Juventud

UNIVERSIDAD DE JUJUY

Más de 500 estudiantes exigen asamblea en Humanidades

Fue a través de un petitorio impulsado por la izquierda, y acompañado por más de 500 firmas, entregado ayer a "Juntos", conducción del Centro de Estudiantes.

Miércoles 3 de mayo | 12:58

A semanas de que la Universidad de Jujuy fuera noticia en todo el país por las imágenes de la policía reprimiendo estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias, las agrupaciones “Juventud a la Izquierda” y “Pan y Rosas”, que se referencian en el Frente de Izquierda, realizaron ayer por la noche la presentación del petitorio que cuenta con la adhesión de más de 500 estudiantes de todas las carreras de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales y que exige a la conducción del centro de estudiantes, “Juntos” (PJ), y a todas las agrupaciones que integran con secretarías y vocalías el CeFHyCS, la convocatoria de una asamblea ya.

Junto al petitorio se anexó una “Carta abierta a la conducción” que fue difundida previamente por todas las cursadas, y también se llamó a todas las agrupaciones que son parte del Centro de estudiantes a presenciar esta presentación.

La exigencia de asambleas es parte de la pelea por democratizar nuestro centro de estudiantes y construir una herramienta de organización, debate y participación, desde donde nos organicemos para poner en pié un potente movimiento estudiantil combativo e independiente de las autoridades de la Universidad y los partidos tradicionales, que en unidad con los trabajadores, pueda defender la Educación Pública de los ataques del gobierno de Macri y de los gobiernos provinciales.

El ajuste lo intentan hacer pasar con represión, como se vio en la Panamericana el día del paro nacional, con los docentes en CABA para impedir que coloquen una carpa frente al Congreso Nacional, en Santa Cruz de la mano de Alicia Kirchner reprimiendo brutalmente a docentes, estatales y jubilados.

En Jujuy Gerardo Morales está intentando regimentar la vida de los jóvenes a través del Código Contravencional sancionado por el gobierno de Eduardo Fellner, del PJ-FpV que le otorga superpoderes a la policía. Se trata de un plan de criminalizar la protesta a pedido de los empresarios, para que pase su ajuste sobre las condiciones de vida de los trabajadores y jóvenes.

En la Universidad estas políticas son defendidas abiertamente por la agrupación Franja Morada que, alineada con el gobierno y en consonancia con los diputados de la UCR que sacaron una solicitada en los diarios atacando la universidad, avala la regimentación a la juventud como se puede ver en sus declaraciones públicas.

Te puede interesar: La UCR amenaza a la comunidad universitaria de Jujuy

Pero también las autoridades universitarias, un grupo minoritario de funcionarios que gozan de enormes privilegios y deciden los destinos de la universidad, avalan las políticas de ajuste y represión por su acción: con convenios con empresas o entidades gubernamentales poniendo los conocimientos al servicio de una minoría, con convenios con la policía federal como el que firmaron en 2016 con el mismo Gerardo Morales; o por omisión: evitando cuidadosamente cualquier pronunciamiento o denuncia durante más de un año a las escandalosas violaciones a los derechos democráticos elementales en Jujuy.

No nos extraña, son representantes del PJ que ha sido garante de la gobernabilidad de Macri votandole 83 leyes de ajuste en el Congreso Nacional, garantizando la tregua desde las centrales sindicales bajo su dirección, votando también en Jujuy todas las leyes de Gerardo Morales y con sus jueces en el Superior Tribunal avalando la detención ilegal de Milagro Sala y las violaciones a derechos elementales de los trabajadores.

Estas autoridades que ante la escandalosa intromisión policial en la Facultad de Agrarias se vieron obligadas a pronunciarse, y por la presión de estudiantes y docentes organizados tuvieron que exigir la derogación del represivo Código Contravencional, prontamente hicieron las paces reuniéndose ayer con Gerardo Morales. “Rápidamente hemos recompuesto todo lo que tiene que ver con el trabajo a futuro”, sostuvo Tecchi tras esa reunión, haciendo borrón y cuenta nueva y legitimando la continuidad del régimen policíaco que Morales instaló en Jujuy.

Te puede interesar: Autoridades de UNJu retroceden y ratifican compromisos con el gobierno

No extraña entonces que la Federación Universitaria de Jujuy, co-dirigida por el PJ, la Franja Morada y la CEPA-PCR, y el centro de estudiantes de Humanidades, dirigido por Juntos y agrupaciones del PJ que responden a Tecchi, actúen activamente para desorganizar y desmovilizar a los estudiantes. Ellos también son garantes de la gobernabilidad.

Te puede interesar: Juntos: “los estudiantes son una manada”

Por eso, ante la política sistemática de “Juntos” y el PJ que quiere convencernos que a lo máximo que podemos aspirar los estudiantes es a que el Centro sea un expendedor de meriendas y otras prebendas, pretendiendo obturar toda posibilidad de intervención consciente y organizada de los estudiantes, de lo que se trata es de recuperar las mejores tradiciones del movimiento estudiantil en nuestro país, y que nuestro Centro sea el espacio de organización de los cientos de estudiantes que ya se vienen expresando en las clases públicas, marchas. Ese es el camino para hacerle frente y derrotar el plan de ajuste y represión de Macri y los partidos patronales.

El apoyo masivo de más de 500 estudiantes al petitorio exigiendo a Juntos que convoque a asambleas es una muestra de que descontento y energías suficientes en un amplio sector para organizarnos y refundar nuestro centro en esta perspectiva.






Temas relacionados

UNJu   /    Asamblea   /    Jujuy   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO