas se nos limitó a media hoja para cada sustentante aseverando que por indicaciones de su autoridad teníamos solo derecho a media hoja.

A estos inconvenientes presentados en la evaluación agrego también que a pesar de mi evidente estado de gravidez (al momento de la evaluación contaba con aproximadamente 36 semanas de gestación) no se me tuvo ninguna consideración ya que por dicha condición debo ingerir mis alimentos en horas correctas y al no haber ningún servicio de cafetería en la sede pasé todo el tiempo de la evaluación (hasta las 18:50 horas en mi caso) sin ingerir alimento desde las 8:00 horas, lo cual considero es un trato deleznable para mi persona y los demás compañeros sustentantes y empero el riesgo a mi salud y la de mi bebé.

Hago esta relatoría para constar las condiciones poco favorables a las que fui sometida para realizar la evaluación que obviamente afectarán mi desempeño en la misma y que obviamente la autoridad educativa no tomará en cuenta a la hora de emitir mi dictamen.

Maestro de secundaria en la CDMX

La evaluación docente es un sinfín de preguntas basadas en casos hipotéticos que según nos van a ayudar a ser mejores docentes, también una serie de preguntas que teníamos que responder de manera argumentada. No obstante ¿cómo vamos a responder algo que se repite una y otra vez? o ¿cómo pretenden que argumentemos si las autoridades no nos argumentan por qué nos evalúan de tal forma? ¿Conocen las instalaciones y las condiciones en las que los alumnos se encuentran y el profesor tiene que enfrentarse a eso? ¿Por qué nos evalúan con tanta arbitrariedad y ellos siguen haciendo y deshaciendo políticamente lo que quieren con un sueldo que nosotros mantenemos?

¿Realmente les importa la actualización docente, con su hipotética modernidad de la educación? ¿O por qué no reconocen que es una medida burda para purificar el sistema y quitar derechos?

Sinceramente creo que no hay ni el conocimiento, ni la infraestructura, ni los elementos para la evaluación. La evaluación se encuentra en la praxis, en las cosas reales, en los salones, en la realidad inmediata, no en la demagogia, las letras y las promesas falsas.

Maestra de secundaria en la CDMX

Sobre la evaluación del desempeño, primero quiero denunciar que esto se da justamente en medio de las evaluaciones finales. De manera particular en la asignatura de Español, nos pidieron hacer exámenes de comprensión lectora en donde se analiza pregunta por pregunta qué respondió el alumno y se tiene que pasar en una base de datos. Son evaluaciones, es fin de ciclo, fin de bimestre. También nos piden en las secundarias técnicas muestra pedagógica, que es un proyecto que se hace para los padres de familia y los alumnos.

En medio de todo esto nos hacen ir a un curso que se da de manera presencial o bien en línea. Este curso me parecía no tan malo porque te iba llevando paso a paso. Sin embargo de buenas a primeras nos quitan el curso, nos dicen que ya no se va a dar el curso presencial y que tenemos que tomar el curso en línea de la UNAM. Y bueno esto resulta un problema porque el curso es exhaustivo, es tan exhaustivo que ponen un montón de actividades, alrededor de siete actividades de una semana con lecturas que no tienen nada que ver con lo que nosotros teníamos que desarrollar. Sumado a esto las autoridades, por ejemplo de esta escuela, lo único que hacen es llenarnos y llenarnos de más trabajo.

En el examen, condiciones completamente incómodas, uno pegado detrás del otro, imposible moverse. Cuatro horas para presentar un examen, una hora (en realidad 40 minutos porque te piden que llegues antes) para comer y otras cuatro para la planeación argumentada. En distancias completamente incongruentes en época lluviosa. Bueno todo el estrés colectivo que se dio también porque se equivocaron, no cambiaron los exámenes o la información que venía en las guías que era del Bloque II para la planificación argumentada; luego había un anuncio en el portal que era del Bloque V, luego a la mera hora que si es del Bloque II. Al final solamente dicen que “ya lo solucionamos ayer y va a ser del que ustedes quieran”, como si fuera tan fácil, sin tomar en cuenta el estrés que nos generan de manera colectiva.

Te puede interesar: Maestros cuentan cómo fue la estresante evaluación de permanencia






Temas relacionados

Aurelio Nuño    /   Mundo Obrero México   /   Evaluación docente   /   Reforma educativa

Comentarios

DEJAR COMENTARIO