Cultura

CHARLIE HEBDO

Más de doscientos escritores boicotearon un premio a Charlie Hebdo

Más de doscientos escritores aguaron esta semana la fiesta de la PEN American Center, la organización de escritores de Estados Unidos, al rechazar la entrega de un premio a la libertad de expresión para la revista francesa Charlie Hebdo. En una carta abierta abrieron el debate sobre la islamofobia y la libertad de expresión.

Josefina L. Martínez

@josefinamar14

Miércoles 6 de mayo de 2015 | Edición del día

Peter Carey, Michael Ondaatje, Francine Prose, Teju Cole, Rachel Kushner y Taiye Selasi, plantearon la polémica hace unos días, cuando anunciaron que no estarían presentes en la Gala de los premios, este 5 de mayo, donde se entregó un premio a la revista francesa Charlie Hebdo.

Varios medios periodísticos destacaron el llamado de estos seis escritores para rechazar el premio a la revista Charlie Hebdo, pero fueron más de 200 los que firmaron una carta abierta. El escrito, a la que se fueron sumando firmas día a día, fue difundido el 26 de abril.

“En marzo se anunció que la Gala literaria de la PEN, del 5 de mayo, homenajearía a la revista Charlie Hebdo con el premio PEN/Toni y James C. Goodale a la valentía en defensa de la libertad de expresión, en respuesta a los ataques del 7 de enero que costaron la vida a varios miembros de su staff editorial.”

Los firmantes de la carta dicen que es “claro e incuestionable que el asesinato de una docena de personas en las oficinas de Charlie Hebdo es repugnante y trágico. Pero lo que no es tan claro y es cuestionable es la decisión de otorgarle el premio a la defensa de la libertad de expresión a Charlie Hebdo, ni bajo qué criterios se tomó esa decisión.”

Los escritores sostienen que “el poder y el prestigio son elementos que deben tenerse en cuenta en cualquier discurso, incluso la sátira”. Las desigualdades, dicen, entre la persona que sostiene la pluma y el sujeto retratado en el papel por esa pluma, no deben ser ignoradas.

“Para el sector de la población francesa que ya es marginalizada, hostilizada y victimizada, una población moldeada por el legado de las empresas coloniales francesas, y que incluye a una gran parte de musulmanes, las caricaturas de Charlie Hebdo deben ser vistas como un intento de causar mayores humillaciones y sufrimiento.”

Los escritores dijeron que su preocupación era que el premio a la libertad de expresión termine valorizando un material gráfico que es ofensivo, que intensifica los sentimientos anti islámicos, anti Maghreb y anti árabes, que ya son fuertes en el mundo occidental.

En su opinión, continúan, el premio se pudo haber otorgado a muchísimos periodistas y denunciantes que arriesgan, o han perdido su vida, al servicio de un bien mayor.
La escritora Rachel Kushner argumentó que la revista Charlie Hebdo es una expresión de la “intolerancia cultural” y que promociona una suerte de “secularismo obligatorio”, por lo cual no está de acuerdo con el premio.

Rachel Kushner es considerada una de las “revelaciones” de la literatura norteamericana contemporánea, con su libro “Los lanzallamas”, y reconoce en su obra la influencia del escritor chileno Roberto Bolaño.

Otro de los firmantes es Michael Ondaatje, escritor nacido en Sri Lanka, autor de la novela “El paciente inglés”, que fue llevada al cine en 1996.

Teju Cole, cuyo nombre es Obayemi Babajide Adetokunbo Onafuwa, es un escritor nacido en Estados Unidos de familiar nigeriana y colabora habitualmente con periódicos como el New York Times o el New Yorker.
Peter Carey, novelista, cuentista y guionista, quien ganó dos veces el premio literario Brooker, escribió junto a Win Wenders el guion de la película “Hasta el fin del mundo”.
La decisión de estos escritores generó una gran polémica en el medio cultural norteamericano.

Después de los brutales atentados del 7 de enero en Paris, en la redacción de Charlie Hebdo y en un supermercado de comida judía, los gobiernos europeos instrumentalizaron el repudio a los atentados fortaleciendo una campaña de criminalización de las comunidades musulmanas y árabes.

La islamofobia y la xenofobia, tendencias reaccionarias estimuladas por los gobiernos europeos y los partidos de extrema derecha, son utilizadas para culpabilizar a todos los inmigrantes de origen árabe, identificándolos con terroristas. Bajo la supuesta defensa de la “libertad de expresión” y la defensa de la “democracia occidental”, gobiernos como el de Hollande, Rajoy, Merkel y Obama fortalecieron controles represivos sobre esas comunidades.

En el marco de estas campañas reaccionarias, la actitud de los escritores norteamericanos es valiente y reabre una polémica necesaria.







Temas relacionados

Charlie Hebdo   /    Francia   /    Cultura   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO